Desde que se anunció que Rise of the Dark Spark no sería desarrollado por High Moon Studios, responsables de War For Cybertron y Fall of Cybertron, los fans de la saga se sentian un tanto escépticos sobre la calidad del single player del nuevo Transformers, y lamentablemente tenían razón en prejuzgarlo.

Quizás la culpa sea nuestra por creer que un juego basado en una película resultara bueno, más aún luego del fiasco de Dark of the Moon en el 2011, que si bien fue desarrollado por High Moon Studios, no estuvo a cargo del mismo grupo de personas que dio la chispa a WFC y FOC.

Quienes tomaron las riendas fue el estudio Edge of Reality, conocidos también por su excelente labor en el shooter free-to-play Loadout. Al margen de que dicho titulo tuvo éxito en PC, la experiencia del estudio no fue suficiente para calzar los zapatos de High Moon. Irónicamente, de la porción multiplayer de previos juegos de Transformers solo quedó el modo Escalation (Survival) y las diferencias son mínimas e insignificantes con respecto a sus antecesores.

Uno supondría que al tener experiencia en ese área, al menos tendríamos un multiplayer similar al de WFC o FOC -este último con características recortadas con respecto a WFC- que aún con su simpleza y sus modos convencionales resultaba una excelente mezcla entre Team Fortress 2 y un arena shooter en tercera persona con clases muy diferentes y únicas, con una jugabilidad al mejor estilo Quake o Unreal Tournament. Pero no es el caso, ya que solo nos dejaron con el modo Escalation que era un componente de yapa en los títulos de High Moon, y en esta oportunidad se presenta como el único aspecto multiplayer de Rise of the Dark Spark.

La historia comienza cuando un misterioso meteorito púrpura está a punto de chocar contra la Tierra. Los Autobots llegan al lugar del accidente y Optimus descubre una antigua reliquia Cybertroniana llamada la Chispa Oscura (o Dark Spark), que no ni más ni menos que la antítesis de la Matriz del Liderazgo. Mientras que la Matriz otorga sabiduría a su poseedor, la Dark Spark tiene la capacidad de dominar el universo y sus habitantes a su propia voluntad. Así es como los Autobots no solo tendrán que lidiar con Megatron y sus más leales secuaces, si no que también deberán derrotar a los mercenarios liderados por el Transformer renegado Lockdown, quien en primera instancia escapa con la reliquia.

Por otro lado, Megatron envía a Soundwave, Starscream y Shockwave a la bóveda de Crystal City para encontrar la Chispa oscura  con el fin de acabar con los Autobots de la faz del universo. Allí los Decepticons se encuentran con una fuerte resistencia de los Insecticons, que al ser derrotados por Shockwave, este  convence a los insectos roboticos de unirse a la cruzada contra los Autobots.

La campaña de Rise of The Dark Spark sigue la misma formula presentada en los juegos de High Moon, alternando misiones entre Autobots y Decepticons siguiendo ambos rivales un objetivo común, pero esta vez haciéndolo con un gameplay repetitivo, genérico, sin ningún tipo de emoción, y carente de las espectaculares escenas scripteadas o cinemáticas, características de los juegos de la saga de Cybertron.

Lo peor sin embargo, es la manera es que está presentado el single player. A medida que subamos de nivel o completemos desafíos generales u objetivos secundarios propios de cada misión, recibiremos cajas de bronce, de plata u oro con items comunes o raros, tal como si fuera un juego free-to-play. Acá es donde se pone en evidencia la influencia de Loadout, quitándole credibilidad y seriedad a la campaña, de manera tan ridícula como los puntos que aparecen en las campañas single player de Battlefield 3/4.

Es una buena forma de integrar el modo single player con el modo Escalation para desbloquear armas y robots de ambas facciones, pero de este modo, le quita la inmersión y la naturaleza necesaria que debe tener una campaña. Tener que apretar escape para abrir cajas y desbloquear items aleatorios no fue la mejor decisión que podía haber tomado Edge of Reality. Resulta muy tedioso cuando se acumulan cuatro o cinco de estas cajas y luego tenemos que abrirlas todas juntas, teniendo que esperar la pantalla con cara de frustación.

Ya sea al principio de cada misión o en el transcurso de las mismas, podremos configurar el equipamiento que deseemos usar, pudiendo cambiar armas, habilidades y los hacks –detallados a continuación. El arsenal es prácticamente el mismo de FOC con 2 o 3 nuevas armas que resultan más aburridas de usar que las convencionales, y el hecho de que cualquiera de los robots puedan acceder a todas ellas le quita singuralidad tanto a los Autobots como a los Decepticons.

Lo mismo sucede con las habilidades que en WFC o FOC estaban divididas por clases y acá se presentan para que las use cualquier Autobot o Decepticon. Lo único nuevo es la posibilidad de usar Hacks para aumentar la experiencia dada por los enemigos, pudiendo quitar el HUD, hacer que los enemigos den más munición en vez de vida y viceversa y demás. Tienen un función similar a los limitadores de Transistor, aunque la diferencia de dificultad en Rise of the Dark Spark no es tan notoria.

En cuanto a su visual, exceptuando algunos templos o escenarios con una calidad reminiscente mínima a los títulos de High Moon, los gráficos en Rise of the Dark Spark son al igual que su jugabilidad, genéricos, con detalles escasos y un arte prácticamente nulo, sumado a un diseño de mapas por demás de burdo y cuadrado. Algunas partes hasta parecen de un juego de Playstation 2, tanto sus gráficos como en su estructura. Lo único positivo son los modelos de los personajes, lo demás es para el olvido.

Las escenas cinemáticas en vez de usar el motor del juego, se presentan con videos en baja calidad. Por otro lado, resulta fastidioso tener que subir el volumen en cada una de estas escenas, ya que se baja el volumen en cada una de ellas se baja automáticamente. A Activision realmente no le importa la calidad de sus productos.

La mayoría de las misiones con ambos bandos se reducen a eliminar tandas y tandas de robots, ya sea avanzando o protegiendo puntos estratégicos. Dejando de lado los robots de combate en tierra tales como Drift, Optimus, Sharpshot y Swindle, Edge of Reality trató de emular la variedad de High Moon y podremos usar robots voladores Soundwave y Jetfire, escalar niveles usando Sideswipe o Bumblebee, y por supuesto haremos uso de los dos pesos pesados, Bruticus y Grimlock. Es una pena que todos ellos hayan sido introducidos de manera tan monótona y rústica.

Las voces, la música del menú y algunas de las tracks tomadas de Fall of Cybertron deben ser uno de los pocos puntos favorables, aunque el script y los gestos amanerados en algunas animaciones cinemáticas -sobre todo en aquellas que habla Optimus dejan mucho que desear. Son totalmente lo opuesto del feroz y aguerrido Optimus de Fall of Cybertron, y Megatron practicamente aparecer unos pocos segundos.

Resumiendo un poco, a menos que sean seguidores incondicionalmente leales  a la saga Transformers y busquen un complemento a la película de Michael Bay, eviten este titulo de Transformers a toda costa, más aún sabiendo que la campaña dura unas pocas horas  y solo presenta el modo mutiplayer Escalation.

Era obvio que Activision sabia que el juego no iba a estar a la altura de los títulos de High Moon Studios. Solo buscaban hacer plata con un juego barato y mediocre basado en la película, que más de un fan iba a comprar sin importar su calidad. Actualmente, el estudio creador de War For Cybertron y Fall of Cybertron se encuentra haciendo el port de Call of Duty: Advanced Warfare para Playstation 3 y Xbox 360, lo cual es un verdadero desperdicio de talento. Esperemos que puedan Bobby Kotick y su pandilla permitan a High Moon resumir el desarrollado de la saga de Cybertron y así poder disfrutar de otro juego digno de los Autobots y Decepticons.

Por u$s 50, Transformers: Rise of the Dark Spark  nos va a dejar con un sabor metálico amargo, más aún teniendo presente el recuerdo de la excelente campaña single player de Fall of Cybertron, que junto con Far Cry 3, en mi opinión fueron los mejores SP del 2012.

Transformers: Rise of the Dark Spark - Review
Historia40%
Gameplay45%
Gráficos56%
Música y sonidos55%
Lo bueno:
  • Algunos capítulos de la campaña
  • Actuación de voces y algunas tracks del OST.
  • El modo Escalation cumple su prometido
Lo malo:
  • El gameplay repetitivo y las cajas el estilo juego F2P.
  • La calidad gráfica y el pobre arte visual
  • No tiene multiplayer competitivo
48%Nota Final
Puntuación de los lectores: (6 Votes)
58%