En esta ocasión nos encontramos con un teclado mecánico Redragon que presenta prestaciones de nivel premium a bajo costo. No se trata de un teclado barato con algunas cosas de importancia que lo acercan a marcas de mayor pedigree, sino que directamente aporta una gran cantidad de características y funcionalidades que directamente satisfacen las más altas exigencias.

Nos toca revisar la versión en blanco de este Redragon K550 Yama, pero también existe una versión en negro un poco más armónica en cuanto a su estética. La combinación entre teclas de ABS blancas con el fondo de aluminio cepillado es un tanto chocante, y solo recomendable para un público que busque conjugar un escritorio en donde predominen los colores claros. En contraposición, el diseño general y la distribución de las teclas de macro, las de retroiluminación y las multimedia, están desarrolladas de una manera brillante.

Cuando hablamos de un teclado premium nos referimos a que no está limitado a brindar la experiencia del teclado mecánico para juegos y redacción de textos, sino que este K550 trae una gran cantidad de agregados interesantes. Para empezar, los 12 macros programables y los 3 perfiles personalizados de retroiluminación son sostenidos por una memoria interna que los guarda aun cuando el teclado está desenchufado. Los macros guardan hasta un total de 32 presiones, entregando las más avanzadas posibilidades para quienes saben utilizar esas funcionalidades con frecuencia.

El Yama incorpora switches Outemu Purple, que presentan similares características a los Cherr MX Brown, otorgando un feedback de sonido suave, una respuesta rápida, y ninguna fricción intermedia en el recorrido. Es de las experiencias menos invasivas y con el feedback necesario para todo tipo de jugadores y/o redactores.

La presentación y la distribución de las teclas es de lo más destacable. En la parte superior izquierda del Yama tenemos las 12 teclas macro programables, de rápido acceso para la mano izquierda, ya que los jugadores solemos mantener la derecha sobre el mouse. En la zona superior central tenemos los ajustes de retroiluminación, mientras que en la parte superior derecha se encuentran las teclas multimedia junto con una siempre destacable rueda de volumen. La calidad de la construcción es realmente impresionante. La inyección de las teclas es de alta calidad, por lo que el detalle de la retroiluminación es de altísimo nivel, sin sufrir de inconsistencias o “bleed” en ningún caso.

Otros agregados muy útiles en teclados con estas pretensiones son el puerto USB adicional, que sirve para acercarnos uno de los que tengamos libre en la parte trasera del gabinete con el cable “pass through”, el apoyamuñecas removible de alta calidad, con un detalle rugoso para mantenernos firmes, el diseño a prueba de derrames, y el obligatorio anti-ghosting.

En cuanto a comodidad, el diseño del Yama no podría ser menos que el resto de sus prestaciones. Gracias al apoya muñecas y la curvatura que conforma el corte de las teclas, el alcance a cualquier parte del teclado es prácticamente inmediato, sin necesidad de readaptación, y como ideal para quienes, aparte de jugar durante prolongadas sesiones, también se tienen que poner a trabajar durante largas horas.

En definitiva, el gran diseño del K550 Yama es solo superado por su enorme cantidad de características, algo impensadas para un modelo que cuesta tan solo 2000 pesos en Argentina. Si bien la versión en blanco no es de nuestra preferencia, puede tener un lugar en escritorios que acompañen con un mouse o un gabinete del mismo color. El de color negro se presenta como mucho más adecuado al resto de los equipos, pero sin dudas, en general es de una calidad envidiable. Construido con excelentes materiales, con unos switches ideales para todo tipo de situaciones y con versatilidad para adaptarlo a cualquier necesidad, el Yama es uno de los teclados de mercado alternativo que más se pueden recomendar.

Este review fue realizado con un sample proporcionado por Redragon.

Teclado Redragon Yama K550 - Review
Diseño90%
Construcción90%
Packaging80%
Precio/Calidad90%
Lo bueno:
  • Excelente diseño y construcción
  • Gran cantidad de funcionalidades
  • Versatilidad
Lo malo:
  • El diseño en blanco no es para todos
  • Las versiones en español se siguen haciendo esperar
92%Nota Final
Puntuación de los lectores: (33 Votes)
71%

Sobre El Autor

Edición y redacción. Diseño.

Temperley. Buenos Aires. Argentina

4 Respuestas

  1. Gonzalo Borello Martinez

    Yo lo tengo, es increíble por el precio que tiene, nada que envidiar a teclados de $4000. Compren con los ojos cerrados, no defrauda

    Responder

Dejar una respuesta