De la mano de Eidos-Montréal, responsables del reboot de la serie Deus Ex (cuyos dos títulos fueron muy bien recibidos) y Shadow of the Tomb Raider, el estudio se atreve a aventurarse en el terreno de Marvel con una historia original de Guardianes de la Galaxia, inspirada en los cómics y en parte en el Universo Cinematográfico de Marvel.

Quizás no sea necesario recalcarlo, pero Marvel’s Guardians of the Galaxy no tiene ningún tipo de relación con Marvel’s Avengers, el cual fue desarrollado por Crystal Dynamics (encargado de las dos primeras entregas del reboot de Tomb Raider) y es muy probable que algunos -por falta de información- relacionen uno con otro, siendo dos títulos hechos por developers diferentes para públicos totalmente opuestos. Aún así es necesaria la aclaración ya que Marvel’s Avengers resultó ser, en pocas palabras, un fracaso, y por más que ahora se encuentre disponible en Xbox Game Pass para PC y consolas Xbox, cuando los cimientos de un juego tienen una estructura débil, reformarlos no tiene sentido cuando un juego ya no tiene una base de jugadores lo suficientemente pacientes como para sustentarlo.

Mientras que Marvel’s Avengers es un título creado para jugar en modo cooperativo, al margen de que cuenta con campaña para un jugador, Eidos-Montréal apostó de lleno a una experiencia single-player con Marvel’s Guardians of the Galaxy, sembrando duda y desconfianza no por el developer en sí (obviando su labor poco creativa en Shadow of the Tomb Raider) sino por la mala reputación de Marvel’s Avengers que indudablemente no fue el puntapié inicial que Disney tenía para su serie videojuegos basados en los cómics y series de Marvel cuando concretó su contrato con Square Enix.

Sin más preámbulos, Marvel’s Guardians of the Galaxy cuenta la historia (tanto de origen como actual) de Peter Quill y su grupo de amigos/héroes/inadaptados en su búsqueda por fama, redención y/o riquezas mediante la realización de misiones para las personalidades más famosas y adineradas de la Vía Láctea. Así es cómo Star-Lord, Rocket, Groot, Drax y Gamora comienzan una misión en la Zona de Cuarentena en la Galaxia Andrómeda, custodiada por la siempre presente Nova Corps, la fuerza militar y policial intergaláctica del Imperio Nova, liderada en este caso por la Centuriona Ko-Rel.

Durante la arriesgada encomienda para la temida Lady Hellbender (coleccionista de bestias raras y peligrosas), Star-Lord y Rocket se topan y pelean por recoger la Gema del Alma (que en este caso es amarilla, no verde como en los cómics o naranja en el MCU), aunque desconociendo por completo su gran poder, la dejan detrás luego de que Peter la agarrara y dañara su mano. De allí en adelante empiezan a surgir los problemas para los Guardianes, comenzando por la multa que le impone Ko-Rel a Star-Lord (sin importar su pasado romance) por traspasar territorio prohibido. Cómo uno podría imaginar, la Gema del Alma es el foco principal de la historia, acompañada en esta oportunidad de la Iglesia Universal de la Verdad como principal antagonista, dirigidos por el Gran Unificador Raker y una Matriarca, además de otros aliados y enemigos importantes que no podemos mencionar (para no spoilear a nadie), pero que probablemente se imaginen quienes son si están familiarizados con el lore en general del cómic y si han estado atentos a las últimas noticias sobre la tercera película del MCU.

La narrativa se presenta con un brillante guión tanto para la historia en general como para cada uno de los protagonistas, que son una mezcla entre aquellos de los cómics y las películas del MCU. Star-Lord, con su personalidad de Chad, pero al mismo tiempo un tipo humilde y comprensivo como lo es en las películas, en el juego cumple un rol de líder responsable que busca que los guardianes aprendan a dejar de lado sus diferencias para trabajar mejor como grupo.

En esta historia original, en la que Drax el Destructor ya ha asesinado -supuestamente- a Thanos, el grandulón musculoso cuenta con un carácter serio y seco, con un vocabulario primitivo y literal, pero que igualmente nos hace reír por su tosquedad, ya sea por sus comentarios básicos o torpes, o por las respuestas que le dan los demás miembros de la pandilla. Groot es el mismo que se conoce de las películas con su energía cálida y su naturaleza altruista, mientras que Rocket es el mismo bufón de siempre que suele tirar algún que otro chiste, de cualquier índole (incluyendo sexuales). Por supuesto, el mapache que dice no ser un mapache, muchas veces muestra su mal temperamento cuando se cansa de cumplir su rol como hacker, experto en tecnología, especialista en explosivos. Por último, la sensual Gamora, conocida como la mujer más letal de la galaxia, se muestra con un humor ácido y elegante, pero en varias oportunidades también muestra su lado sensible, vulnerable y hasta infantil, al margen de su gran conocimiento general de la galaxia tras haber sido la hija adoptiva de Thanos.

Más allá de ser un juego single-player con un único final, Marvel’s Guardians of the Galaxy ofrece un gran valor de rejugabilidad, no por las cuatro diferentes dificultades (y su nivel de personalización), sino por el hecho de tener que elegir entre dos o más opciones de diálogos (aunque las cruciales suelen ser dos) que afectan no sólo la relación con nuestros compañeros y otros personajes secundarios (y los ítems que podremos obtener de estos o no para futuros capítulos), sino también por cómo se desarrollaron algunas misiones en base a nuestras decisiones. Esto como mínimo nos asegura un mínimo de dos playthroughs, pero las variantes de elecciones probablemente den cómo resultado otras situaciones en determinados capítulos. Dado que Eidos-Montréal se basó en Deus Ex para el sistema de decisiones, veremos cómo una decisión tomada en el primer capítulo del juego, puede tener consecuencias negativas o positivas en otros capítulos. El hecho de darnos cuenta del resultado de la elección, sin duda nos hace cuestionar qué hubiera sucedido en caso de haber elegido la otra opción, motivándonos a jugarlo una segunda vez solo por mera curiosidad.

Esta mecánica narrativa también se ve influenciada por los puzles, que básicamente es una de las tres porciones de gameplay propiamente dicho, siendo la tercera el combate. Por poner un ejemplo, en varias oportunidades Drax insistirá en tirar a Rocket al otro lado de un puente para que él pueda hackear el panel y el equipo pueda pasar, pero hay otros caminos alternativas para que el mapache no se enoje y luego nos agradezca por no aceptar la recomendaciones rústicas de Drax. Situaciones así hay varias, tanto con los guardianes como con los personajes aliados, o inclusive algunos enemigos o antagonistas.

Todos los integrantes del grupo participarán de las partes sencillas de ingenio que propone el juego, ya sea Star-Lord redirigiendo la electricidad en redes eléctricas (con la ayuda de su visor), tapando cañerías o rocas que despiden gas venenosos, o extrayendo materiales de estructuras débiles para derribarlas, todo con su pistola secundaria unificada (a partir de sus dos pistolas regulares) que dispara daño elemental (hielo, electricidad, fuego y viento); Drax rompiendo pisos/paredes o levantando una gran piedrota para que los demás puedan subir; Gamora cortando objetos colgados, rompiendo barreras o aferrándose con su espada a ciertas superficies para luego lanzarnos hacia alguna dirección; Rocket hackeando paneles o atravesando ductos para abrir una puerta; o Groot echando raíces hacía el otro lado de una plataforma para formar un puente o haciendo elevar planchas de materiales, también con raíces. Todos los puzles se presentan como excusas para que cada personaje tenga una oportunidad de sentirte útil. Por eso es que no están hechos para que sean difíciles, sino más bien complementarios para que el juego se disfrute sin interrupciones.

El combate, lamentablemente, es el punto más flojo del juego. Jugando siempre como Star-Lord, podremos hacer que los demás guardianes inicien un ataque luego de presionar tecla (Shift) y eligiendo el personaje (1,2,3,4) seguido por alguna de sus habilidades (1,2,3,4). Al principio, cada uno de ellos tendrá solo una habilidad, pero cuentan con un total de cuatro que podremos ir desbloqueando con puntos de habilidad. La cuarta habilidad, que en algunos casos se muestra -visualmente- a modo de habilidad definitiva (como en el caso de Rocket que saca un arsenal de misiles y ametralladoras), no se puede desbloquear con puntos de habilidad, sino que está bloqueada por los sucesos de la historia.

Al igual que los puzles, durante los combates nos encontraremos con objetos o materiales para que los guardianes aprovechen sus habilidades únicas a modo de daño ambiental. Drax podrá arrojar barriles explosivos o rocas; Rocket podrá hacer explotar paneles eléctricos; Gamora podrá cortar cuerdas de cajas para que caigan en los enemigos; y Groot podrá utilizar ciertos lugares para arraigar a sus enemigos.

Los takedowns cinemáticos se activan con generalmente con las teclas Q o E (según iniciemos la animación estando lejos o cerca) y para ello tendremos que llenar la barra de desequilibrio (stagger) del enemigo, similar a cómo funciona la barra de desequilibrio de Sekiro (pero en GOTG con ataques específicos que causan la mencionada condición). Esto al principio nos incentiva para ver las diferentes combinaciones de golpes de los guardianes, pero en última instancia los momentos wow!, al igual que en el Tales of Arise, tarde o temprano también terminan cayendo en la repetición, o al menos dejan de sorprendernos. Similar a este último, el juego nos premia con un multiplicador de daño de acuerdo a la variedad de habilidades que usemos, como también con experiencia adicional en caso de terminar los combates con una buena racha de golpes. En caso de no continuar un combo, la racha irá bajando de nivel y el bonus y/o multiplicador de experiencia no será el mismo.

La mecánica de utilizar las habilidades de nuestros compañeros es muy similar a la de los Boost Strikes del Tales of Arise (o los Tales of en general), sólo que con cuatro ataques en vez de uno. No es que el sistema de combate sea malo o poco funcional, solo que las mecánicas son un tanto básicas y limitadas, y con el tiempo se torna un tanto repetitivo. Cabe mencionar la función de Reunión con la cual Star-Lord podrá revivir a sus compañeros caídos y/o darles un buff de daño si la respuesta que les demos al grupo -a modo de charla motivacional- es la acertada. En caso de equivocarnos con las respuestas, el buff solo se aplicará a Star-Lord. La barra de Reunión se llena a medida que hacemos que nuestros compañeros usen sus habilidades, pero aquí no cuenta la variedad o repetición de las mismas.

Dejando de lado las habilidades de los cinco guardianes, únicamente Star-Lord cuenta con un set de quince perks desbloqueables con componentes básicos o secundarios que recogemos durante las misiones, para cuya tarea será recomendable actualizar el visor para avistarlos más fácilmente, o escuchar su sonido con la misma actualización cuando estemos cerca de estos. Estos beneficios brindan actualizaciones pasivas como las de regeneración o capacidad para el escudo, recolección de salud a distancia, como también otras activas como planear con las botas, un disparo cargado o ver las debilidades de los enemigos con la actualización de visor táctico.

Dejando de lado el combate, o las porciones de gameplay en las que manejamos la nave Milano (que no están nada mal a pesar de ser automatizadas) o una misión de sigilo en particular, otro aspecto negativo es la interfaz de usuario que se siente que entorpece la visual al estar en medio de un enfrentamiento. Como verán en las imágenes y/o videos, el rombo con los cuatro guardianes aparecen sobre el enemigo lo cual era probablemente innecesario, considerando que en Tales of Arise aparecen en el margen izquierdo superior y se ejecutan sin problema. Las barras rojas de vida y stagger de los enemigos también obstruyen la visual y hacen que la experiencia sea todo lo contrario a algo inmersivo. Me hubiese conformado con poder al menos achicar el tamaño o simplemente quitar los íconos de los guardianes y las barras de los enemigos, o poder personalizar los colores de estos elementos que resultan chillones y desentonan bastante en algunos de los majestuosos escenarios del juego.

Al igual que tantos otros gamers escépticos, debo confesar que mis expectativas en cuanto al apartado audiovisual no eran muy altas, pero Eidos-Montréal logró taparme la boca con Marvel’s Guardians of the Galaxy. Excepto por el combate, todo en esta gran producción grita AAA por donde se lo vea. Además de los modelos de los personajes que están perfectamente diseñados, los diferentes planetas o zonas del juego realmente nos dejan asombrados con el nivel de detalle de cada rincón. Las texturas son realmente dignas de alabanza y la ambientación, gracias a su impecable calidad de efectos e iluminación, logran un contraste sublime.

La visual de todos los escenarios se potencia aún más con los reflejos transparentes por trazados de rayos en tiempo real, que realzan todas las superficies metálicas, vidrios y otros materiales para ofrecer un nivel de fidelidad realmente de otra categoría. Ni hablar si lo jugamos con HDR. Si bien el juego no comienza con lo mejor que tiene para ofrecer, lugares emblemáticos como Knowhere, la nave de Hala o la sede de la Iglesia Universal de la Verdad en Homeworld, verdaderamente se lucen con lujo de detalle. En simples palabras, gráficamente hablando, Marvel’s Guardians of the Galaxy es de lo mejor que se ha visto en el 2021.

Al haberse asociado con Nvidia para regalar el juego con la compra de una PC de escritorio o laptop equipada con una RTX 3060 o GPUs de la Serie RTX 30 superiores, el juego cuenta con la última versión de DLSS (DLSS 2.3) que además de contar con los modos Calidad, Equilibrado, Rendimiento y Ultra Rendimiento (ideal para aquellos con pantallas 8K), también se encuentra disponible un slider de sharpening (al igual que en F.I.S.T.: Forged In Shadow Torch y Back 4 Blood) que al subirlo al 100% acentúa prácticamente todo lo que vemos en pantalla. La diferencia es bastante notoria y recomiendo jugar en Modo Calidad y el sharpening al 100% en caso que tengan un RTX.

La optimización es otro punto a favor, pudiendo disfrutar del juego a 60 FPS en 4K con una RTX 3080 con todos los detalles al máximo, incluyendo calidad Ultra en los efectos de ray tracing. Sin DLSS esto no hubiera sido posible, de modo que los usuarios de algunas Radeon RX 6000 la tendrán difícil para activar el trazados de rayos en 4K sin Super Resolution FidelityFX. Depende mucho del área de todas maneras, pero en el ejemplo mostrado arriba, vemos un gran impacto de rendimiento. No obstante, dado que Marvel’s Avengers implementó FSR hace poco, es probable que GOTG también lo haga en algún momento -si es que no hay algún contrato entre Square Enix y Nvidia de por medio.

Para aquellos con PCs de gama media, equipadas por ejemplo con un Core i5-8400|Ryzen 5 2600 y GTX 1060|RX 580 les gustará saber que el juego corre perfectamente a 60 FPS (o inclusive más) en 1080p con detalles al máximo, excepto por el ray tracing. También lo probamos con la laptop Rog Zephyrus G14 “GA401IV” de ASUS equipada con un procesador Ryzen 9 4900HS y una RTX 2060 Max-Q, pudiendo alcanzar los 60 FPS en su pantalla nativa 2K con todos los detalles al máximo y ray tracing, una vez más gracias al DLSS de Nvidia.

En cuanto al apartado sonoro, además de una gran banda sonora original compuesta por Richard Jacques, el juego se complementa con un nostálgico popurri de las canciones más icónicas de la década del ’80, de bandas como Iron Maiden, KISS, New Kids On The Block, Europe, Autograph, Rick Astley, Blondi, Europe y Hot Chocolate, entre otros. Por si fuera poco, el juego presenta un álbum de canciones originales compuestas para el juego por Steve Szczepkowski, quien de hecho canta algunas de ellas como Space Riders With No Names. Otra de las tracks originales llamada Zero to Hero (que actúa como tema principal) y que de hecho cuenta sensacional con un video de música animado, es igual de increíble, capturando la misma vibra de rock o hard rock ochentero que simplemente da en el clavo. Todas estas canciones compuestas por Szczepkowski pertenecen al álbum «Space Riders» de la banda Star-Lord, cuyo nombre se lo apropió Peter Quill como apodo para esta producción de Eidos-Montréal. Esto se hizo para diferenciar el origen de alias del Star-Lord con aquel que le había dado su madre (pequeño little Star-Lord) en las películas o cómics, ya que su padre Ego era un Celestial.

Pero la banda sonora, que se encuentra disponible en Spotify en caso de querer escucharla, no es lo único bueno del apartado sonoro. La actuación de voces es sencillamente grandiosa y está acompañada por una sincronización labial literalmente perfecta. Esto ya se puede ver en las primeras escenas del juego, ya sea al hablar con la mamá de Peter o con algunos de los guardianes en la Milano (sobre todo Gamora). Similar a cómo se potencia el ray tracing con los gráficos, la mezcla de sonido del juego en pocas palabras no podría ser mejor. Las opciones de sonido nos permiten personalizar la posición de cada set de parlantes al utilizar surround en 5.1 o 7.1, y a pesar de que no muchas veces uno le presta atención a estos detalles, el port realizado por el estudio d3t, que al parecer ha reemplazado a Nixxes Software (luego de que este fuera comprado por Sony para realizar ports de PC de títulos de PlayStation), logró superar a los ports de este último en todo sentido.

Para ir cerrando, el juego cuenta con dieciséis capítulos con una duración aproximada de entre cuarenta minutos y hora por cada uno, dependiendo si solo seguimos el objetivo principal o si decidimos explorar los escenarios -con la ayuda del visor- para encontrar los mencionados componentes básicos o avanzados para los perks de Star-Lord, o los varios coleccionables que habilitarán nuevas cinemáticas y opciones de diálogos con los guardianes para lograr una mejor afinidad con ellos. Es decir que el juego nos durará por lo menos unas 15 horas, con el agregado del valor de rejugabilidad ya mencionado.

Dado que dificultad normal es sumamente fácil y no presenta un desafío en prácticamente ningún enfretamiento, recomiendo jugarlo en no menos de difícil para que resulte medianamente desafiante y se sienta el peso de las habilidades de los guardianes, como también las de Star-Lord y sus pistolas con las cuatro variantes de daño elemental que se irán obteniendo conforme avance la historia.

En conclusión, si el juego hubiera tenido un gameplay un poquitito más elaborado y un HUD menos intrusivo, Marvel’s Guardians of the Galaxy de Eidos-Montréal probablemente hubiera sido uno de los mejores juegos del año, ya que su nivel de producción en cuanto a gráficos, voces y sonidos es definitivamente de lo mejor que se ha visto en el 2021. Pero aún con su jugabilidad sencilla, que se puede medianamente remediar jugando en difícil o muy difícil, este es un título que se deja disfrutar de principio a fin por su gran narrativa y su inevitable dosis de humor.

Si son fans de Los Guardianes de Galaxia, no hace falta decir que esta es una compra obligada, y si no lo son y simplemente buscan un buen juego que mezcle elementos de aventura acompañada de una producción audiovisual realmente extraordinaria, esta creación original de los creadores del reboot de Deus Ex los mantendrá enganchados durante varias horas, y quizás muchas más si deciden curiosear una segunda vez para juntar todos con los coleccionables y conocer más sobre el desarrollo de los personajes y sus historia de fondo, como también las diferentes consecuencias de las decisiones que tomamos a lo largo del juego.

Si el precio no los convence, ya que en Latinoamérica los juegos de Square Enix están bastante caros (sobre todo en Argentina), quizás deberían esperar a una rebaja de 25-30%, pero no tengo ninguna duda de que el juego vale cada centavo al margen de los aspectos mencionados del gameplay y algún que otro crash al escritorio de vez en cuando.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Square Enix/Eidos-Montréal. Marvel’s Guardians of the Galaxy de se lanzará este 26 de octubre por u$s 59.99 o u$s 69.99 para las Ediciones Estándar o Deluxe, respectivamente, en PC vía Steam y Epic Games Store, PlayStation 4, PlayStation 5, Nintendo Switch (Cloud), Xbox One y Xbox Series S|X.

Marvel's Guardians of the Galaxy - Review
Historia80%
Gameplay65%
Gráficos100%
Música y Sonidos100%
Lo bueno:
  • Gráficos y ambientación de lo mejor que se ha visto en el 2021.
  • Excelente actualización de voces y sincronización labial, acompañado de una sensacional banda sonora.
  • Valor de rejugabilidad y varios collectibles.
Lo malo:
  • Jugabilidad sencilla y un tanto repetitiva.
  • Los controles y la UI a veces pueden resultar incómodos,
  • Algunos crashes y problemas ligeros de rendimiento durante cinemáticas.
80%Nota Final
Puntuación de los lectores: (7 Votes)
84%

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.