Anunciado en la E3 2018 y cautivando a muchos por su llamativa estética, el publisher Raw Fury y el estudio indie Shedworks (conformado por tan solo dos personas) lanzaron el pasado 23 de septiembre Sable, una relajante aventura single-player enfocada en la exploración. El jugador controla a Sable, una niña de tribu nómada quién parte a un mapa de mundo abierto para poder descubrir su propia identidad a través de una excitante búsqueda de máscaras, obtenidas a lo largo de su recorrido por el desierto.

En el transcurso de su aventura que es un rito de pasaje de su comunidad, la protagonista se topará con personajes de diferentes clanes que requerirán de su ayuda y la guiarán en sus tareas. Estas pueden ser de rescate, recolección, reparación, búsquedas o resolución de puzles sencillos, entre otras misiones. A cambio de completarlas, Sable recibirá a cambio insignias que luego podrán ser intercambiadas por máscaras, las cuales representan un rasgo de personalidad distintivo al que cada clan pertenece, y quedará en nosotros decidir con qué aspecto de estas diferentes formas de ser tendremos más afinidad.

Aunque el universo de Sable cuenta con una variedad de personajes con historias interesantes pero sencillas, podremos notar una carencia de lore que deja muchas preguntas sin responder sobre el entorno histórico en el que nos encontramos, dejando inconclusa -o a nuestra imaginación- la respuesta a una gran cantidad de preguntas sobre el mundo que nos rodea.

El largo de la campaña del juego puede variar en gran medida según lo desee el jugador. En aproximadamente cinco horas podemos terminar el juego si solo nos dedicamos a las misiones primarias. Sin embargo, Sable nos atrapa tanto con interesantes misiones secundarias, rincones a explorar y objetos a coleccionar, pudiendo fácilmente jugar hasta veinte horas hasta agotar prácticamente la totalidad del contenido que ofrece el juego. Los controles sencillos nos permiten desplazarnos, trepar, planear y manejar la hoverbike. No hay combate ni recibiremos daño por caídas. De hecho, en Sable no podemos recibir daño de ningún tipo. Esto nos hace saber inmediatamente que el foco está en la exploración y no en el aspecto de la supervivencia.

Disponemos de una habilidad de escalar casi cualquier superficie acompañada de una barra de resistencia que puede ser mejorada para escalar mayores alturas. Tendremos en nuestro poder la mencionada aeromoto que nos será indispensable para atravesar las largas distancias en nuestro recorrido a lo largo del juego, pudiendo luego teletransportarnos a las ubicaciones que ya hayamos descubierto.

A lo largo de nuestras aventuras coleccionaremos diferentes partes para modificar nuestra hoverbike y así darle un estilo más personalizado. También tenemos la posibilidad de encontrar o intercambiar con mercaderes diferentes trajes para cambiar nuestro aspecto según lo prefiramos. Los cambios de aspectos tanto de nuestro atuendo son meramente estéticos, pero la hoverbike si presenta modificaciones para mejorarla.

Su original estilo de arte Moebius con cel shading, inspirado por el artista francés Jean Giraud es sin duda una de las características más llamativas de este juego. Este logra darle un efecto retro minimalista pero bien logrado. El ciclo de día y noche acompaña nuestra aventura haciéndonos notar el paso del tiempo a lo largo de las jornadas de exploración. De día se disfruta de una riqueza de colores vibrantes, sin embargo, de noche la gama de colores se vuelve sensiblemente monótona.

Lamentablemente, este maravilloso universo se ve opacado por constantes caídas de FPS que rompen con la fluidez de nuestra travesía. Este es sin duda el peor defecto del juego. Incluso probando diferentes pero limitadas opciones gráficas será muy difícil mantener un mínimo de 60 FPS en los escenarios con más texturas, incluso con placas de alta gama. Claramente una falla en la optimización de Sable que no podemos dejar pasar. Otro problema es que, fuera de las zonas de interés el juego se siente un tanto vacío, una ausencia de contenido con el cual interactuar entre nuestros viajes de un asentamiento a otro, lo cual puede hacer sentir que el juego se sienta por demás desértico.

En cuanto a su apartado sonoro, la banda Japanese Breakfast creó una sencilla pero agradable banda sonora que acompaña cada momento de la aventura según el sentimiento del instante en el que estemos presentes. Sin duda han hecho un gran trabajo, logrando un acompañamiento sin costura al universo de Sable.

Un punto negativo a destacar en cuanto al audio es la ausencia de voces en los diálogos. Si bien no se percibe como algo grave, la ausencia de voces le quita un tanto de vida a este hermoso viaje. Por otro lado, hay algunos errores en los efectos especiales de sonido, además de que se sienten un poco planos y podríamos decir que no están a la par con la calidad del resto del juego.

A pesar de los problemas de rendimiento y los numerosos bugs, Sable sigue siendo sin duda una elogiable experiencia para quienes disfrutan de los juegos de exploración. El arte de este juego es único en su género y no cabe dudas que su atmósfera de aventura es inmersiva. Una mayor profundidad en lore, inclusión de voces y un contenido más extenso con el que interactuar en zonas desérticas harían que Sable se disfrutara mucho más, pero al tratarse de un juego open-world hecho por dos personas, no se le puede pedir mucho más.

Para quienes no toleren los inconvenientes que presenta el juego en su estado presente (ya sea de rendimiento, UI o problemas en las físicas) y quieran jugarlo solo cuando tenga una experiencia sólida y fluida, recomendamos esperar parches que solucionen los problemas puntuales con zonas específicas (como Palm Forest y Petrified Forest por mencionar algunas).

Dejando de lado los problemas técnicos, que podrán obviarse o no dependiendo de las exigencias de cada usuario, Sable se deja disfrutar por su gameplay sencillo, su singular estilo gráfico y su gran banda sonora. Es una experiencia única que toca temas como la soledad, el autodescubrimiento y lo que significa independizarse. Algo que quizás resuene más con unos que con otros.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Raw Fury/Shedworks. Sable se puede adquirir en PC vía Steam, GOG y Epic Games Store y consolas Xbox One y Xbox Series S|X por u$s 24.99 o precio regional.

Sable - Review
Historia65%
Gameplay80%
Gráficos75%
Música y Sonidos80%
Lo bueno:
  • Atmósfera de aventura relajante con gráficos y sonido agradable y sumamente inmersiva.
  • Las mecánicas que nos permiten disfrutar de la exploración de su hermoso mundo.
  • Definitavemente vale la pena invertir U$S25 por una cantidad de hasta 20 hs aproximadamente para explorar y realizar prácticamente todas las misiones.
Lo malo:
  • Bajones de FPS que no han sido corregidos con sus parches.
  • Numerosos bugs en NPCs, visuales, menús, cámara y diseño del terreno. Es posible quedar atrapado y tener que tele transportarse y resetear la ubicación del personaje.
  • Mundo notablemente vacío fuera de las zonas de interés.
75%Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
80%

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.