A lo largo de los años el género de estrategia fue cambiando y mutando para ir acomodándose al nuevo público. Pasó con el boom de los MOBA o la evolución de los títulos de defensa de torres, pero ahora un nuevo subgénero sale para darle un nuevo giro a los juegos de estrategia. Habiendo hecho su estreno en octubre del 2021 bajo el programa Early Access de Steam, este nuevo título desarrollado por el estudio PlaySide y publicado por Team 17, se puede catalogar como un “defensa de hordas” muy similar a la experiencia que ofrece They are Billions (ambientación steampunk con zombis) o Diplomacy is Not an Option (medieval al estilo Age of Empires).

En Age of Darkness: Final Stand tendremos que construir un asentamiento para defenderlo de hordas interminables de abominaciones que pondrán a prueba nuestras defensas y nuestra capacidad para resolver las situaciones más apremiantes ante situaciones inesperadas. Actualmente, la actual versión del Early Access (0.50) posee un solo mapa que se genera proceduralmente cada vez que iniciamos una partida nueva. Esto puede parecer poco, pero para demostrar el funcionamiento y las mecánicas del juego alcanza y sobra. Al iniciar nuestra partida podremos elegir una dificultad predefinida o una específica en la cual se pueden cambiar distintos valores como cantidad de recursos que se pueden encontrar en el mapa. Luego, tenemos la opción de elegir uno de los dos héroes que hay disponibles, cada uno con habilidades distintivas para combatir o hacer de soporte a las unidades regulares.

Una vez dentro de la partida tendremos que ir buscando recursos al mismo tiempo que nos estemos expandiendo. Esto generalmente lo haremos durante el día ya que a la noche los enemigos se encuentran más activos y pueden llegar a atacar nuestro asentamiento. Al pasar algunos días seremos asediados por una horda de enemigos así que debemos preparar nuestras defensas para enfrentarlos. Para llevar a cabo esta hazaña podremos reclutar una pequeña cantidad de unidades, entre las cuales encontramos guerreros, arqueros y piqueros (agregados en la actualización 0.50) al comienzo del juego, pero a medida que vayamos desbloqueando nuevas investigaciones nuestro repertorio se irá ampliando, agregando otro guerrero orientado a la defensa, ballesteros y diversas armas de asedio que serán un recurso infaltable para ir despachando las hordas de enemigos.

Otro aspecto importante del juego son los recursos y su obtención. Los aldeanos u obreros son un recurso en sí que sirven no solo para hacer unidades nuevas sino también para el funcionamiento de las estructuras. La madera y la piedra serán de máxima prioridad al comienzo de la partida ya que con ellas se pueden hacer todos los edificios y las unidades, pero a medida que pase el tiempo, iremos necesitando otros tipos de recursos como materiales preciosos para hacer las mejores más avanzadas o para implementar tecnologías varias.

No solo usaremos unidades para hacer frente a los monstruos también crearemos distintas capas de defensas como barricadas, torres de arqueros o torres de asedio. Con estos edificios acompañados de nuestras unidades haremos frente a todo lo que el juego nos vaya enviando. Pero para darle un poco de personalidad al juego, cada vez que tengamos que eliminar una horda también le haremos frente a una niebla verde que al atravesarla recibiremos daño y un estado de miedo que hará más lentas a nuestras unidades. Para contrarrestarla, tendremos que crear fogatas que se pueden desplegar a lo largo del asentamiento, y son de suma utilidad ya que también curan el estado de miedo que tengan nuestras unidades.

A pesar de que el juego presenta un solo mapa generador de manera procedural y un solo modo de juego, el estudio tiene planeado agregarle un modo historia y un modo multijugador. Desde que se estrenó en Early Access se ha agregado un nuevo héroe, unidades adicionales, algunos edificios y diversas mejoras o cambios correspondientes a la obtención de recursos y a la eliminación de bugs y problemas reportados por la comunidad.

Como pueden ver, el juego parece simple y fácil en papel, pero la realidad es que es todo lo contrario, ya que al menos en dificultad normal, en las primeras partidas cuesta encontrar un balance entre la exploración, la obtención de recursos, la creación de unidades y defender nuestra base. Al ir acostumbrándonos al ritmo del juego, encontraremos una experiencia adictiva que cambia significativamente no sólo con la dificultad seleccionada, sino también con la forma aleatoria del mapa que nos toque.

Esperemos que a lo largo de los próximos meses vayan agregando contenido un poco más rápido. Nuevas unidades, un mapa distinto o la posibilidad de crear nuestros propios mapas (mediante un editor, para luego compartir con otros jugadores) estarían dentro de las características ideales. Sin embargo, el juego se encuentra en un muy buen estado y al menos una vez al mes tendremos una actualización con nuevo contenido que nos incitará a volver para probar cosas nuevas hasta que se lance oficialmente la versión 1.0, de la cual aún no se ha anunciado una ventana de lanzamiento.

Este avance fue realizado con un código de prensa provisto por Team 17/PlaySide.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.