Gladius Prime es un planeta en un estado de guerra sin fin. Los Marines Espaciales, el Astra Militarum, los Orkos y los Necrones luchan incansablemente para conquistar las reliquias de Gladius, pero algo peor se esconde entre las sombras: los salvajes Tiránidos llegarán pronto a la superficie del planeta, huyendo de una instalación imperial. La vida en Gladius tiembla de miedo.

Un hambre eterna

Los Tiránidos recorren las estrellas, consumiendo sistemáticamente todo lo que haga posible su rápida evolución y reproducción. En Gladius, la facción tiránida se especializa en recuperar biomasa de los enemigos y de sus propias unidades.

El enjambre de cuervos

Los Tiránidos consumen y siguen adelante. Incluso sus “ciudades” son desechables, reabsorbidas en el enjambre cuando han cumplido sus propósitos. Todos los Tiránidos están controlados por la Mente Colmena, la conciencia gestáltica de la raza tiránida, a través de una sombra psíquica generada por criaturas como los Tiranos del Enjambre y los Guerreros.

Horrores biológicos

Las unidades tiránidas son monstruosidades, adaptadas por el control de las Reinas Norn al devorar el ADN de sus enemigos. Muchas de sus unidades, desde los poderosos Tervigons y Trigons hasta los Hormagantes y Termagantes del tamaño de un hombre, pueden adaptarse a sus enemigos obteniendo toxinas, sangre ácida, glándulas de adrenalina u otras creaciones inhumanas.

EL DLC de los Tiránidos para Warhammer 40,000: Gladius | Relics of War estará disponible en enero de 2019. Pueden leer nuestro review de Warhammer 40,000: Gladius | Relics of War en este enlace.