Tras el éxito de la Key Light de Elgato, la primera variante del sistema de iluminación LED enfocado para streamers que, si bien es más robusta -y más costosa- y requiere de condiciones -relativamente- más apropiadas para su instalación (considerando su método de colocación con grampa con prensa a mariposa), Corsair nos sorprende ahora con Elgato Key Light Air, una versión más pequeña y más barata, además de ser mucho más versátil y fácil de transportar con respecto a su hermana mayor.

Para aquellos que no estén al tanto, el concepto de las Key Light de Elgato es el de eliminar la necesidad de difusores de luz y lámparas de alto consumo para poder facilitar el armado de setups de forma que se pueda empezar a transmitir sin demasiada preparación, y por suerte, ambas Key Light (sobre todo la Air) lo logra sin ningún inconveniente debido a su practicidad de armado y su sólida base.

LUZ

  • Brillo: 1400 lúmenes, ajustable
  • Intervalo de color: 2900 a 7000 K, ajustable
  • CRI: > 92 %
  • Consumo energético: hasta 25 W
  • Conexión: Wi-Fi, 802.11 b, g, n
  • Cifrados compatibles: WPA/WPA 2
  • Dimensiones: 205 × 205 × 35 mm
  • Peso: 550 g
  • Montura con cabezal de bola
  • Tornillo de 1/4 pulgada
  • Mástil telescópico
  • Longitud ajustable: 60 a 88 cm / 23,62 a 34,65 pulgadas

BASE

  • Dimensiones: 205 × 205 × 18 mm
  • Peso: 1000 g

Key Light Air ofrece la misma potente iluminación de estudio LED personalizable en un formato compacto que encaja fácilmente en cualquier escritorio o lugar. La luz presenta una pantalla de 205×205×35 mm que incluye 80 LEDs OSRAM de alto rendimiento, alcanzando los 1400 lúmenes (1100 lúmenes menos que la Key Light), y con la posibilidad de variar su colorización de forma inmediata, desde luz bien cálida, hasta los tonos más fríos (entre 2.900 y 7.000 K).

La Key Light Air viene contenida en una amplia caja de impresiones de alta calidad y diseño gráfico claro, que en el frente muestra el modelo del producto, y en el dorso detalla varias de las especificaciones técnicas del accesorio.

Ni bien abrimos la caja, nos encontramos con una lámina con todo lo que tenemos que saber para ensamblar y colocar el dispositivo, el cual podremos armar y colocar en cuestión de segundos gracias a sus sencillas instrucciones y su método de ensamblaje.

Debajo de la lámina, se halla una cuna de cartón con las formas necesarias para sostener a la pantalla, la base y una caja con el transformador 110-220v y sus diferentes adaptadores, evitando así cualquier movimiento interno en su transporte.

Hay dos características que se destacan rápidamente al salir de la caja: en primer lugar, la Key Light tiene un espesor de tan solo 35mm, lo cual es casi inexplicable cuando se la ve en funcionamiento, con toda su potencia. Lo segundo es que cuenta con un difusor de luz incorporado, que hace de pantalla, por lo que podemos esperar un esparcimiento importante para iluminar el set con tan solo uno de estos accesorios, lo cual no está nada mal.

Contrario a Key Light y su brazo extensible que alcanza hasta 1 metro de extensión y se agarra con una grampa de escritorio con prensa a mariposa (similar a la de las lámparas de brazos articulados para escritorios), la Key Light Air viene acompañada de una base que se atornilla fácilmente en cuestión de segundos, junto con un brazo extensible de hasta de 86 cms.

Esta extensión permite, en el caso de que contemos con varias Key Light o Key Light Air, dedicar alguna al centro de la toma (generalmente el conductor) y una secundaria a iluminar el entorno, agregando aún más profesionalismo a las transmisiones.

Al igual que la Key Light, la Key Light Air cuenta con un botón de encendido, pero, contrario a su predecesora, esta incorpora un botón de reset que, como indica su nombre, sirve para resetear la luz a sus valores a los predefinidos en caso de que el software no esté respondiendo como se debe. Además, este botón de reset sirve para reiniciar la conexión de red a la que está conectada el dispositivo en caso de que queramos llevar la Key Light Air a otro lugar, o simplemente necesitemos cambiar la red.

Lo más sorprendente es quizá que tan solo requiere de un cable de alimentación, ya que se conecta con el software mediante WiFi, permitiendo sumar a su versatilidad la posibilidad de ubicarla en cualquier lugar de la habitación, también gracias a su extrema delgadez y diseño compacto. Y, además, el tomacorriente cuenta con cuatro diferentes adaptadores modulares para poder enchufarlo a cualquier toma de cualquier región, incluyendo la sudamericana, inglesa, norteamericana y japonesa.

La Key Light Air es otro de los accesorios compatibles con el software unificado de Elgato, el Control Center, desde el cual se puede ajustar la intensidad y el color de la luz, y también asignar estas variables a funciones del Stream Deck, para ajustar en tiempo real sin necesidad de tener que levantar el software en medio de una transmisión.

Además, la Key Light Air se puede controlar media una aplicación para Android y iOS -o el Stream Deck Mobile. Simplemente hay que hacer el emparejamiento (pairing) una única vez y luego la Key Light quedará configurada para utilizarse con el dispositivo que hayamos elegido, ya sea PC, Mac o smartphones.

El rendimiento de esta pantalla es realmente excelente, y a pesar de contar con una potencia realmente digna de un estudio de transmisiones profesional, no suele levantar ni remotamente la temperatura que suelen presentar las lámparas profesionales. Gracias a esto, tampoco se requiere de mucho tiempo de precalentamiento para su funcionamiento óptimo, con lo que se la puede aprovechar al minuto de estar encendida sin temor a que cambie su intensidad con el correr de las horas de transmisión.

El ajuste de temperatura de color es entre una franja que va desde su máximo de 7000K (luz más fría pero no azulada) hasta un más cálido 2900K (casi amarilla). Los resultados en cámara son realmente excelentes, y con tan solo estos ajustes de tono e intensidad permite darle una personalidad única a la transmisión de acuerdo a los gustos de cada uno.

Quizá lo más reprochable de este diseño es que Elgato no haya incluido ningún tipo de contenedor para su transporte, o al menos alguna solución similar a la vista en la Green Screen, ya que definitivamente está pensada para ser llevada de un lugar a otro, pero no cuenta con ningún tipo de valija o caja donde se pueda guardar rápidamente para ser trasladada. Tendremos que recurrir a una bolsa o mochila extra para incorporarla a nuestro set viajero, y es una pena, ya que la necesidad de tan solo un cable de alimentación, también la convierte en un dispositivo ideal para cubrir eventos de manera unipersonal.

Quizás un kit de montura para pared tampoco hubiera estado de más, ya que a algunos les podría gustar la idea de tenerla amurada de manera fija en algún rincón de su cuarto. Al margen de esto último, el cable del transformador quizás sea un poco para algunos, lo cual puede o no requerir el uso de un alargador.

La Key Light de Elgato es sin lugar a dudas un accesorio por demás de moderno, solucionando los grandes problemas de iluminación que deben tener la mayoría de quienes intentan transmitir sus partidas a través de internet, pero además ofrece versatilidad, extrema potencia y control absoluto al alcance de un clic.

Además de tener un costo de u$s 130 en comparación a los u$s 200 de la Key Light, la versatilidad de no tener que estar enroscando y desenroscando la grampa cada vez que la queremos transportar, es realmente un alivio para aquellos que buscan una solución más liviana y con una base sólida en la cual ajustar la luz. La experiencia es, nuevamente, totalmente diferente a la de tener que ubicar trípodes, esperar a que las lámparas se calienten y llenar todo un set de cableado para poder dar una imagen digna al público.

Para aquellos que estén a la búsqueda de una Key Light o Key Light Air, las diferencias entre ambas residen básicamente en el tamaño de la lampara (350x250mm vs 205×205mm), su tipo de montura (prensa a mariposa vs base fija) y el consumo de energía (de 45w vs 25w). Por supuesto, el precio de u$s 199 de la Key Light contra los u$s 130 de la Key Light Air, también es un factor decisivo a la hora de la compra, pero ambas son excelentes adquisiciones dependiendo de sus pretensiones de cada uno a la hora de streamear o sacar fotos.

La Key Light Aire es definitivamente una opción mucho más fácil de instalar ya que, en caso de no tener un escritorio con una canaleta (hecha generalmente para acomodar cables) o sector hueco que nos permita instalar la grampa, la Key Light va a dejar de ser una opción, a menos que le sumemos el sistema de montura “Multi Mount” de Elgato. En cambio, la Key Light Air, está hecha para aquellos que quieran una solución que se pueda armar y colocar en cualquier lugar en cuestión de segundos, y a veces eso es más importante que tener una pantalla del doble de grande y más lúmenes.

Este review fue realizado con un sample proporcionado por Corsair Latinoamérica.

Elgato Key Light Air – Review
Diseño90%
Construcción100%
Prestaciones95%
Precio95%
Lo bueno:
  • Precio más accesible que su versión regular
  • Base sólida
  • El nuevo botón de reset
Lo malo:
  • El sujetador podría ser un poco más versatil
  • Cable del transformador un tanto corto
95%Nota Final
Puntaje De Lectores: (5 Votos)
64%