Parece que la estrategia de AMD de lanzar el nuevo chip Fiji XT a u$s 799 no se llevará a cabo como se había planeado en un principio. El equipo rojo lanzará su nuevo GPU flagship a un precio estimado u$s 850, 150 menos que la Titan X, 250-300 más que la GTX 980, y quizás 150 más que la nueva GTX 980Ti, que a pesar de que Nvidia aún no ha confirmado su precio, lo más probable es que no supere los u$s 700 -como mucho u$s 750.

Esto ciertamente cambia el panorama para los fanáticos de AMD u otros compradores objetivos, entusiasmados por la gran vuelta de AMD. Si bien la R9 390X supera ligeramente a la Titan X y por un margen significativo pero no abismal a la GTX 980Ti (GM200 cut), lo más probable es que los u$s 150 dolares adicionales sobre la 980Ti hagan que el precio/rendimiento de la R9 390X ya no sea tan atractivo.

Por otro lado, quienes están acostumbrados al gaming de alta gama y/o a jugar en resoluciones 4k, gastar u$s 1700 en un Crossfire de R9 390X o u$s 2000 en un SLI de Titan X, difícilmente vean la diferencia de precio como un obstáculo. Todo esto dejando de lado características exclusivas de Nvidia como DSR, MFAA, Shadowplay, Gameworks y Pshyx, ademas del continuo y excelente soporte de drivers.

Mientras que AMD se preparaba para su triunfal retorno el 24 de Junio, Nvidia pretende seguir aplastando a la competencia y anunciar su GTX 980Ti poco después. Por el momento se lanzarán los modelos de 4GB de la R9 390X, se desconoce si será con y sin watercooler. Los modelos de 8GB llegarán los próximos meses.

En pocas palabras, no es que el precio de la R9 390X sea poco razonable, pero definitivamente no era los que los usuarios de AMD estaban esperando. Después de todo, AMD compite con rendimiento y precio y, y éste último no es tan tentador como se esperaba.