Luego de haber hecho correr gente a comprar más memoria RAM -esperando la salida del nuevo Call of Duty- y sin entender demasiado por qué un engine derivado del mismo motor gráfico que movía Quake 3 Arena necesitaba tanto espacio de memoria, Activision decide bajar el requerimiento de 6GB al standard de 4GB que vienen contemplando la mayoría de los juegos.

Se ha probado anteriormente que en esos 6GB que nos piden sólo se llenan con información nula, que no sirve para nada, así que el misterio se pone cada vez más extraño.

La buena noticia es que con el último parche, al menos la parte Multiplayer se podrá jugar con menos RAM. Además, como se puede ver luego de la actualización, han aparecido las funciones de e-sports que se esperaban para más adelante, que se suponía iban a estar disponibles recién cuando se celebre el próximo Campeonato MLG.

Activision se niega a dar un changelog y lo adorna con un “coming soon”.