Tal como había anticipado Valve a mediados de este año, su servicio de distribución digital ya no recibirá actualizaciones para Windows XP ni Windows Vista a partir del 1 de enero de 2019.

Esto significa que después de esa fecha, el Cliente de Steam no se ejecutará en esas versiones de Windows. Para usar Steam y cualquier juego o producto comprado a través de Steam, los usuarios tendrán que actualizar a una versión más reciente de Windows.

Las nuevas características de Steam dependen mucho de la versión integrada de Google Chrome, la cual ya no funciona en versiones anteriores de Windows. Además, las versiones futuras de Steam requerirán actualizaciones de seguridad y características de Windows que solo están presentes desde Windows 7 en adelante.

Steam continuará funcionando y ejecutando juegos en Windows XP y Windows Vista por el resto de 2018, pero es posible que otras funcionalidades de Steam sean algo limitadas. Por ejemplo, las nuevas características como el nuevo cliente de chat de Steam.