Para quienes no estén familiarizados, Vulkan es el equivalente a DirectX 12 y Mantle del grupo encargado de mantener el legado de OpenGL, y al igual que sus competidores, se trata de una API de bajo nivel que proporciona un enorme incremento en el rendimiento en comparación a versiones más antiguas como OpenGL 4.5 o DirectX 11.

Muchos jugadores se alegraron cuando Khronos Group anunció que esta API de bajo nivel sería compatible con Windows 7 y 8.1 -al contrario de DirectX 12 que es exclusivo de Windows 10-, pero parece que, en definitiva, no es un soporte completo, ya que no incluye multi-GPU (tanto Crossfire como SLI), de acuerdo a una ficha filtrada de la GDC 2017.

La ficha menciona que el requisito para poder utilizar varios GPUs es tener al WDDM (Windows Display Driver Model) en modo “linked display adapter”, lo cual es solo posible en WDDM 2.0, que es exclusivo de Windows 10. Así que, a pesar de la voluntad de los desarrolladores de darle soporte a las placas y equipos de más alto nivel, Windows 10 es el que sigue limitando las opciones y encauzando el mercado hacia su propio circuito cerrado.