Luego de las ediciones especiales de Monkey Island y Grim Fandango, solo era cuestión de tiempo para que la gente de Tim Schafer en Double Fine pensara en reeditar algunos de sus otros clásicos de la época de Lucas Arts. Y de entre esos clásicos hay dos juegos que son muy queridos por los fanáticos: Full Throttle (que será el siguiente clásico en tener su propia edición remasterizada) y Day of the Tentacle.

Day of the Tentacle, también conocido como Maniac Mansion II: Day of the Tentacle, fue en su momento toda una revelación en cuanto a lo que una aventura gráfica podía ofrecer teniendo en cuenta su estructura. Y por supuesto, a unas mecánicas de juego extremadamente refinadas había que sumarle el siempre mordaz  e hilarante guión que estas aventuras gráficas supieron regalarnos en su momento. Personajes delirantes y situaciones inverosímiles se combinaban para hacer de Day of the Tentacle uno de los juegos más graciosos de la historia.

Hoy, 23 años después del lanzamiento oficial de esta clásica aventura, Double Fine nos otorga Day of the Tentacle Remastered. Una reedición y lavado de cara para un juego que de buenas a primeras parece haber sobrevivido indemne al paso del tiempo. Una aventura gráfica de cuyo diseño todavía podrían aprender muchas cosas los desarrolladores modernos.

La historia de Day of the Tentacle comienza en un día como cualquier otro en la mansión de Fred Edison. Sus mascotas, el bonachón tentáculo verde y el extremadamente malvado tentáculo purpura se cruzan con los desechos tóxicos que emana la última invención del científico loco. Tras entrar en contacto con los materiales radioactivos, purpura sufre una terrible mutación (le salen bracitos) que lo llena de energías y confianza para lograr su objetivo final: conquistar al mundo.

Con la intención de ayudar a su viejo amigo verde, Bernard y sus dos camaradas (el rockero Hoagie y la ecléctica Laverne) se dirigen a la mansión. Pero inadvertidamente nuestros héroes liberan a purpura quien se embarca en su imparable ruta de dominación mundial. La única forma de detenerlo parece ser viajar un día al pasado para evitar la mutación.

Obviamente, todo esto sale mal y nuestros protagonistas terminan separados. Hoagie acaba 200 años en el pasado, cuando la mansión estaba ocupada por los padres fundadores. Laverne termina 200 años en el futuro, en un mundo distópico dominado por tentáculos donde los humanos son apenas mascotas. Y Bernard se queda en el presente, donde deberá desesperadamente ayudar al Dr. Fred para salvar a sus amigos y detener las ambiciones de purpura.

Lo que comienza a partir de este momento es una aventura sin igual, llena de situaciones delirantes, puzles complejos y personajes entrañables. Day of the Tentacle es recordado por todo esto y con la nueva re-edición nada se ha perdido. Lo que es más, los gráficos mejorados y en alta definición ayudan a dotar a los personajes de un nuevo nivel de expresividad del que antes carecían. No es que los viejos sprites no fueran expresivos, pero los nuevos modelados, al ser mucho más definidos y claros, venden aún mejor cada una de las locas situaciones que vemos en pantalla.

Para los que no lo jugaron, me voy a guardar más detalles sobre la historia de Day of the Tentacle. Bastará decir que es una historia bien alocada. Una narrativa que toma elementos no solo de otras aventuras clásicas de Lucas Arts, sino también de la ficción de los viajes en el tiempo. Algo que estaba muy en boga allá por comienzos de los años 90.

Por supuesto, toda la genialidad narrativa de Day of the Tentacle no sería suficiente si su diseño de puzles no estuviera a la altura. Day of the Tentacle usa el viejo y querido sistema SCUMM que se hiciera tan famoso en juegos como Monkey Island, Fate of Atlantis o el propio Maniac Mansion. Cada uno de nuestros personajes podrá realizar una serie de acciones (abrir, cerrar, empujar, tirar, usar, etc.) que podrán combinarse con distintos elementos del mundo. A su vez, podremos ir recogiendo objetos que nos servirán para resolver las distintas situaciones en cada una de las líneas temporales.

[wpw_ba_viewer width=”auto” disable_intro=”false” alternate_skin=”true”]
[wpw_ba_img src=”https://www.pcmrace.com/wp-content/uploads/2016/03/Dott-2016-03-21-09-21-13-01.jpg” alt=”Dott 2016-03-21 09-21-13-01″ data_alt=”https://www.pcmrace.com/wp-content/uploads/2016/03/Dott-2016-03-21-09-21-11-75.jpg” title=””]
[/wpw_ba_viewer]

El uso de tres líneas temporales es donde Day of the Tentacle encuentra su identidad propia como juego. Mediante un simple sistema de “deliverys” (al que podremos acceder en todo momento y con facilidad gracia a la renovada interfaz de usuario) vamos a poder intercambiar objetos entre nuestros personajes. Así, será posible enviar el aburrido libro de textos de Bernard a Hoagie, lo que le permitirá dormir a un caballo para robarle la dentadura. Y el escalpelo de Laverne le será útil a Bernard para cobrar venganza con su archinemesís el payaso de hule.

La línea temporal también puede usarse de otras maneras. Por ejemplo, si Hoagie modifica algo 200 años en el pasado, esto podrá impactar en el presente de Bernard o en el futuro con Laverne. También podrán almacenarse ciertos objetos para ser recuperados en otras líneas temporales. Por ejemplo, una botella de vino guardada en una capsula de tiempo se convertirá en vinagre 400 años en el futuro.

En resumen. Day of the Tentacle es una aventura gráfica con todos los elementos clásicos de la vieja escuela de Lucas Arts, pero con su propia identidad que viene dada por el excelente uso de la mecánica de viajes temporales. Los puzles son inteligentes y están bien diseñados, y en ningún momento nos va a parecer que nos trabamos por una falta de lógica o por un problema de diseño. Y si bien el juego original sufría de algunos problemas con respecto al “pixel hunt” (es decir, que a veces era difícil ver con que objetos se podía interactuar), esta versión mejorada viene con una conveniente opción para resaltar los objetos interactivos en cada escenario.

Con respecto a lo visual, la versión Remastered de Day of the Tentacle significa una mejora muy importante con respecto al juego original. La diferencia entre los escasos sprites del clásico y los nuevos gráficos en alta definición es notable. Y el juego también hace una transición exitosa a las resoluciones de los monitores modernos. Les dejamos galerías con screenshots donde podrán apreciar la notable diferencia. De más está decir, además, que el estilo de arte usado para el juego es excelente. Nos vamos a encontrar con personajes expresivos y carismáticos en cada habitación de la mansión. Y con cada uno de ellos podremos enfrascarnos en delirantes conversaciones.

El trabajo de voces también es muy bueno. Y si bien puede sentirse algo “rústico”, esto es fácilmente explicable debido a la antigüedad del producto. Con todo dicho, es increíble ver lo bien que ha resistido el paso del tiempo el juego en todo lo que se refiere al aspecto audiovisual. La banda sonora sigue siendo un clásico instantáneo, y esa introducción seguramente le hará soltar una lágrima nostálgica a más de uno. Tal vez solo algunos elementos referenciales de humor se sienten algo agotados (como las incesantes referencias a Star Wars), pero es comprensible para un juego que ya se acerca a los 30 años de antigüedad.

Al igual que las versiones remasterizadas de Monkey Island y Grim Fandango, Day of the Tentacle Remastared también cuenta con comentarios de los desarrolladores. En estas pistas de comentarios, Tim Schafer y una buena parte del equipo original de Day of the Tentacle nos cuentan jugosos detalles sobre el juego. Por ejemplo, fue muy interesante enterarme de que en el bosquejo original de la producción iban a ser seis los personajes jugables y no tres como terminaron siendo. Los comentarios son una vez más muy bienvenidos, y son un auténtico tesoro para los viejos fans de Lucas Arts.

[wpw_ba_viewer width=”auto” disable_intro=”false” alternate_skin=”true”]
[wpw_ba_img src=”https://www.pcmrace.com/wp-content/uploads/2016/03/Dott-2016-03-20-23-55-25-74.jpg” alt=”Dott 2016-03-21 09-21-13-01″ data_alt=”https://www.pcmrace.com/wp-content/uploads/2016/03/Dott-2016-03-20-23-55-24-91.jpg” title=””]
[/wpw_ba_viewer]

Otro aspecto donde el juego ha sido enormemente mejorado es en su interfaz de usuario. Day of the Tentacle usaba el viejo sistema de acciones y menús que podíamos encontrar en los primeros Monkey Islands o en el propio Maniac Mansion. Para esta reedición, la gente de Double Fine ha adaptado el sistema al más intuitivo y moderno sistema de rueda radial de acciones, usado a partir de The Curse of Monkey Island y Full Throttle. Si bien la funcionalidad es la misma, este último sistema resulta mucho más cómodo para el usuario a la hora de interactuar con los distintos objetos (y además limita las opciones de interacción solo a las interacciones posibles, como para no perder el tiempo probando cosas que no sirven).

En definitiva. Estamos ante un nuevo clásico que se suma a los tiempos que corren. Estas son las remasterizaciones que valen la pena. Aquellas que nos permiten disfrutar algunos de los mejores juegos de la historia en hardware moderno y con prestaciones acordes a los tiempos que corren. Day of the Tentacle Remastered gana mucho en cuanto a fidelidad audiovisual, pero no pierde ni un ápice de aquello que hizo de esta aventura un clásico instantáneo. Un juego absolutamente recomendado para cualquier aficionado al género.

Este review fue realizado con una copia comercial propocionada por Double Fine Games.

Day of the Tentacle Remastered – Review
Historia100%
Gameplay95%
Gráficos90%
Música y sonidos90%
Lo bueno:
  • Es Day of the Tentacle
  • Excelentes mejoras a la interfaz de usuario
  • Excelentes mejoras a la interfaz de usuario
Lo malo:
  • El trabajo de voces sufre un poco por su antigüedad
95%Nota Final
Puntuación de los lectores: (3 Votes)
95%

Dejar una respuesta