Rodeado de sagas anuales, ideas repetitivas y sobre-explotadas, nos llega por fin -tras un sólido y bien llevado Kickstarter-, la tan esperada obra de Toby Fox, que lleva por nombre Undertale.

Seguramente, lo primero que pensaremos al ver este título son sus gráficos, de esa calidad llegando casi ya a 2016. Pero debajo de esos pixeles tan coloridos se encuentra un videojuego único, una aventura totalmente incomprensible, algo a lo que no estábamos acostumbrados, que nos encaminará por uno de los viajes más fascinantes jamás hechos, donde jugará con nuestra realidad, sentimientos, esperanzas, tristezas y rabia por igual, creando dudas y confusión en todo el camino.

Resulta complicado describir exactamente qué es Undertale, o qué es aquello que lo hace resaltar del resto de videojuegos, no necesariamente porque sea un juego complejo –cosa que no lo es- sino por temor a expresar o detallar demás ciertos elementos y situaciones que lo hacen único en su especie, un título fuera de lo común que rompe todo tipo de molde conocido. Es por ello que solo hare hincapié en sus puntos iniciales sobre los que se afirma el comienzo de nuestra épica aventura, y nuestro desempeño jugable. Una enorme montaña con un enigmático agujero anexado, un frágil y muy curioso niño junto a un centenar de criaturas, habitando un tenebroso mundo, serán los elementos con los cuales desarrollaremos la trama. Durante nuestros primeros minutos, puede que la narrativa resulte algo extraña o muy irregular, pero con el paso del tiempo y durante el transcurso de nuestro recorrido, notaremos como eso va cambiando para dar lugar a una historia mucho más profunda, llena de sentimientos y emociones, dotada de grandes personajes que nos resultarán extrañamente carismáticos y llenos de vida, quienes generarán situaciones de lo más peculiares.

En su apartado jugable, Undertale nos presenta una aventura de exploración con cierta dosis de RPG, pero no como uno conoce al género. Toby Fox decidió agregarle a esa fórmula un llamativo y singular sistema de combate, ejecutado mediante un particular grupo de opciones con las que podremos darle cara a las incesantes criaturas que nos encontraremos por nuestro recorrido. Pero al mismo tiempo no todo será solamente atacar, también tenemos una defensiva bastante innovadora -por llamarla de alguna manera- pero lamentablemente, por temor a revelar elementos clave de experiencia, no se puede entrar en grandes detalles sobre esto.

Durante los primeros minutos notaremos que Undertale tiene un gran parecido a Earthbound, título del cual toma prestado ciertos elementos, pero que aun así, mantiene su originalidad y muy claras sus ideas. Pretende sorprendernos y es algo que logra constantemente. En cada paso que realizamos nos aguarda una experiencia digna de recordar, cada enfrentamiento será distinto al anterior, cada personaje que llegue a nuestro camino supondrá un reto y una experiencia muy diferente a lo que estábamos acostumbrados en este tipo de títulos y género. Es por ello que es inevitable no sentir que Undertale es una de esas genialidades que llegan una vez cada tantos años, cuando un desarrollador decide seguir su propio camino y mantener sus ideas frescas, sin dejarse impulsar por elementos externos. Adentrándonos en su jugabilidad, nuestro pequeño personaje contará con los movimientos básicos –caminar, tomar objetos, entablar conversaciones y comprar ítems- a los que se les sumará un pequeño inventario, donde podremos almacenar nuestras provisiones y elementos de interés. En lo que a exploración respecta, estaremos rodeados de grandes escenarios en los cuales desenvolvernos, desde pequeños sitios donde descansar, con minúsculos alijos donde guardar nuestros ítems, hasta fervientes zonas laberínticas dotadas de criaturas y peligros.

Pero junto a ellas también tendremos zonas de bonificaciones o interesantes secretos, donde habrá elementos que podrán sernos de gran utilidad en nuestro viaje por aquel tétrico universo. Aunque no todo será correr y seguir un tramo lineal, Undertale nos dejará vagar a nuestra disposición, recorriendo múltiples lugares. Algunos serán tranquilos y rápidos de investigar pero en otras zonas deberemos resolver enigmáticos puzzles para lograr avanzar –los cuales no serán muy complicados-. Pero eso no es todo, ya que a cada zona del mapa deberemos sumarle los tan carismáticos y excéntricos personajes que abastecen de vida a este absurdo mundo, y nos presentaran situaciones de lo más extrañas y bizarras. Ahí es donde yace la genialidad de Undertale: Su sorpresiva forma de hacernos avanzar y mantenernos rodeados de momentos inexplicables.

En su apartado audiovisual, Undertale hace uso de un arte discreto, y tal vez, este sea su único punto reprochable. Sus gráficos pixeleados, haciendo uso de unas fuertes tonalidades, no desentonan en ningún momento y van de la mano con la aventura que pretende entregarnos, pero como los tiempos corren y ciertamente ya no estamos en los 90s, muchos usuarios considerarán que su visual se encuentra algo desfasada. Pese a ello, Undertale es un juego bastante sólido en la mayoría de sus apartados –a excepción de este-, demostrando claramente que no es necesario contar con un foto realismo para mantener expectantes a los jugadores, sino más bien un puñado de buenas ideas sincronizadas y llevadas a cabo de la forma más eficaz posible. Si bien su apartado grafico luce muy discreto y no pretende revolucionar el género, su apartado sonoro es simplemente sublime, presentando una banda de sonido que se mezcla a la perfección con cada situación en la que nos encontramos, desde las rítmicas melodías durante los combates hasta los compases más lentos y relajantes en determinadas situaciones.

Es difícil encontrarle fallos a un videojuego que desborda cariño y pasión en cada uno de sus apartados, desde un sistema de combate extremadamente intrépido, donde la experiencia y subir de nivel tendrán un significado totalmente distinto a lo que estamos acostumbrados, junto a grandes personajes que tendrán sus pro y sus contras, pero aun así nos resultarán atractivos, tanto ellos como las situaciones y momentos que irán generando en nuestra aventura, llegando finalmente a una narración que en más de una ocasión nos dejará sin palabras, y que constantemente nos hará dudar de lo que sucede a nuestro alrededor. Pese a no ser un título relativamente difícil, en algunas situaciones nos encontraremos con ciertas complejidades que podrán retrasar nuestro paso, pero durante las 12 a 15 horas que pueda llegar a durarnos, nos adentraremos en un mundo mágico, una experiencia fuera de lo común, en la que la determinación será nuestra fiel compañera.

Este análisis fue realizado con una copia comercial proporcionada por el desarrollador Toby Fox.

Undertale - Review
Historia100%
Gameplay100%
Gráficos60%
Música y sonidos100%
Lo bueno:
  • Una narración muy bien cuidada.
  • Un mundo repleto de los más extravagantes personajes.
  • Su sistema de combate, nos llevara por asombrosas situaciones y caminos.
Lo malo:
  • Gráficamente puede resultar no muy llamativo para cierta audiencia.
100%Nota Final
Puntuación de los lectores: (15 Votes)
80%

Sobre El Autor

Análisis y redacción.

Concepción, Tucuman, Argentina

Dejar una respuesta