No es novedad que CEOs de empresas como EA y otros developers traten de seducir al gamer inexperto con frases que -ridiculamente- afirman la superioridad de las mismas por sobre las PCs de gama alta, o inclusive media.

Muchos gamers y los mismos desarrolladores saben que la mentira de consolas de nueva generación es, en muchos casos, imposible de enmascarar. Pero cuando uno de los encargados de trabajar en los juegos que serán publicados para dichos sistemas, cuenta lo que pasa en el lado del hardware, la cosa se pone más concreta.

Durante la SIGGRAPH de este año, Nicolas Schulz y Theodor Mader admitieron que las PC de alta gama ya eran muy superiores al hardware de Xbox One y Playstation 4, en el momento de su lanzamiento. No es sorpresa para nadie, pero que gente encargada de trabajar con el motor gráfico más avanzado de la industria lo diga a viva voz, no es para dejar pasar.

Estos ingenieros de Crytek también han explicado que Crysis 3, en configuraciones «Ultra«, sigue siendo un juego impresionante de ver, y que agregarle más (efectos, mayor resolución, etc) no sería una opción en hardware más débil. Eso también explica por qué Ryse corre a 900p y 30FPS en una consola recién lanzada como Xbox One. Además agregaron que no había manera de utilizar sistemas de anti-aliasing avanzados como MSAA, debido en gran parte, al pequeño tamaño es la ESRAM.

En un orden similar de noticias, Crytek también reveló que en las escenas cinemáticas pre-grabadas de Ryse se utilizó SSAA, y que esta demandante técnica de anti-aliasing estará presente en la versión de PC.