Si bien la realidad virtual cada vez está más cerca de convertirse en un accesorio adicional casi obligatorio para nuestra plataforma, los números indican que aún queda mucho por recorrer, más allá de ya estar lejos del supuesto fracaso que la mayoría de los gamers creen que es.

La tecnología ya se encuentra en nuestras manos y cada vez se dan pasos más importantes hacia avances impensados hace un par de años, pero como en cualquier plataforma que se digne de ser relevante, lo más importante no son las herramientas, sino el software para lo que la vamos a utilizar. Por eso es muy importante que los grandes nombres tengan propuestas de su firma para atraer a más y más jugadores.

En este caso nos toca ser testigos de nada menos que de un nuevo trabajo de Justin Roiland, creador de la excepcional y aclamada serie Rick & Morty, que traslada todo su particular estilo e ingenio a un mundo exclusivo de los videojuegos, bajo el nombre de Trover Saves the Universe.

Al igual que en Rick & Morty, Trover ha sido producido prácticamente en su totalidad por el creador, desde el desarrollo del universo y los personajes, hasta al ponerle voz a cada uno de ellos mediante su característica actuación libre de memorizaciones de diálogos o recorte de errores en las tomas. Esta particularidad le da un condimento extra extremadamente importante a la aventura, ya que al igual que en la exitosa serie animada, el videojuego se convierte en una irreverente sátira llena de seres que apenas pueden decir oraciones enteras sin titubear o entrar en una irritante desesperación.

Trover Saves The Universe se aferra a la trillada trama del monomito – o el viaje del héroe – donde en circunstancias poco claras, Trover nos elige para salvar al universo de una especie de dios que ha llegado a este planeta para destruirlo en su totalidad utilizando a nuestros dos perros (incrustados en las cuencas de sus ojos) para maximizar su poder.

Trover, por su parte, también lleva incrustados a otros seres en sus ojos, que para su caso son “bebés de poder”, que son literalmente bebés que encontraremos alrededor del mundo para subir de nivel y desbloquear nuevas habilidades en ciertos puntos específicos.

El juego quizá no es el mayor exponente de lo que se puede hacer con la realidad virtual, pero si ofrece una experiencia completa y muy bien lograda para poder pasar una media decena de horas agradables frente a esta completa puesta en escena de coloridos personajes e ingeniosas intervenciones que rompen la cuarta pared para ubicarnos en incómodos pero divertidos lugares.

En primer lugar, el juego no es totalmente propio de la VR porque también se puede jugar en pantallas normales como cualquier otro juego. Se trata de un hack n slash plataformero que alterna entre instancias de combate, de puzzle, y divertidas escenas cinemáticas. Debido a que se trata de un híbrido que se experimenta en primera persona, la forma que tenemos de trasladarnos y cambiar de perspectiva está apuntada específicamente a experimentarse mediante cascos de realidad virtual, por lo que iremos moviéndonos a través de puntos fijos, y cambiando de perspectiva subiendo a través de varios niveles de cámara.

Luego de un vertiginoso comienzo, el gameplay a su vez también se quiebra en dos partes. Por un lado mantenemos el hack n slash controlando a Trover y su espada, pero también haremos nuestra parte desde nuestro sillón levitante, con la posibilidad de observar más allá del campo visual del héroe (lo que nos permitirá encontrar muchos objetos secretos que no se ven a simple vista), y controlando las físicas de ciertos elementos del mapa para acomodar puzzles y seguir adelante.

El resultado es bastante original y divertido, y acompaña de muy buena manera a la excelente narrativa de este famoso creativo que parece nunca encontrar un límite para sus ocurrencias. Al jugarlo con headset VR también lo expandiremos por este lado, ya que Trover y otros personajes nos hablarán directamente a nosotros, esperando nuestra reacción, que va desde asentir o negar con el movimiento de la cabeza, y llegando también a escupirnos o vomitarnos en el rostro, provocando nuestros más inesperados movimientos defensivos por reflejo. El humor escatológico era inevitable, pero también es algo que domina con maestría.

Trover Saves The Universe nos lleva en un vertiginoso viaje a través de sus mundos (porque viajamos en una máquina que nos lleva a diferentes planetas en búsqueda de la salvación) y siempre tiene un nuevo as bajo la manga para sorprendernos con alguna nueva broma o una ruptura de paradigmas inesperada, provocando automáticamente una sonrisa.

El estilo visual de Roiland es ideal para este tipo de aventuras, particularmente porque nos lleva directamente al humor de Rick & Morty, pero también por la brillante ejecución de las animaciones y la practicidad que proponen para el modelado en 3D de cada uno de los personajes y objetos. El juego se ve realmente bien tanto en pantallas como en cascos VR, principalmente porque cada elemento cuenta con una sustancial cantidad de polígonos, lo que ofrece superficies suaves por donde se lo mire.

Por otro lado, también es un plus extra por sobre cualquier otra propuesta el nivel de producción que hay en las voces y los sonidos de este viaje. Todos los diálogos son interesantes y sorpresivamente muy bien actuados, correspondiendo a cada diseño de personaje como uno lo espera, y acompañando con melodías contextuales en cada uno de sus diferentes momentos.

Trover Saves the Universe no es una aventura espectacular ni una genialidad de gameplay de la mente de Hideo Kojima, pero recompensa cada uno de nuestros centavos con excelente calidad, ingenio, diversión y originalidad, algo que no se encuentra todos los días. Quizá lo más reprochable sean las repeticiones que se sufren de tanto en tanto y su naturaleza híbrida, que no lo termina de vender como un juego VR pero que definitivamente presenta un diferencial digno de experimentar.

En cualquier caso, no hay demasiados juegos como este, que sepan conjugar gameplay, estilo visual y narrativa de una forma armoniosa y atractiva, resultando en prácticamente un producto imperdible para los amantes del humor y de las nuevas experiencias, sobre todo por su bajo costo. Sin lugar a dudas, tener a Justin Roiland merodeando en nuestra industria es algo que no podemos tomar a la ligera, ya que de alguna forma también sienta un precedente para otros grandes autores del humor que siempre buscan elevar la vara, como los legendarios Tim Schafer y Ron Gilbert. A esperar más de estas grandes propuestas que son un verdadero bálsamo ante tantos tiros y espadazos.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Squanch Games, Inc.

[VR] Trover Saves the Universe - Review
Historia80%
Gameplay75%
Gráficos80%
Música y Sonidos90%
Lo bueno:
  • Una buena conjugación de géneros en una sola aventura
  • La genialidad y originalidad de Justin Roiland
  • Buena ejecución general
Lo malo:
  • Un tanto repetitivo por momentos
  • Su naturaleza híbrida limita un poco las posibilidades VR
81%Nota Final
Puntaje De Lectores: (1 Voto)
75%