El tercer capítulo de la saga episódica que compone este nuevo Hitman de IO Interactive encuentra al Agente 47 en tierras africanas. Más puntualmente, nuestro asesino favorito aparece de incognito en la ciudad marroquí de Marrakech. Su misión: asesinar a dos nuevos blancos. En primer lugar está Claus Hugo Strandberg, un banquero sueco que ha sido encontrado culpable de ciertas irregularidades monetarias. Strandberg se refugia en la embajada sueca en la ciudad. Al tiempo que, fuera del edificio, cientos de personas se manifiestan pidiendo la cabeza del ladrón de guante blanco.

El segundo blanco de 47 es el General Reza Zaydan, un militar que quiere aprovechar la situación para efectuar un golpe de estado y de paso lanzar las culpas contra grupos extremistas de izquierda. A lo largo de la misión 47 podrá descubrir vínculos secretos entre Zaydan y Strandberg que darán lugar a distintas opciones la hora de llevar a cabo las ejecuciones.

El mapa de Marrakech es, hasta ahora, el más poblado de este nuevo Hitman. La zona de la embajada ya cuenta con cientos de NPC entre los manifestantes, el personal de la embajada y las fuerzas de seguridad. Pero el elemento que más destaca en el mapa es la zona del bazar. Se trata de un escenario poblado por cientos y cientos de NPCs: vendedores, turistas, mendigos… y para el que sepa dónde mirar oportunidades para acercarnos a cualquiera de nuestros blancos.

El mapa se completa con una escuela abandonada que hace las veces de base de operaciones para Zaydan y un conjunto de callejuelas con mercados, depósitos y algunas azoteas. El mapa es interesante, y está lleno de vida. Pero creo que en algunos aspectos representa un paso atrás con respecto a los mapas anteriores. En primer lugar no me parece que se trate de un mapa tan innovador y vibrante como el excelente nivel en Sapienza. Y además el mapa reitera algunos mecanismos y trucos de los dos capítulos anteriores, por lo que peca de cierta falta de originalidad.

Además, y esto es una crítica que ya podríamos ir extendiendo a todo el juego, el mapa de Marrakech se destapa con un número de oportunidades perdidas. En lo particular no termina de convencerme el modo en el que funcionan las multitudes en este nuevo juego. Lejos de ser lugares donde esconderse a simple vista, las multitudes solamente funcionan para limitar y reducir nuestras opciones tácticas. No importa que tengamos cien personas entre nosotros y nuestro perseguidor, este nunca nos perderá el rastro hasta que nos escondamos o efectivamente logremos romper la línea visual mediante el uso de estructuras. Además, al estar en multitudes es imposible realizar acciones sospechosas sin llamar la atención de los metiches transeúntes. ¿Qué le importa a la mujer de la tienda de alfombras si desenchufo el ventilador del barman del local adyacente para entrar a su puesto y conseguir un pase de invitado? ¡Señora por favor! ¡NO SE META!

Estas debilidades, que se repiten de capítulos anteriores, ya parecen ser un elemento fijo en esta nueva entrega de Hitman. Pero por suerte Marrakech también repite las muchas virtudes de este nuevo título. Las opciones de asesinato siguen siendo variadas y muy entretenidas, y la estructura de mapa es interesante y está bien planteada. Preocupa un poco el hecho de que ya se repiten algunos mecanismos de asesinato de episodios anteriores. Pero por suerte la variedad de opciones a la hora de finiquitar a nuestros blancos es tan grande y las opciones de aproximación son tan amplias, que la repetición de algunos mecanismos es una pequeña mancha que podemos dejar pasar.

Visualmente, el episodio de Marrakech es sin lugar a dudas el más impresionante hasta ahora. La ciudad no será tan pintoresca como la villa en Sapienza, pero la ingente cantidad de NPCs que la gente de IO Interactive ha puesto en pantalla es algo que no podemos dejar de admirar. Eso sí, las escenas más pobladas supondrán un desafío hasta para la más poderosa de las GPUs si queremos subir todos los detalles al máximo. En otros aspectos, se agradece la variedad visual presente en el mapa.

Los pulcros y modernos salones de la embajada sueca suponen un contraste muy fuerte con la escuela abandonada de Zaydan, lo que además conlleva distintas estrategias de aproximación a cada estructura (no vamos a encontrar ventanas rotas o huecos en las paredes en la embajada).

En el aspecto sonoro, y a riesgo de sonar reiterativo, una vez más es necesario señalar el pésimo trabajo de voces aplicado por la gente de IO. No es que las voces estén mal, el problema es que no puede ser que estoy en una embajada sueca, en suelo marroquí y un guardia de seguridad me saluda con un “Howdy Cowboy”. No voy a entender jamás porque no se esforzaron al menos por imitar acentos en lugar de transformar a todos los personajes en norteamericanos. Al menos el dueño de la tienda de lámparas nos saludará con un “Salam Alekium” en perfecto acento tejano.

Con respecto a la historia, una vez más la misma solo avanza mediante una breve escena animada al final de la misión. Al menos en este caso el video sirve para atar algunos cabos con respecto a las misiones en París, Sapienza y Marrakech, al tiempo que posiblemente le pone un nombre a la organización antagonista en este nuevo título.

En conclusión, el episodio 3 de Hitman supone un leve retroceso con respecto a la entrega anterior, pero el juego sigue siendo entretenido, competente y rejugable. Más aún si tenemos en cuenta la aparición de blancos elusivos entre capitulo y capitulo que permiten darle nueva vida a los niveles ya utilizados y alargar la vida útil del juego. IO Interactive está haciendo un gran trabajo con su nuevo título. Pero es una lástima que algunos elementos negativos no sean corregidos entre un episodio y otro.

Este review fue realizado con una copia comercial propocionada por Square Enix/IO Interactive.

HITMAN Episodio 3: Marrakech - Review
Historia70%
Gameplay85%
Gráficos90%
Música y sonidos75%
Lo bueno:
  • Gran cantidad de opciones de asesinato.
  • Excelente ambientación
  • Alta rejugabilidad
Lo malo:
  • Se repiten algunas mecánicas de los episodios anteriores
  • El sistema de multitudes no explota todo su potencial
  • Pésima actuación de voces
78%Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0%