Considerando el gran esfuerzo que ha puesto Aorus en convertirse en una de las marcas más importantes del mercado entusiasta, era de esperarse que expanda todo el éxito de sus placa madre y sus placas de video hacia el mundo de los periféricos, y como no podía ser de otra manera, lo está haciendo a paso lento, pero seguro.

Actualmente, el catálogo solo cuenta con algunos ejemplares de teclados, un headset, una silla gamer de altísimas prestaciones, y algunos ratones, de los cuales hoy nos toca analizar uno de sus dos tope de gama: el despampanante M5.

El packaging es definitivamente minúsculo, sin sobrepasar las dimensiones generales del modelo en cuestión, y con claras intenciones ecológicas. El cartón del exterior lleva impresiones fuertes y claras sobre el modelo, con la correspondiente foto y los detalles técnicos de lo que lleva dentro. El contenedor interno también es de carto con alma corrugada, para amortiguar golpes sin problemas, y sostiene tanto al ratón como a su manual, un set de pesas para ajustarlo, y el set de pads de teflón extra.

Al salir de su contenedor, el M5 se nota robusto y bastante grande, no muy recomendable para manos pequeñas. Es un ratón de estética agresiva pero de formas suaves, que está muy en linea con lo que se puede ver en las placas de video y los shrouds de las placas madre de la marca. Está construido en plástico de alta resistencia sobre un alma de aluminio cepillado -que se puede ver en la zona de la rueda de scroll- y ofrece textura engomada en las zonas más importantes de grip y los botones principales.

  • Sensor óptico: Pixart 3389
  • Sensibilidad: de 50 a 16000 dpi
  • Tasa de refresco: 125 / 150 / 1000 Hz
  • Hasta 400 IPS
  • Aceleración máxima 50 G
  • Botón de cambio de DPI
  • Duración del botón: 50 millones de pulsaciones
  • Dimensiones: 128 x 72 x 43 mm
  • Peso: 118 gramos a 130,5 gramos
  • Longitud del cable: 1.8 metros

Aun sin ser enchufado se pueden notar claramente sus zonas de retroiluminación RGB, determinadas por un plástico translúcido blanco en los laterales, el fondo de la rueda de scroll, y el logo de Aorus en la zona del apoyo de la palma. Y en este aspecto es donde comienza el mayor espectaculo de este mouse.

En PC Master Race Latinoamérica hemos probado una considerable cantidad de ratones de alta gama con capacidades de retroiluminación RGB, en su mayoría basados en LEDs direccionables de alta calidad, y definitivamente podemos asegurar que no existe mouse en el mercado que brille de la manera en que lo hace el Aorus M5. Quizá sea por la forma en que ha sido diseñada la tapa superior, para ubicar a los LEDs de la mejor forma posible, o en cómo ha sido desarrollado el material translúcido para esparcir el color de la mejor manera, sin disiparlo en cortas distancias, pero es realmente inexplicable la experiencia de tener un Aorus M5 a simple vista.

El colorido se configura mediante la herramienta RGB Fusion, que también ha sido integrada al software Aorus Engine, para no tener que hacer varias instalaciones por separado, y permite determinar efectos y color en más de dos decena de zonas, contabilizando unas diez por cada línea lateral, y sumando dos paralelas en la rueda de scroll, más una para el logo de la marca, que se ilumina de forma absoluta, sin zonas oscuras aparentes.

En cuanto a rendimiento, primero hay que hacer una mención especial al excelente sistema de balanceo que ha diseñado Aorus para este modelo, incorporando una cuna de 4 slots para poder cambiar el peso lateral o transversal en el ratón, gracias a un cuadrado totalmente simétrico en donde se incorporan las pesas. Esto permite ajustes al más mínimo detalle, ideales para los meticulosos competidores que buscan optimizar su rendimiento al máximo.

En su interior se encuentra una de las recetas más efectivas a la hora de ofrecer grandes resultados y excelente durabilidad, contando con un sensor optico Pixart 3389 de 16,000 DPI, y switches Omron en todos los botones. Como no podía ser de otra manera, para manejar un menú tan complejo cuenta con un procesador ARM 32-bit acompañado de una memoria que alberga la información de la configuración, tanto de Aorus Engine como de RGB Fusion, para poder salir a competir a otras computadoras sin necesidad de instalar el software.

Los 7 botones del ratón son absolutamente programables, con la posibilidad también de incorporar macros a cada uno de ellos. Por default, los dos centrales, que se encuentran detrás de la excelente rueda de scroll, también alternan entre los cuatro perfiles de DPI, los cuales se pueden ajustar en el software junto a la calibración de elevación de sensor y el poll rate que de fabrica viene determinado en 1000 Hz.

Pero además de todos los logros técnicos, que por supuesto hacen su parte para conformar la experiencia, tener el Aorus M5 en la mano es un espectáculo aparte. Su diseño ergonómico es extremadamente cómodo, a pesar de su tamaño por encima de lo mediano, ofreciendo adaptabilidad inmediata, aún luego de haber utilizado por mucho tiempo algún ratón de poca monta. Lo mismo sucede al explorar los presets de DPI que vienen configurados de fábrica, los cuales permiten adaptar rápidamente el rendimiento a diferentes situaciones, sin siquiera necesitar de instalar el software para comenzar a disfrutarlo de igual manera que al sumergirse en sus pormenores.

Quizá lo más reprochable es que, a pesar de su elevado precio -correspondiente a la gama a la que pertenece- se apega demasiado al plan y no ofrece ningún diferencial sustancial, como para recompensar la apuesta del usuario, respaldándose solo en la estética y el fanatismo de algunos por la marca. No existe la posibilidad de extraer el cable USB para una mejor portabilidad, evitando las roturas típicas del enrollado, como tampoco hay manera alguna de ajustar sus formas como suele ofrecerse en estos periféricos de gran nivel. Igualmente, estas son unas diferencias conceptuales, ya que tampoco cuenta con un par de decenas de botones como suele usarse en los ratones apuntados al RPG, porque en realidad este es un arma de combate armado y en primera persona.

Dejando en claro todos estos detalles que diferencian al M5 de la competencia, si hay que recalcar que este ratón es realmente excepcional, poniendo al frente el espíritu de gran fabricación y calidad que caracteriza a Aorus, con una estética inigualable y sin lugar a dudas, con el mejor RGB del mercado. Presentadas todas las señas particulares de este ejemplar, no quedan dudas de a quién está apuntado y de qué forma cumple con todas sus promesas, siendo uno de los más grandes que hemos probado en el año.

Este review fue realizado con un sample de prensa proporcionado por Gigabyte Argentina. Ante cualquier consulta, pueden leer más detalles sobre los términos de garantía en www.garantiagigabyte.com.ar, o contactase a través de los medios mencionados en este enlace.

Mouse Aorus M5 - Review
Diseño90%
Construcción100%
Prestaciones85%
Software90%
Lo bueno:
  • Espectacular diseño
  • La mejor implementación de retroiluminación del mercado
  • Excelente rendimiento
Lo malo:
  • Carente de algunas características de alta gama
  • Modesto packaging
92%Nota Final
Puntaje De Lectores: (5 Votos)
96%