La marca Aorus -subsidiaria de Gigabyte- expande su alcance como línea alternativa mid a high-end de su empresa madre con el lanzamiento de motherboards para procesadores Intel de séptima y octava generación, y Ryzen de AMD, junto a una completa línea de placas GTX tope de gama de Nvidia y algunas RX580 de Radeon.

En esta ocasión nos toca analizar la motherboard Gigabyte Aorus AX370X-Gaming K7 para procesadores Ryzen, una tope de gama para el chipset X370 con todos los chiches, que va desde LEDs RGB a través de varios sectores del PCB, para sacarle provecho al programa RGB Fusion de Gigabyte; dos procesadores de sonido ALC 1220  con un par de slots USB DAC-UP específicos; USB 3.1 con slots Type-C y Type-A; todos los slots PCI-E que hacen falta; y hasta modulo Ethernet Killer E2500 Gaming que ya se considera un estándar de alta calidad en este tipo de placas.

Sin duda, por su relación entre precio y prestaciones, apunta no solo a ser la nueva motherboard referente para todos los jugadores que se inclinan por el lado de AMD, sino que además se presenta como una fuerte competidora de la aclamada Crosshair VI de Asus.

Chipsets AMD AM4 para Desktop
Categoría Entusiasta Estándar                        Esencial
Chipset X370 X300 B350 A320 A300
Factor de Forma Cualquiera Pequeño Cualquiera Cualquiera Cualquiera
CPU PCI-E 3.0 Config Support 1×16 o 2×8 1×16 o 2×8 1×16 1×16 1×16
Soporte para Memorias (Canales/DIMMs Por Canal) DDR4 2667MHz (2/2) DDR4 2667MHz (2/2) DDR4 2667MHz (2/2) DDR4 2667MHz (2/2) DDR4 2667MHz (2/2)
Soporte para Overclock de CPU Si Si Si Si Si
RAID Support 0/1/10 Si Solo 0/1 Si Si Solo 0/1
Maximó de Líneas PCI-E del Chipset 8 Líneas PCI-E 2.0 4 Líneas PCI-E 3.0 6 Líneas PCI-E 2.0 4 Líneas PCI-E 2.0 4 Líneas PCI-E 3.0
Soporte para NVMe x2 x2 x2 x2 x2
Soporte para USB (2.0/3.0/3.1 Gen2) 6/6/2 0/4/0 6/2/2 6/2/1 0/4/0
Puertos SATA-III (6Gbps) 6 2 4 4 2
Sata Express 2 1 2 2 1

Estéticamente, Aorus le ha dejado todo el trabajo de atractivo visual a los LEDs, presentando una placa con unas tonalidades oscuras, que se aleja muy poco del negro en las coberturas y el disipador del chipset de gris oscuro, sin llamar demasiado la atención cuando el sistema está apagado, pero igualmente de gran nivel estético y refinado.

Los slots del PCI como los de las memorias, son del tipo Armor, aunque de versiones mejoradas que contemplan el peso de las placas de video más potentes y las memorias DDR4 de alto rendimiento que suelen incorporar pesados disipadores, lo que implica una cobertura de acero inoxidable que refuerza también para evitar roturas por accidentes muy comunes al hacer benchmarks de distintos modelos, donde se suelen sacar y poner elementos muy frecuentemente.

Al tratarse del ejemplar más completo de la familia de motherboards X370, esta placa cuenta con el correspondiente reloj de código de debug, que si bien parece ser un requisito mínimo para las motherboards de este nivel, sus pares de menor calibre lo reemplazan por unos LEDs en el  PCB para poder identificar las diferentes indicaciones. En este caso además incorpora un set de LEDs específicos para cada elemento principal de funcionamiento (CPU, HDD, VGA, DDR). También, en el sector de las memorias, se encuentra un set de botones rápidos para el encendido y apagado del sistema, uno que carga el perfil de overclock más optimizado de la BIOS, y dos para reinicio y limpieza de CMOS, que en muchos otros modelos se pueden encontrar en el panel I/O.

La iluminación RGB de esta placa está distribuida de forma elegante, de manera completa en las zonas de las memorias, el panel I/O y todo el módulo de sonido, y tan solo en algunos puntos en las zonas de los PCI-E y los capacitores principales. Todo es perfectamente configurable mediante el software RGB Fusion, que permite determinar dos zonas diferentes, elegir entre 16,8 millones de colores y elegir entre 7 diferentes motivos de iluminación. Como si esta decoración no alcanzara, la placa también cuenta con puertos de expansión RGB y RGBW para agregar más tiras de LEDs.

En cuanto a las capacidades de expansión cuenta con 8 slots SATA3 de 6Gbps, 2 slots SATA Express de 10Gbps, y conectores M.2 Socket 3, y U.2, aunque solo se puede usar uno de esos por vez.

A pesar de contar con tres slots PCIe de x16 (funcionando con diferentes multiplicadores) el distanciado entre ellos es ideal para solo dos placas de video, ya que, aunque el tercero pueda utilizarse sin problemas, la menor distancia lo hace ideal más para un SSD que para más potencia gráfica. No obstante, la AX370X-Gaming K7 soporta Quad-GPU SLI y un 2-Way Nvidia SLI, común entre placas de Nvidia, mientras que, por parte de AMD, cuenta con soporte para Quad-GPU CrossFire y 3-Way AMD CrossFire.  Entre ellos también se intercalan tres slots para PCI-E x1 que pueden ser aprovechados por otros diferentes tipos de expansiones.

Una de las prestaciones más destacable es el módulo LAN potenciado por el chip Rivet Networks Killer E2500, cuyo rendimiento es indiscutible, mejorando la latencia en cualquier tipo de conexiones. Además, viene con un programa llamado “Killer Control Center” que mejora aún más el rendimiento del módulo de LAN, permitiéndonos ajustar prioridades como a que aplicación darle más importancia, ver el ancho de banda consumido, e incluso reconoce páginas web a las que podemos ofrecerles prioridad. Y como si fuera poco, también trae un Intel GbE LAN chip.

Otra de las características el mencionado par de chips ALC 1220 de Realtek, que proponen una construcción apuntada a filtrar cualquier tipo de ruido de chasis en las diferentes salidas de audio con las que se puede llegar a contar.

Además de ofrecer soporte para el potente software Sound Blaster X-Fi MB5, estos chips detectan la impedancia de los parlantes que se le conecten para entregar el sonido más cristalino posible. Por otro lado, el mencionado par de USB DAC-UP 2 son una versión específica para audio que mantienen el voltaje a mayor distancia de cableado, y presentan una aislación particular para evitar todo tipo de ruidos, hasta los imperceptibles, porque no pertenecen al mismo sistema de alimentación que el resto de los puertos con voltaje de los paneles.

Como no podía ser de otra manera, esta placa está construida con los componentes más modernos y de mejor nivel que se pueden encontrar en el mercado, presentando tecnologías como resistencias anti-sulfato, capacitores exclusivos para la parte del audio, y capacitores de estado sólido de alto nivel para la rectificación principal, con tecnología Durable Black, que prometen una duración de 10,000 horas de trabajo, aún en las mayores exigencias de CPU, duplicando la durabilidad de cualquier otro tipo de capacitores.

El PCB es realmente resistente, con un gran espesor y lleno de refuerzos en todos los sectores sensibles al peso de los dispositivos que se incorporen. En algunos casos, particularmente en los PCI-E, se han agregado unos nervios metálicos que sostienen a todo el slot de lado a lado, con una soldadura igual a la de cada terminal, para repartir la fuerza de palanca y así evitar roturas a largo plazo.

Si comparamos este mother con su hermana menor, la GA-AX370-Gaming K5, podemos observar varias diferencias como el soporte de la velocidad de la memoria RAM (la K7 soporta hasta 3600Mhz, mientras que en el K5 es hasta 3200Mhz). Si bien los procesadores Ryzen actuales solo soportan hasta 3200Mhz, tener una motherboard pensando a futuro no está de más. También cabe destacar la función de overclock por BCLK de la K7, aunque esto último solo aplica overclockers experimentados.

Otra diferencia substancial entre ambas motherboards, es que la K5 carece de uno de los chips ALC 1220 y el software Sound Blaster X-Fi MB5. Como ultima diferencia relevante, es que la K5 no presenta el módulo LAN Rivet Networks Killer E2500. Fuera de esas tres diferencias, las otras prestaciones son menores, pero sin duda útiles para cierto tipo de usuarios. Entre ellas, encontramos botones de power y reset, una zona RGB adicional (debajo de la palabra Aorus) como también el LED de debug para chequear posibles errores. Todo esto, sumado a la garantía oficial de tres años con service local en Argentina (algo que las demás marcas no brindan), sin dudas es un plus a tener en cuenta en contraste con otras marcas.

Mirando a futuro la AX-370 Gaming K7 de Gigabyte es una de las motherboards más completas y durables que se puede llegar a elegir para acompañar la llegada de los procesadores Ryzen, sobre todo si, además de exprimir las posibilidades de overclock de los procesadores, se pretende una buena calidad de sonido y una experiencia de juego online sin falencias. Presenta todas las características obligatorias del mercado actual sumado a una exquisita estética acompañada de varias zonas de iluminación RGB y, si se compara con motherboards de otras marcas como la Asus Crosshair VI Hero o la MSI Gaming Pro Carbon AC, por una diferencia de 20 o 30 dólares más, la K7 definitivamente brinda más prestaciones útiles que su competencia, de modo no hay demasiado que analizar a la hora de dar el paso a la nueva generación de procesadores AMD.

Este review fue realizado con un sample proporcionado por Gigabyte Argentina.

Motherboard Gigabyte AX370 Gaming K7 - Review
Diseño95%
Construcción90%
Prestaciones90%
Packaging & Accesorios90%
Lo bueno:
  • Excelente diseño y zonas RGB
  • Dual Audio y Dual Lan
  • Overclock por BCLK
Lo malo:
  • No trae Wi-Fi
  • Problemas de incompatibilidad con selectors CPUs/Kits de Memorias
  • No soporta Teaming
92%Nota Final
Puntaje De Lectores: (10 Votos)
74%