Cuando Respawn Entertainment lanzó al mercado Titanfall en marzo de 2014, en forma exclusiva para Xbox y PC, hubo muchas quejas por la ausencia de una campaña single-player, sumado a que la IA del multiplayer presentada a modo de relleno para el campo de batalla, tampoco fue bien recibida por muchos jugadores acostumbrados a partidas más tradicionales. A pesar de su relativo éxito, Respawn demostró que su pedigree en el mundo de los FPS seguía intacto, ni más ni menos que con algo nuevo para la época y, de alguna manera, original.

Por eso es que más de dos años y medio después, los ex-creadores de Call of Duty 4: Modern Warfare y Modern Warfare 2, vuelven a la carga con la segunda iteración de su franquicia insignia, presentando un multiplayer rediseñado con decenas de cambios y opciones de personalización, acompañado de una breve pero sensacional campaña single-player.

Dejando de lado el multiplayer de Call of Duty 4: Modern Warfare, que sembró las bases para todas sus subsiguientes entregas, está claro que si hay algo en lo que el ex-personal de Infinity Ward se ha destacado con la ahora infame o no tan popular franquicia anual de Activision, es en elaborar un excelente contenido single-player, y con Titanfall 2 realmente se han lucido. De hecho si no hubiera sido por DOOM, la campaña de Titanfall 2 hubiera sido sin dudas la mejor del 2016, y hasta podría decir que en mi opinión es un empate entre ambas, más allá de sus diferentes enfoques.

A pesar de que las campañas multiplayer de Titanfall resultaban imparciales en cuanto a las intenciones de sus dos facciones (IMC y Militia), de modo que un jugador no se sintiera «incómodo» por estar del lado perverso del conflicto, la campaña single-player de Titanfall 2 claramente se distancia de dicha ambigüedad y nos pone bajo la piel del soldado Jack Cooper de la Milicia, un aspirante a piloto cuyo entrenamiento se ve interrumpido por un inminente ataque de la IMC, y poco después se ve forzado a tomar el control del Titan clase Vanguard, BT-2724.

Así es como Cooper y BT tendrán que llevar a cabo la misión de reunirse con la comandante Anderson, para luego destruir a un arma de la IMC que tiene la capacidad de destruir planetas enteros y, como no podría ser de otra, Frontier, el planeta de la Milicia, es el primer objetivo. Al margen de que nuestro Jack hace uso del wall-running para alcanzar sus metas, las primeras misiones de la campaña quizás no sean muy diferentes a las de otros shoooters del mercado.

Sin embargo, ya llegando a la mitad de la misma, habrá muchas misiones dignas de una película de Holywood, presentando un puñado de esas extraordinarias escenas scripteadas -al estilo Call of Duty- que tanto nos gustan, con momentos que dejarán con la boca abierta a más de uno tanto por su gran audiovisual, como por el nivel de sentimentalismo que se genera progresivamente entre Cooper y BT.

El multiplayer por otro lado, se ha reestructurado para brindar decenas de alternativas en el campo de batalla, tanto para los pilotos como para titanes. Contrario a su primera entrega, en la que solo podía elegir tres chasis de titanes, ahora podremos elegir seis nuevos modelos predeterminados con sus propios sets de habilidades, armas y otros aspectos como cantidad de barras de vida, dashes y la posibilidad de potenciar o mejorar algunas habilidades.

Buscando suplir la escasez de armas de su anterior entrega, los pilotos ahora también disfrutarán de una amplia gama de armas, habilidades especiales y otros factores que modifican o mejoran nuestro loadout. Ya no tendremos cartas especiales, pero ahora, previo a la caída de nuestro Titan, podremos activar uno de los tantos Boosts que abarcan desde explosivos o torretas, hasta map hack y bloqueo de señal del mini mapa, hasta la infame Smart Pistol o inclusive una batería de repuesto que podremos usar para curar a nuestro Titan.

En cuanto a lo cosmético, tanto pilotos como titanes podrán ahora elegir entre decenas de skins (más de cien) tanto para ellos mismos para como sus armas. La variedad es sumamente amplia, aunque los objetivos para desbloquear algunos de ellos son un tanto exagerados y nos tomarán mucho tiempo, incluyendo la regeneración (reset del nivel) del piloto, titan o arma para poder equiparlos. Me hubiera gustado poder equipar cualquier titan, piloto, arma con cualquier skin, cosa de poder entrar y disfrutar el juego sin tener que preocuparme por cumplir ciertos objetivos para desbloquear dicho skin.

Lamentablemente, tampoco se pueden destrabar skins con Méritos (la moneda corriente del juego que obtendremos dependiendo de nuestro desempeño), a pesar de que si sirven para desbloquear otros items como armas, titanes, o inclusive los boosts. De todos modos, es una de las dos únicas descontentos que tengo con respecto a la porción multiplayer.

La segunda de mis quejas, no está relacionada al contenido del multiplayer en sí, si no a su número de usuarios online. Si bien es cierto que empecé a jugar Titanfall 2 poco más de un mes de su salida el pasado 28 de octubre, me entristece no haber podido siquiera jugar una sola partida de mi modo preferido, Amplified Hardpoint, ni siquiera en los servidores de EE.UU. De hecho, en repetidas ocasiones, no encontraba usuarios en los servidores de Brasil hasta para jugar Attrition. Peor aún, los servidores de Brasil por lo general funcionan peor que los de EE.UU, a pesar de que en el menú se menciona que el ping es de 40 o 50ms, y luego termina siendo de 200 o más ya estando en las partidas.

En cuanto a su contenido, los modos de juego que presenta el multiplayer de Titanfall 2 son más bien clásicos, incluyendo Attrition (o Team Deathmatch), Amplified Hardpoint (Domination), Capture The Flag, Free-For-All, Last Titan Standing (solo Titanes) y Pilots vs. Pilots (solo Pilotos), junto con sus modos mixtos para 12 o 18 jugadores. Entre los nuevos podremos encontrar Coliseum (1v1) y Bounty Hunt, un modo en donde ambos equipos tendrán que eliminar a objetivos marcados aleatoriamente en el mapa, y luego depositar el dinero obtenido en bancos. El que alcance la meta primero, será quien se lleve la victoria a casa.

Los diez mapas del multiplayer (incluyendo Angel City, que fue agregado hace poco) exhiben una gran variedad de escenarios, colores y tipos de ambientación, desde complejos industriales o urbanos como Black Water Canal, Eden o Complex, hasta otras zonas más naturales con pastizales o formaciones más primitivas como las de Crash Site, Exoplanet o Homestead.

La verticalidad en todos ellos ha sido potenciada para aprovechar las nuevas habilidades y armas de los pilotos, resultando en una experiencia que se disfruta íntegramente, independientemente si disponoemos o no de un Titan. De hecho el modo Pilots vs. Pilots se disfruta más de lo uno cree y nos ayuda a mejorar nuestros reflejos, o al menos a saber cómo anticipar pilotos enemigos durante el comienzo de una partida de Attrition.

Aun viéndome obligado a jugar solo Attrition (que es sinónimo de Team Deathmatch), lo terminé disfrutando mucho más de lo que pensaba y muchos más que en Titanfall, tanto por su gameplay dinámico y el sistema de respawn muy bien logrado, como también por el sensacional nivel de inmersión que Respawn Entertainment ha logrado en Titanfall 2.

Si bien Titanfall ya contaba con una visual bastante atractiva, los cambios realizados el motor gráfico Source le han permitido a Respawn mejorar significativamente los gráficos en Titanfall 2. No solo las texturas y efectos de los escenarios son mucho más realistas, sino que también los modelos de los pilotos y titanes han mejorado tanto como uno podría imaginar. Lógicamente la campaña single-player cuenta con una presentación general más elegante que el multiplayer dadas las escenas scriptreadas, pero eso es algo que nosotros los gamers damos por sentado. Aún así, las diferencias no son tan abismales como en otros títulos como los Call of Duty.

Asimismo, la porción sonora juega un papel crucial en la experiencia multiplayer de Titanfall 2. La voz constante del líder de nuestra facción, complementada con aquellos de los pilotos y robots de la IA, y los sonidos de las naves con refuerzos y otros elementos de los mapas, hacen que este nuevo Titanfall sea una de las experiencias multiplayer más inmersivas en el mundo de los FPS. Más que Battlefield 1 inclusive, en mi opinión.

Claro está que la inmersión también depende en gran medida de nuestro estilo de juego. Se genera una gran dinámica al estar constantemente moviéndonos por las paredes o recovecos de los mapas, eliminando pilotos o deshaciéndonos la IA enemiga para sumar puntos y finalmente esperar la caída de nuestro preciado Titan. Los pasos y escala de estos temibles T-Rex mecánicos hacen que la inmersión se vea aun más fortalecida, sintiendo miedo a la hora de enfrentarnos o corriendo de uno de ellos, o estando al mando de uno y experimentar esa breve o extensa sensación de omnipotencia, dependiendo de nuestras habilidades para sobrevivir en el campo de batalla.

Es una pena que esta sensacional secuela haya sido pasado por alto por muchos gamers a raíz del aluvión de lanzamientos durante el mes de octubre y noviembre. Si bien la fecha de salida de Titanfall 2 ya estaba grabada en piedra mucho antes de que EA y DICE anunciarán la de Battlefield 1, ciertamente la decisión del publisher no ayudó en promocionar a Titanfall 2 lo suficientemente bien. No por nada el CEO de Respawn, Vince Zampella, no se lo vio muy contento cuando un representante de EA dijo que el publisher reafirmaba su compromiso con la franquicia.

Una vez más, al margen de su relativo éxito, lo nuevo de Respawn se presenta como uno de los mejores shooters del 2016, ya sea por su sensacional campaña single-player o por su inmersiva porción multijugador. Con la promesa de Respawn de lanzar contenido gratuito, contrario a Titanfall y sus DLCs que fragmentaban la comunidad, esperemos que Titanfall 2 pueda salir a flote en este 2017 y tenga el debido reconocimiento que se merece.

Este review fue realizado con una copia comercial proporcionada por EA. Pueden ver imágenes en 4K de toda la campaña y otras del multiplayer, en nuestra extensa galería de Epic Shots.

Titanfall 2 - Review
Historia80%
Gameplay95%
Gráficos85%
Música y sonidos90%
Multiplayer95%
Lo bueno:
  • Excelente Campaña Single-Player
  • Gráficos y Optimización
  • Las nuevos agregados al Multiplayer
Lo malo:
  • Poca gente para jugar multiplayer
  • Demasiado grinding para desbloquear algunos items y skins
91%Nota Final
Puntuación de los lectores: (4 Votes)
96%

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.