En la larga historia de los juegos de estrategia hemos asistido numerosas veces a los grandes escenarios del mundo. Desde el albor de las grandes civilizaciones del Mediterráneo y el Medio Oriente en el Age of Empires original, hasta los campos de batalla de sangre y lodo de la Segunda Guerra Mundial en la saga Company of Heroes. Sin embargo, algunas regiones geográficas y tiempos históricos se encuentran aún inexplorados.

Uno de estos periodos no visitados es el fascinante y exótico mundo de la Antigua China, tierra de señores guerreros, clanes de las estepas y poderosos emperadores. El mundo chino fue durante una buena porción de la historia el centro de gravedad absoluto de prácticamente la mitad de La Tierra, y los desarrollos culturales, tecnológicos y sociales que surgieron de la matriz de su laborioso pueblo resuenan incluso hasta el día de hoy.

Pero este periodo de la historia ha permanecido mayormente inexplorado por el género de la estrategia dentro del universo de los juegos de PC. La única excepción, tal vez, son los correctos juegos de la saga Romance of the Three Kingdoms de Koei y de Kou Shibusawa. Pero incluso esa saga de juegos se basa principalmente en una obra de ficción histórica que cubre un periodo muy particular de la historia de la Antigua China.

La producción de Shining Pixel Studios, Oriental Empires, es un juego que apunta a llenar este vacío. Este nuevo título de estrategia que se encuentra actualmente en el programa de Acceso Anticipado de Steam cuenta con un equipo de desarrollo que incluye a algunos veteranos de The Creative Assembly y de los juegos de la saga Total War. Por lo que el pedigree en cuanto a lo que desarrollo de juegos de estrategia se refiere está presente.

Como ya mencionamos, el principal atractivo de este nuevo juego es la originalidad que comporta el lugar del mundo y el periodo de tiempo escogido. Oriental Empires nos propone ponernos al frente de alguna de las once facciones presentes mientras luchan por el control del territorio de la China Feudal en un mapa que busca representar los territorios orientales de aquella época.

El juego se encuentra dividido, a grandes rasgos, en tres grandes eras. La primera era es la de la temprana edad de bronce y de las dinastías incipientes en guerra por el control del territorio. Durante este periodo del juego tendremos a nuestra disposición las tecnologías más básicas y nuestro objetivo será extendernos por el mapa y fundar nuevas ciudades.

Esta faceta de Oriental Empires funciona a grandes rasgos de una manera muy similar a lo esperable en otros juegos 4X modernos. En particular, el proceso de expansión, creación de ciudades y desarrollo de infraestructura me ha parecido bastante similar a lo que uno puede encontrar en cualquier partida de Sid Meier’s Civilization V. La diferencia fundamental es que Oriental Empires se siente aún como un juego al que le faltan muchos elementos para hacer de la etapa de desarrollo algo interesante. Los recursos en el mapa son pocos y no generan la necesidad de tomar decisiones interesantes, y la forma en que las ciudades crecen y se desarrollan es mayormente lineal, sin dejar demasiado espacio para la especialización. Seguramente estos problemas pueden explicarse por el hecho de que el juego aún se encuentra en una etapa muy temprana de su desarrollo. Pero Oriental Empires es un juego que realmente necesitará mucho más trabajo en ese aspecto.

La segunda era de Oriental Empires es la Era de los Reinos Combatientes. Durante este periodo de la historia de la China Antigua, distintos reinos del Oeste, del Norte y del Sur se enfrascaron en una serie de sangrientas guerras que fueron limando poco a poco el escenario político de la región. Oriental Empires representa este periodo mediante la introducción de facciones rivales y enfrentamientos militares. En este plano militar es donde Oriental Empires presenta los elementos más originales. Pero una vez más se trata de elementos que se sienten faltos de desarrollo y que seguramente necesitaran mucho trabajo en los meses venideros.

A primera vista, podríamos decir que los combates de Oriental Empires funcionan de una forma similar a lo visto en los juegos de Civilization, pero con una pizca de sabor a “Total War” como para endulzar los acontecimientos. Sin embargo, un examen más profundo revela que el sistema de movimientos y combate de Oriental Empires es bastante distinto al de sus primos estratégicos.

Turno a turno ordenaremos a nuestros ejércitos una serie de órdenes de movimiento o batalla que se ejecutaran automáticamente al finalizar el turno. Una vez que dos ejércitos se encuentran comienza la batalla. Oriental Empires presenta un motor gráfico bastante competente que nos permitirá acercarnos para ver a nuestros soldados combatir hasta casi sentirnos entre ellos. Lamentablemente, estas batallas son totalmente automáticas, sin que el jugador pueda realizar ninguna modificación a los planes establecidos de ante mano. Por lo que una vez que estalla la acción solo nos quedará esperar… y rezar. Otro elemento peculiar es que las batallas en Oriental Empires no suelen ser hasta el último hombre en pie, sino hasta que uno de los ejecitos huya. Esto lleva a largas persecuciones de ejércitos derrotados por el mapa de batalla que pueden ser más una frustración que un elemento estratégico.

Finalmente, la última etapa que presenta Oriental Empires es la etapa de la China Imperial. Periodo que surge tras la unificación de China por parte del Emperador Qin Shihuang y llega hasta nuestros días cuando el último emperador de China, Puyi, fue depuesto a comienzos del siglo XX. Naturalmente Oriental Empires frena un poco antes, y acaba los acontecimientos a la caída de la dinastía Song durante la invasión de las hordas mongolas. A esta etapa asistiremos durante el Late Game en el cual nuestro objetivo será alcanzar algunas de las condiciones de victoria.

Estas condiciones son lo esperable de los títulos 4X de los últimos años, hay una victoria militar que se logra acabando con las facciones rivales, una victoria cultural obtenible mediante el desarrollo de las artes y los cultos del Confucianismo y el Budismo, la típica victoria tecnológica relacionada a los arboles de investigación y una victoria económica que se logra obteniendo la hegemonía hasta convertirse en el “Hijo del Cielo”. El Late Game de Oriental Empires peca de ser algo dependiente del grindeo excesivo de ciertos elementos y de guerras demasiado largas y algo monótonas, pero el equipo de desarrollo de Shining Pixel Studios ya ha empezado a corregir ciertos elementos de balance en este aspecto.

Oriental Empires es un juego que, sin dudas, aún tiene mucho camino por delante en cuanto a su desarrollo. Pero a pesar de que el juego se encuentra aún en una etapa bastante temprana de trabajo, hay varios elementos que nos permiten esperar un gran juego de cara al futuro. Los elementos básicos de todo 4X ya están en su lugar, y el juego introduce además otras novedades, como rebeliones de nobles o campesinos, comercio, eventos especiales y mucho más. Elementos que una vez que el juego comience a profundizar su desarrollo seguramente serán expandidos y ajustados para lograr una mejor experiencia de estrategia. Por otro lado, el sabor que le agrega la ambientación de la Antigua China a Oriental Empires es sin dudas algo más que bienvenido. El árbol tecnológico, por ejemplo, se encuentra dividido en distintas secciones, y si bien algunos elementos son bastante familiares (trabajo de bronce, equitación, etc.) hay otras secciones que resultan más interesantes. Como por ejemplo toda una rama de la investigación dedicada a la adivinación y el I-Ching, y otra rama dedicada a los estudios de la filosofía confuciana.

Se nos ocurren otras maneras en las que Oriental Empires podría mejorar. Por ejemplo sería muy interesante ver más variedad entre las distintas facciones más allá de algunos bonificadores numéricos, o tal vez ver la introducción de otros pueblos de la zona como los japoneses, los coreanos o el Dai-Viet (si hay algunas facciones de las estepas disponibles en el juego). Pero estos elementos tal vez solo sean considerados por el equipo de desarrollo cuando el juego se encuentre más cerca de su versión final.

Por el momento, la compra de Oriental Empires solo es recomendada para los entusiastas de la estrategia 4X o la historia de China, o para todo aquel que quiera colaborar con el desarrollo del producto. Se trata de un juego que aún tiene mucho camino por delante, pero la propuesta de Shining Pixel Studios es sin dudas intrigante y novedosa.

Este preview fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Iceberg Interactive.