Eric Baptizat, uno de los directores creativos de Assassin’s Creed Valhalla, quien a su vez trabajó también en otros títulos de la saga como Black Flag, Unity y Origins, parece que será el director del ya anunciado remake de Dead Space, que será reconstruido desde cero con el motor gráfico Frostbite, agregando además nuevas mecánicas.

El Director Creativo original de Assassin’s Creed Valhalla había sido Ashraf Ismail (el mismo Director de Origins) pero éste renunció a su cargo de director en junio de 2020, debido a acusaciones de infidelidad, y luego terminó siendo despedido por Ubisoft.

El hallazgo de Baptizat se dio a conocer a través de LinkedIn, en donde el developer menciona su nueva posición en EA Motive, luego de haber estado trabajando para Ubisoft durante los últimos 16 años. Otros títulos en donde en donde Baptizat lideró el desarrollo incluyen a Shaun White Skateboarding y Surf’s Up.

El equipo de Motive que trabaja en Dead Space incluye algunos otros ex miembros del personal de Ubisoft, incluido el director creativo Roman Campos-Oriola (For Honor) y el productor senior Philippe Ducharme (Watch Dogs Legion). También incluye al director de arte Michael Yazijian, quien desempeñó el mismo papel en Dead Space 2, y además Dino Ignacio, quien fue diseñador de UI en los tres juegos originales, actuó como consultor. También se confirmó que varios ex miembros del personal de BioWare también están trabajando en el remake de Dead Space.

Esta versión renovada del clásico juego de ciencia ficción y supervivencia de horror Dead Space, estará a cargo del estudio EA Motive, el estudio responsable de Star Wars: Rogue Squadron y de colaborar con el desarrollo de Star Wars: Battlefront II.

Dead Space está siendo desarrollado exclusivamente para consolas de siguiente generación y PC, llevando el nivel de horror e inmersión a alturas sin precedentes para la franquicia, a través de impresionantes visuales, audio y controles impulsados por el motor de juego Frostbite. Los fanáticos experimentarán una historia mejorada, personajes, mecánicas de jugabilidad y mucho más, mientras luchan por sobrevivir en una pesadilla viviente a bordo de la desolada nave excava planetas, USG Ishimura, todo mientras descubren el terrible misterio sobre lo que le sucedió a la descuartizada tripulación y a la nave.

“La saga Dead Space tuvo un gran impacto en el género de supervivencia de horror al ser lanzada hace 12 años, y vine a Motive ,en primera instancia como fan, para trabajar específicamente en este título,” dijo Phillippe Ducharme, Productor Senior de Dead Space. “En Motive tenemos un equipo muy apasionado quienes están llevando este remake como una carta de amor a la franquicia. Regresar al original y tener la oportunidad de llevarlo a la siguiente generación de consolas, llena de emoción a todos en el equipo. Mientras buscamos modernizar el juego, hemos contactado a diversos fanáticos y los invitamos a que nos den su retroalimentación desde las etapas tempranas de la producción para entregar el Dead Space que ellos quieren y para que los nuevos jugadores también lo disfruten”. 

En Dead Space, Isaac Clarke es un ingeniero cualquiera con la misión de reparar la creciente nave en expansión, USG Ishimura, sólo para descubrir algo que ha salido terriblemente mal. La tripulación de la nave ha sido descuartizada e infectada por algún tipo de azote alienígena… Y la amada compañera de Isaac, Nicole, está perdida en algún lugar dentro de ella. Ahora Isaac está solo con sus herramientas y sus habilidades de ingeniero, mientras intenta descubrir el aterrador misterio de lo que sucedió a bordo de la Ishimura. Atrapado con criaturas hostiles llamadas “necromorphs”, Isaac enfrenta una batalla por sobrevivir, no sólo contra los crecientes horrores de la nave, sino para evitar que su cordura se derrumbe.