Más de un año ha transcurrido ya desde el lanzamiento del sorprendente Cities Skylines de Colossal Order y Paradox Interactive. El juego fue tan bien recibido por los críticos como por los fans, convirtiéndose rápidamente en un éxito absoluto de ventas para Paradox y la joven desarrolladora sueca. Lo que es más, el extenso y poderoso soporte para Mods de Cities: Skylines le aseguró al juego una larga vida y un nivel de permanencia y rejugabilidad muy elevado.

Ante un escenario tal, surgía la pregunta acerca de que iba a ocurrir con los DLCs y expansiones para el juego. En un juego donde las producciones de la comunidad parecen cubrir todas las bases necesarias, es realmente difícil pensar en qué camino tomar para generar nuevo contenido pago que sea a la vez valioso y significativo.

La respuesta a este interrogante la tenemos que buscar precisamente en dos críticas que le hicimos al juego en nuestra review. Como ya mencionamos entonces, la excelente simulación de Cities: Skylines adolecía de dos grandes falencias. Por un lado la ausencia de un ciclo de días y noches que nos permitiera además acomodar las frecuencias de nuestros servicios a la densidad de movimiento en las carreteras. Por otro lado un sistema de clima, que agregara nuevos desafíos a la gestión de la ciudad al tener que lidiar con problemas climatológicos. Cities Skylines: After Dark y Cities Skylines: Snowfall son las respuestas a estas dos grandes ausencias en el juego.

Sabemos que esta reseña llega bastante tarde para hablar de la primera de las expansiones: After Dark, lanzada a mediados del año pasado. Pero aun así nos pareció apropiado aprovechar la ocasión no solo para reseñar los agregados al juego sino también para hacer un nuevo análisis de la experiencia como un todo. Ambas expansiones se agregan al contenido ya presente en el juego, y como tales deben encontrar la forma de balancear de manera adecuada elementos nuevos con elementos ya presentes en el paquete.

After Dark, la primera de las expansiones, nos plantea un ciclo de día y noche para nuestras ciudades. Hay que tener en cuenta que este ciclo no va de la mano con el sistema de “semanas” del juego, debido a que en ese caso los días y las noches serían demasiado cortos. En cambio el juego altera entre un estado y otro en el transcurrir de varios días. Los elementos que primero saltan a la vista son los visuales. El trabajo de luces e iluminación aplicado en esta expansión es excelente, y se acopla de manera perfecta con los alegres y detallados gráficos ya presentes en el juego. Ver a nuestra ciudad encenderse como un árbol de navidad por las noches es una experiencia realmente fantástica.

Pero After Dark no se queda solo en los elementos cósmeticos. Se agregan además nuevos rebalances a la jugabilidad. Por un lado los servicios ahora cuentan con dos “sliders” de gestión. Uno para el día y otro para la noche. Podemos, por ejemplo, invertir todo nuestro esfuerzo en recolectar la basura durante la noche, cuando el tráfico de la ciudad es menor, o bien reducir la circulación del transporte público cuando cae el sol. Otros servicios también demandarán nuestra atención, como la energía eléctrica necesitando un mayor nivel de funcionamiento en horarios nocturnos. O como la policía, que debe estar más activa durante la noche para combatir el crimen.

Estos agregados son realmente interesantes y modifican largamente la forma de afrontar el juego. Además, la noche trae aparejados otros cambios para las zonas comerciales, que ahora pueden especializarse igual que las zonas industriales en el juego base. Las especializaciones de Turismo y Vida nocturna no solo incrementaran nuestros ingresos, sino que le brindarán una nueva capa de luminosidad y glamour a nuestras urbes gracias a lujosos hoteles o vibrantes clubes nocturnos.

El segundo de los paquetes de expansiones es Cities Skylines: Snowfall, y en este caso el hueco que busca llenarse es el faltante de un ciclo de clima. Sobre Snowfall debo esbozar una crítica previa: los nuevos sistemas de juego están acoplados a nuevos mapas de clima “boreal”. Hubiera estado interesante tener que cruzarse con tormenta o grandes nevadas en los otros estilos de mapa, pero ese no es el caso en esta expansión. Se entiende esta decisión de diseño en cuanto a que el rebalanceo de los funcionamientos del juego hubiera sido muchísimo más difícil de querer aplicar los nuevos mecanismos a todas las partidas, pero como resultado el producto final nos deja con algo de sabor a poco.

Una vez que seleccionemos un mapa boreal podremos empezar a construir nuestra ciudad nevada. La presencia del hielo, la nieve y las temperaturas bajo cero no solo tendrá un importante impacto en la belleza visual del título (esas nevadas intensas y auroras boreales son realmente hermosas), sino también en los desafíos que el jugador encontrará a la hora de construir una ciudad eficiente y eficaz. Las intensas nevadas, por ejemplo, provocaran que se acumule nieve en las rutas y carreteras, por lo que será necesaria montar y gestionar un servicio de barredoras de nieve. Estos vehículos funcionan de una manera algo distinta al resto de los servicios, ya que solamente saldrán a la calle cuando la situación lo amerite y no de forma constante, por lo cual será muy necesario asegurarse que los centros de barredoras tengan accesos rápidos y sencillos a distintos puntos de nuestra ciudad.

El otro gran elemento que agregan las temperaturas bajo cero es la necesidad de llevar un servicio de calefacción a todos los hogares de nuestra ciudad. El sistema de calefacción es bastante sencillo, se acopla al sistema ya existente de agua potable y cloacas, al punto que puede remplazarlo por completo. Esto también nos permite centralizar la producción de calor en algún rincón de la ciudad, de la misma manera que centralizábamos la extracción de aguas y el desagüe de desechos cloacales.

El clima helado también trae otros cambios cosméticos. Las zonas comerciales orientadas al turismo o a la vida nocturna tendrán comercios específicos para la temática helada, y contaremos con edificios especiales tales como pistas de sky, canchas de hockey sobre hielo o toboganes helados para el disfrute de nuestros ciudadanos.

No hay mucho más que agregar sobre el nivel audiovisual de Cities: Skylines con estas dos expansiones. La calidad visual del juego se mantiene, con sus diseños que simulan enormes y detalladas maquetas y un excelente uso del difumado de visión para generar una sensación de profundidad. Los efectos de luces agregados por After Dark y las hermosas tormentas nevadas que incorpora Snowfall no hacen más que resaltar la belleza presente en este título.

De aquí en más no sabemos que deparará el futuro para Cities Skylines. Ya es conocida la política de Paradox Interactive de generar juegos con “cola larga”. Es decir, juegos con un altísimo nivel de rejugabilidad que puedan recibir constantemente actualizaciones pagas en formas de DLC. Un sistema de comercialización que hasta ahora ha funcionado de maravillas para la gente de Paradox (si bien puede doler un poco en el bolsillo). Cities Skylines parece haber alcanzado un estado casi completo en cuanto a sus características. Lo que venga de ahora en más realmente tendrá que sorprendernos para justificar que abramos nuestras billeteras.

Este review fue realizado por una copia comercial proporcionada por Paradox Interactive.

Cities Skylines: After Dark & Snowfall – Review
Gameplay95%
Gameplay95%
Musica y Sonidos85%
Soporte para Mods90%
Lo bueno:
  • Dos excelentes expansiones para un gran juego
  • Los nuevos efectos visuales
  • Nuevas mecánica que se acoplan de manera perfecta al juego original
Lo malo:
  • Que los cambios de Snowfall estén atados a ciertos mapas
  • Cuesta pensar que más pueda agregarse al juego que no esté ya cubierto por los mods
90%Nota Final
Puntuación de los lectores: (3 Votes)
100%