Luego de la esperada presentación de Windows 10, donde quedamos con sabor a poco, con respecto al nuevo enfoque de Microsoft con sus videojuegos (y ni hablar de hacer streaming con una Xbox One), lo más jugoso que pudimos rescatar fue la presentación de DirectX 12, que promete grandes cambios de performance en el hardware que se viene.

NVIDIA se ocupó de aclarar, rápidamente, que todos sus procesadores Fermi (serie 400/500), Kepler (serie 600/700) y Maxwell (serie 900 y GTX750) tendrán la posibilidad de utilizar la nueva API, pero no ha especificado de qué manera.

Ahora, Mike Ybarra, director de administración del programa, encargado de organizar el trabajo de ingenieria en consolas y PC, en una entrevista con Polygon, ha confirmado las sospechas de muchos: Si bien todos esos GPU podrán utilizar Direct X 12, para poder utilizar la librería completa de recursos, habrá que tener nuevos procesadores.

“Para obtener soporte completo de DX12, los usuarios deberán conseguir nuevas placas de video.”

“El poder y el frame rate que fue demostrado, fue alcanzado de mejoras en el uso del CPU tanto en la ejecución del sistema operativo como en los drivers de dispositivo. Eso fue logrado en dispositivos DX11.”

O sea que con las placas actuales obtendremos grandes mejoras de rendimiento sin poner un solo centavo, pero todavía quedan por ver esas características exclusivas de la nueva API que Ybarra no ha mencionado. Se cree que el resto de las características se presentarán durante la GDC de este año, a principios de Marzo.