Allá por marzo del 2013, Trendy Entertainment anunciaba la secuela de su conocido y exitoso Dungeons Defenders que, si bien no parecía haber un cambio significativo con respecto a la formula su predecesor, el estudio tenía pensado experimentar con elementos de los MOBA, similar a lo que sucedió con la saga Orcs Must Die con OMD: Unchained. La idea, sin dudas, era interesante pero no termino de agradarle a muchos seguidores de la saga, quienes no tardaron en hacerse escuchar y dieron a conocer sus opiniones.

Gracias a ello Trendy Entertainment decidió volver a las viejas raíces, y como dice el dicho, si algo funciona, para qué cambiarlo. Por ese motivo, Dungeon Defenders II sigue manteniendo la misma esencia de sus predecesores, entregándonos un colorido y carismático Tower Defense  y nuevos elementos RPG muy bien trabajados y expuestos, con propuestas para mejorar el trabajo en equipo.

DDII presenta cuatro clases bien definidas (Escudero, Aprendiz de mago, Monje, y la cazadora), cada una con sus propias habilidades y torres. Para poder construirlas -y mejorarlas- será necesario disponer de mana, obtenido de cofres que podremos encontrar alrededor de cada mapa y que estarán disponibles al comienzo de cada ronda.

Al igual que el título original, el principal objetivo en el juego es defender los cristales de oleadas de enemigos (cinco en total), aunque en algunas ocasiones también tendremos objetivos secundarios a los que proteger, y para ello habrá que estar atentos a que nuestras defensas no sean destruidas. Cada mapa contará con trampas que podremos activar y que en más de una ocasión nos sacaran de apuros, pudiendo complementar su utilidad con nuestra variedad de torres -y la de nuestros compañeros.

Cada enemigo supondrá un reto diferente: Algunos irán por ataques directos, otros desde la distancia, y muchas veces, otros sobrepasarán nuestras defensas sin dificultad. Cada vez que eliminemos a una oleada sentiremos un gran alivio y obtendremos nuestra correspondiente recompensa, ya sean monedas y mana, como también armas, armaduras y reliquias que servirán para mejorar a nuestro personaje. Como opciones de personalización contamos con cuatro bolsas para recoger o guardar los ítems que consigamos durante la partida, y también disponemos de una pestaña de mascotas, la cual sirve como acompañante y ayudante durante nuestras partidas.

Hasta el momento, el máximo nivel disponible es 50, y por cada tanto que subamos desbloquearemos espacios para llenar con perks (mejoras) de habilidades, los cuales están compuestos de mejoras físicas, mágicas y para las torres. Están divididas por tamaño, y al solo contar con 7 espacios, se deberá hacer un análisis especial en lo que se planea ejecutar durante la partida, para poder sacarle el máximo rendimiento a cada habilidad.

En cada final de partida regresaremos a la Taberna, la cual será nuestro lugar de preparación y descanso, y en ella encontraremos las conocidas tiendas del herrero, reliquias, mascotas y habilidades, en las que podremos intercambiar las monedas que consigamos o también vender los elementos de nuestras bolsas que no nos sean necesarios.

Si bien el título aún se encuentra en un estado pre-alpha, presenta un apartado audiovisual más que correcto, haciendo un uso más que notable del Unreal Engine 3. Entregando mundos llenos de vida y coloridos, contiene bastante material para poder echarle unas buenas horas, con alrededor de 13 mapas, de diferentes ambientes, y cada uno dotado por su propio sistema de trampas, lo cual hará que cada zona sea distinta de la anterior, en cuanto a su jugabilidad. Si bien en sus primeros compases no supone un gran reto para el usuario promedio, contamos con 4 modos de dificultad (fácil, normal, difícil y pesadilla), como también con 4 modos de juego. Cabe destacar que, para poder utilizar los nuevos modos, se deberá completar la campaña.

Como ya había dicho Trendy Entertainment, el estudio no tenía ningún deseo de que existan ítems para comprar que mejoren el rendimiento durante la partida, aunque las vestimentas, los slots para personajes y llaves necesarias para desbloquear ciertos cofres no corren con la misma suerte, y si se desea acceder a alguno de esos elementos, el usuario deberá pasar por caja.

Tal vez, una de las pocas cosas que se le puedan reclamar a este Early Access es que, después de un año de desarrollo, aún sigue presentando problemas de conexión y de servidores. En más de una ocasión nos encontraremos con micro-cortes, lo que terminará en un lag bastante molesto, y podrá arruinarnos o dificultarnos la partida. Por otro lado, se sigue echando en falta un modo cooperativo offline, ya que solo contamos con partidas públicas y privadas online. Pero aun así, una vez que logramos coordinar una partida con otros 3 jugadores, la experiencia es mucho más satisfactoria y más accesible en lo que a retos respecta.

Sin mucho más que decir, Dungeon Defenders 2 -para encontrarse en estado pre-alpha- es bastante sólido, con una propuesta jugable excelente, y con un contenido más que acorde para lo que es de esperar en un Early Access. Si bien aún le queda más de un año de trabajo, los desarrolladores ya dejaron en claro que escuchan las opiniones de sus usuarios, por lo tanto podría augurarse un futuro muy prometedor, y más teniendo en cuenta que tienen pensado lanzarlo como un free-to-play, ofreciendo grandes contenidos y acceso a cualquier usuario que se muestre interesado. Si los Tower Defense son lo tuyo, no deberías de perder de vista este excelente juego que promete con creces.

Actualmente Dungeon Defenders 2 se encuentra disponible en Steam, con su starter pack a un precio de 15 dólares. Se planea que esta Early Access llegue entre el 29 y 30 de septiembre para Playstation 4, y durante algún momento de 2016 como free-to-play para PC.

En nuestra fanpage de Facebook estamos sorteando 50 keys de Steam, no se olviden de participar!

Estas impresiones fueron realizadas con una copia comercial comercial proporcionada por Trendy Entertainment.