Luego de un accidente que dejó a nuestra protagonista en coma y recuperándose de una terrible explosión causada por enemigos aún desconocidos, estaremos en un estado de experiencia extracorporal que nos permitirá salir -figurativamente- del cuarto y recorrer una serie de niveles, y así poco a poco iremos reconstruyendo los hechos que la dejaron en ese estado comatoso, aún sin saber si recobrará la consciencia nuevamente.

Después de hacer el segundo tutorial que nos introduce a las mecánicas avanzadas del juego, nos vamos a ir dando cuenta que la complejidad de Cloudbuilt no se da por conocer nuevos movimientos o nuevas armas. Todo lo que aprenderemos en ese primer nivel apenas dejemos ese cuarto, serán nuestras únicas herramientas para poder llegar hasta el punto final de cada nivel.

De esta manera, esta mezcla de Megaman y Mirrors Edge como lo llaman algunos, no se presenta como un juego fácil, ni pretende serlo. Apunta a aquellos jugadores de arena shooters que tienen ciertas aptitudes para ese tipo de juegos, tales como: buenos reflejos, buen timing, buena memoria de cada rincón de un mapa y buen manejo de teclado y mouse. Cloudbuilt no es un juego para peasants.

En cada nivel de Cloudbuilt vamos a fallar muchísimas veces hasta poder completarlo y quizas nos equivoquemos muchísimas veces más si queremos hacerlo de principio a fin sin errores -o mejorar nuestro propio record.

Tendremos varias vidas que se irán acumulando dependiendo de nuestro desempeño a lo largo del juego. Los primeros 10 niveles vamos a querer completarlos sin error para ahorrar tantas vidas como sea posible, pero en los últimos 7 vamos a agradecer a todos los santos si logramos llegar al punto final.

Para eso necesitaremos de mucha, MUCHA paciencia, razón por la cual Clodubuilt es un juego que solo podría recomendar para aquellos que tienen experiencia con juegos como Quake o Unreal, y que tengan un ALTO grado de paciencia y disfruten de desafíos del tipo que requieren habilidad tanto mental como motriz.

Si bien el hecho de poder caminar por las paredes (wallrun) y saltar de una pared a otra (walljump) son elementos tomados de juegos como Prince of Persia y/o Mirrors Edge y en Cloudbuilt estan muy presentes, no son aspectos que definan la dificultad del juego, si no que son parte de un todo que solo lo vamos a poder experimentar de diferentes formas en cada uno de los niveles.

Algo similar sucede con el arma aunque en menor medida. El arma nos ayudará para destruir torretas, trampas, drones voladores y demás objetos robóticos, pero la pistola en contraste a los movimientos mencionados, puede ser prescindible. De hecho después de completar un nivel podemos jugarlo sin arma como desafío extra -aunque dudo que alguien sea tan masoquista.

Los disparos tienen una especie de Auto-Aim, aunque no se lo tiene que tomar como una característica de peasants, ya que el solo hecho de frenarse para disparar -a menos que lo hagamos mientras corremos- es indicador de que no estamos haciendo bien las cosas.

Dejando de lado los movimientos básicos como salto, wallrun, walljump y usar la pistola, el elementos más importante o base de Cloudbuilt es la barra de amarilla de energía que se irá drenando al usar el doble salto, hacer un dash o usar el wallrun -ya sea en forma horizontal o vertical. Dicha energía puede recuperarse cuando caminamos normalmente en forma horizonal.

También hay unos orbes amarillos que llenan casi la mitad de la barra, pero solo los podremos recoger en situaciones donde de otra manera no se podría lograr alcanzar ciertos puntos en el mapa.

Hacer un buen uso de esta energía -o no malgastarla- será la diferencia entre una puntuación S, A, B o C. Más de una vez nos vamos a encontrar repitiendo checkpoints o recomenzando un nivel para evaluar el uso exacto de energía para cada tramo.

También nos encontraremos con recipientes azules para rellenar nuestra vida en caso de que hayamos recibido daño, pero al igual que con el uso del arma, el hecho de recogerlo es una señal de que es hora de probar otras alternativas.

El diseño de los mapas es exquisito por donde se lo mire. En algunos predomina la horizontalidad, en otros la verticalidad, y en otros una combinación de ambos, y sorprendentemente nunca veremos secciones repetidas de un mapa en otro.

Es necesario mencionar que en algunos niveles hay hasta tres caminos diferentes para llegar a un mismo punto, pero al igual que el uso de energía, la forma en que elijamos llegar a dicho significará en muchos casos perder valiosos segundos hacia un mejor puntaje.

Coilworks, el estudio desarrollador, crearon el engine de cero y optaron por usar OpenGL. Como se puede ver las imágenes, Cloudbuilt hace uso de la técnica cellshading que le da un aire a dibujos animados, agregando en este caso una especie de ruido visual representado con rayas de lapiz, y el resultado es admirable. El ruido visual se puede remover renombrando algunos archivos, pero le quita un poco de identidad al juego. Con tonalidades tanto alegres como oscuras, Cloudbuilt es único en su diseño.

La música de Cloudbuilt está escrita por el joven compositor sueco Jacob Lincke. El soundtrack cuenta con 12 pistas bien logradas y ejecutadas, que respetan y acentúan el concepto artístico del juego.

Según Gabriel San Martin, un colega que ha colaborado en el análisis de la música, la obra de Lincke nos presenta un acertado y armónico balance entre las herramientas nativas instrumentales para generar música de cine (actualmente utilizadas en la escena del gaming) y el género de la música electrónica.

La configuración y formula del álbum interpreta objetivamente el contenido gráfico del juego, sostenido en su máximo pilar: los elementos contemporáneos de la música techno, no sin perder el carácter instrumental clásico, indispensable valor de una obra orientada a sentirse como música de video juegos del máximo escenario, en este caso generado y compuesto sobre teclas-software.

El laboratorio creativo de Lincke también se distingue en esta banda sonora, por el contenido relacionado a motivos, figuras y pistas electrónicas muy representativas de la industria del gaming tradicional, inteligentemente codificadas en la obra. Aquellos interesados pueden escucharla en este link.

En pocas palabras, Cloudbuilt es un juego único y muy bien elaborado para aquellos jugadores hardcore que hayan perdido la esperanza de encontrar un titulo digno de sus habilidades. La desafiante y por momentos irritante jugabilidad, sumado a su estilo gráfico único y su excelente OST, hace que Cloudbuilt triunfe en un mercado con shooters y juegos de acción de baja dificultad.

Si estan dispuestos a un verdadero duelo contra el teclado y el mouse y quiere poner a prueba sus reflejos, Cloudbuilt es el verdadero significado de las palabras reto, dificultad y paciencia, y muy digno de la master race.

Cloudbuilt - Review
Historia70%
Gameplay90%
Graficos80%
Musica y Sonidos80%
Lo bueno:
  • Gameplay original y desafiante
  • Unas de las mejores OST que escuchado en los últimos tiempos
  • Gráficos simples pero agradables
Lo malo:
  • Solo para jugadores hardcore
  • Curva de dificultad elevada
  • Por momento es demasiado frustrante
80%Nota Final