El género de las aventuras cinemáticas interactivas, a la “elige tu propia aventura, ha pasado muchísimos años lejos de nuestra plataforma. Desde los clásicos FMV de fines de los 90s que realmente no tenemos nada importante para jugar, pero por suerte se ha comenzado a dar un lento regreso, primero con títulos independientes, y ahora finalmente con una producción doble A que definitivamente merece nuestra atención.

Supermassive Games ganó renombre con la bien recibida aventura del mismo género Until Dawn, y a través de estos cuatro años desde su lanzamiento se especializó en esta especie de thrillers psicológicos que nos ponen en lugar de espectador y “game master” para definir -mediante toma de decisiones- el destino de sus protagonistas.

The Dark Pictures Anthology: Man of Medan sigue con la línea conceptual de sus antecesores, pero evolucionando algunas de sus mecánicas de interacción, e implementando dos modalidades de juego cooperativo que definitivamente aportan un poco más de condimento a este tipo de experiencias.

Para esta ocasión, en vez de ofrecernos una slayer movie de jóvenes que serán masacrados por un depredador, nos enfrentaremos a un thriller de terror psicológico sobrenatural que volverá locos a nuestros protagonistas con apariciones de diferentes características y la constante persecución de un grupo comando que los secuestra en su viaje de placer: dos pares de hermanos se alquilan un barco para ir a hacer buceo, y mientras dos de ellos se encuentran sumergidos, un puñado de piratas del Pacífico Sur los aborda para terminar llegando a un abandonado barco de la Segunda Guerra Mundial que aún sigue a flote en medio de una tormenta (con todo lo que eso implica).

A pesar de tratarse de un videojuego del que se esperan unas seis horas de campaña, Man of Medan no deja sentir que la trama se extiende por demás, ya que alterna constantemente entre las situaciones de los cinco protagonistas para contar una historia simple pero detallada, lo cual puede llegar a ser la mejor expresión que se puede esperar de este tipo de experiencias, pero no alcanza para satisfacer del todo.

Las mecánicas de gameplay -por decirlo de alguna manera- son bastante efectivas para mantenernos interesados en seguir participando de este viaje, pero poco hacen por ofrecer un diferencial a algo que hayamos jugado en el pasado. Por un lado tenemos los clásicos “quick time events” que requieren de nuestra rápida acción para salvar de graves consecuencias a cada uno de estos jóvenes o decidir correctamente el tipo de relaciones que tendrán entre ellos a medida que avanza la trama.

Ese es quizá uno de los puntos más altos de la fórmula de Supermassive Games, ya que presentan un extenso entreverado de causas y consecuencias que lentamente van esculpiendo la manera en que nuestros protagonistas responderán a diferentes situaciones, pasando por no querer ayudar a un compañero, alterar el tiempo de respuesta que nos dan los QTE, o simplemente establecer su destino sin alternativa alguna de sobrevivir.

Es por esto que Man of Medan -dada su dinámica, su corta duración, y complementando este complejo árbol de respuestas- es uno de esos títulos que invitan a la constante rejugabilidad, para experimentar con diferentes posturas ante una enorme cantidad de posibilidades.

La herramienta principal para lograr determinar estos diferentes caminos dignos de un delta es la de las opciones de diálogos, que teniendo en cuenta la velocidad con la que se tiene que responder, es un alivio tener que elegir tan solo entre tres, que en realidad son dos respuestas prácticamente opuestas conceptualmente, y la posibilidad de no decir nada. Todo es rápido porque se busca la naturalidad en las actuaciones, y por suerte lo logra.

Específicamente hablando de la trama, Man of Medan no es el mediocre cuento de clase B tradicional que se puede ver en el cine de los 80s o los 90s, de gente atrapada en un lugar esperando a ser asesinada, sino que -gracias al tiempo que tiene para construir arcos argumentales- se parece mucho más a las novelas escritas del género, aunque quiza con todas las falencias de los peores exponentes del rubro: personajes despistados y de líneas poco interesantes, y un camino que va hacia el lugar más clásico del género (sino el menos interesante)

Nadie en todo el universo hubiera imaginado que un juego de este estilo hubiera tenido la posibilidad de incorporar una modalidad multijugador, pero aún así Supermassive elevó su propia vara para intentarlo.

La forma es la esperada: diferentes jugadores se pasan el control de la aventura para ir determinando el destino de los actores con sus propias decisiones. Está el modo online cooperativo, que permite que dos jugadores se conecten para ir avanzando, y el modo party de hasta 5 jugadores locales que ofrece a cada uno la posibilidad de representar específicamente a cada personaje. Obviamente, esto obliga a tener varias horas para poder recorrerlo por completo, o a repetir sesiones con la misma gente para continuar con partidas guardadas. La experiencia no es de lo más innovadora pero si es funcional a pasarla bien con amigos mientras se experimenta una historia atrapante y por momentos aterradora.

Por el lado técnico, Unreal Engine ofrece todo lo necesario para construir esta espectacular visual cinemática que muchas veces obliga a pensar si estamos frente a gráficos en tiempo real o pre-renderizados, y es soportado por un brillante modelado de personajes y entornos que sostienen la sensación de estar viendo personas reales.

Lamentablemente, Man of Medan no está exento de la frustrante sensación de ¨uncanny valley¨ que rompe con toda la credibilidad al ejecutar animaciones extrañas o problemas en la iluminación de algunos entornos. Si bien las animaciones faciales son extremadamente detalladas y realistas, con muy buena sincronización de labios y musculatura procedural muy natural, el resto del cuerpo de cada actor suele tener momentos de animaciones muy titiritescas, lo cual se lleva por completo su credibilidad, y es una pena, porque todo el modelado ha sido desarrollado con la idea de hacernos creer que estamos viendo a personas de verdad, sobre todo debido al importante trabajo que hay en los ojos de cada uno, que reflejan los entornos y están recubiertos de fluidos como si se tratara realmente de los hombres y mujeres que prestaron sus imágenes para esta historia.

La actuación de voces y la producción de efectos es verdaderamente sublime, gracias a toda la intención de brindar una experiencia totalmente cinemática, que obviamente, es la situación más contenida en el universo del desarrollo de videojuegos, lo cual permite planificar cada entonación al detalle.

Es una pena que el equipo de programación de Supermassive no haya podido solucionar algunos glitches que se generan constantemente con el cambio de cámaras que generan esa tan apreciada atmósfera, y hasta se notan los momentos en donde el juego toma el curso de uno de varios posibles caminos en base a nuestras opciones. Aún instalándolo en un drive de estado sólido, Man of Medan suele dejar uno o dos cuadros intermedios en donde hay modelos glitcheados de la escena, o pegar un salto de carga que no debería existir en un título de baja carga de proceso.

Debido a esto, siempre vamos a estar conscientes de estar tomando caminos en un árbol de decisiones imaginario, entendiendo exactamente cuándo se pasa a una nueva etapa, lo cual está lejos de ser ideal para un concepto de este estilo.

De todos modos, The Dark Pictures Anthology: Man of Medan es un título que hay experimentar, sobre todo por su nivel de producción, y también para poder sacarnos la duda sobre el género, ya que no tenemos muchos exponentes en nuestra plataforma. Sería interesante que esta entrega -a pesar de sus pocos atractivos- se convierta en un moderado éxito comercial para que el estudio siga siendo parte de nuestros catálogos y complemente también las ofertas del recién regresado Quantic Dream, trayendo también sus propios exclusivos de Playstation como el aclamado Until Dawn, del que si hubo buenas críticas.

Este review fue realizado con copias de prensa propocionadas por Bandai Namco/Supermassive Games.

The Dark Pictures Anthology | Man of Medan - Review
Historia70%
Gameplay90%
Gráficos90%
Música y Sonidos100%
Multiplayer70%
Lo bueno:
  • Experiencia cinemática moderna
  • Alto nivel de producción
  • Gran rejugabilidad
Lo malo:
  • Glitches de transiciones por todos lados
  • Multijugador poco interesante
  • Historia olvidable
72%Nota Final
Puntaje De Lectores: (5 Votos)
82%