Originalmente lanzado para Nintendo Switch en el año 2018, Octopath Traveler cautivó a la audiencia de la consola de Nintendo con un combate simple y adictivo, junto con unos gráficos  HD-2D que nos hacen recordar a los años dorados tanto de Square Enix como a los del género de los JRPG.

Como el nombre del juego lo indica, en Octopath Traveler utilizaremos a ocho personajes, pero a diferencia de otros juegos del mismo género -donde utilizamos a un solo personaje (uno es el protagonista y los otros son acompañantes)- en octopath traveler los ocho personajes son principales, y cada uno tiene una historia distinta que contarnos. Estas historias son la trama principal del juego y están divididas en cuatro capítulos por personaje.

Al tener ocho personajes y ocho historias principales, cada historia se hace interesante y nos permite compenetrarnos con cada personaje, haciendo que cada trama tenga un papel importante dentro del contexto global. Esto también tiene su parte negativa, ya que cada historia es su propio mundo y los otros personajes no tienen ningún tipo de inherencia en las historias de otros personajes. Además de los mencionado anteriormente, no hay casi ningún evento que una todas las historias para darle un “final” propiamente dicho al juego. Esto hace que al final sean todas historias separadas que se sienten más como si estuviéramos haciendo una versión más completa y larga de una misión secundaria para uno de los acompañantes de Shepard en Mass Effect.

Por el lado de las misiones secundarias tendremos una gran variedad que van desde obtener cierta información, hasta llevar a un NPC para que se encuentre con otro. En la mayoría de estas misiones tendremos que utilizar las habilidades especiales de cada personaje para poder resolverlas. Estas habilidades nos permiten interactuar con el entorno, permitiéndonos obtener información y objetos entre otras cosas, que de otra manera serían imposibles de conseguir. La dificultad de estas misiones varía, ya que varias de estas se pueden completar rápidamente, al saber cuál es el objetivo de estas, pero hay otras que son bastante ambiguas y nos llevarán mucho tiempo en completarlas, siempre que no recurramos a alguna ayuda en internet.

Cuando comencemos el juego y elijamos con que personaje queremos comenzar nuestra aventura, tendremos que hacer una pequeña introducción a dicho personaje. Esta introducción nos adentrará en la historia y las habilidades que posee el héroe o heroína que hayamos elegido. Una vez terminada, podremos movernos libremente por el mundo, descubriendo entre otras cosas varios tipos de mazmorras y altares que nos habilitarán la posibilidad de obtener una segunda clase para nuestros protagonistas. En total son 12 clases diferentes, compuestas por 8 básicas y 4 avanzadas que podrán obtenerse al derrotar a jefes bastante desafiantes. Al momento de tomar nuestro camino tendremos tanta libertad que hasta podremos terminar la historia de nuestro personaje sin la necesidad de reclutar a ningún otro miembro de nuestro grupo.

A la hora de combatir con los enemigos que iremos encontrando en nuestra aventura, el sistema de peleas no podría ser otro que el de turnos, como en cualquier Final Fantasy de la década de los 90s, pero con algunas mejoras que lo hacen más contemporáneo y rápido, como el uso de un sistema de debilidades que se asemeja al utilizado por la saga Persona. Este sistema nos otorga la posibilidad de aturdir a un enemigo al atacarlo una determinada cantidad de veces sobre su punto debil. Al quedar aturdido, el enemigo recibe una mayor cantidad de daño y pierde un turno. De esta manera siempre tendremos que descubrir las debilidades de los monstruos para sacarle el mayor provecho a cada enfrentamiento.

El otro sistema es uno más básico que el que fue utilizado en Bravely Default: cada vez que pase un turno, tenemos una barra de impulso que se va a ir llenando hasta un máximo de 5. Este impulso nos permite hacer múltiples ataques en un turno, siempre repitiendo el mismo ataque, mientras que si lo utilizamos con las habilidades, en vez de ejecutarla múltiples veces, podremos aumentar el daño o curación de dicha habilidad. Incluso hay habilidades finales que, para poder ser ejecutadas, tendremos que utilizar 3 puntos de impulso, permitiéndonos hacer ataques extremadamente poderosos.

La interacción de estos 2 sistemas establece un combate rápido, simple (prácticamente puede tomar segundos terminar una batalla) y adictivo que nos mantuvo atrapados durante más de 50 horas hasta  terminar el juego, y si se tiene en cuenta todo el contenido del “post-game”, hay que calcular más de 65 horas.

El juego presenta una dificultad que varía según el combate y las debilidades de nuestros enemigos: en caso de enfrentarnos a un monstruo al cual no podemos explotar su debilidad, estaremos en una pelea dura donde tendremos que usar objetos curativos para poder ganarla. Esto se ve amplificado en las peleas contra los jefes, ya que estos tienen distintos tipos de ataques y defensas que fácilmente pueden matar a todo nuestro grupo, pero se puede evitar llevando muchos objetos curativos y calculando los movimientos del jefe al que estemos enfrentando. Estas batallas pueden ser bastante largas, pero aun mayor es la satisfacción de poder ganarlas.

Después de haber disfrutado de más de 60 horas de gameplay, es imposible no hacer referencia a la excepcional banda de sonido, que ofrece un nivel de obra maestra a la altura de otros grandes compositores como Nobuo Uematsu o Keiichi Okabe. Lo que hizo Yasunori Nishiki con Octopath Traveler es realmente increíble. Se han compuesto temas para todas las regiones y personajes, que a su vez se acomodan a cada protagonista o zona de una manera espectacular, transmitiendo sus esencias en armonías inolvidables. Por otro lado, a la hora del combate nos encontramos con ritmos rápidos y pegadizos, que utilizan una gran variedad de instrumentos de orquesta como el violín, trompeta, piano y tambores, que terminan de construir una experiencia auditiva excepcional.

Mientras que el soundtrack es perfecto, los diálogos son el punto más flojo del juego, ya que estos están presentes en un puñado de escenas y da pena que tan buenas actuaciones de voz, tanto para el inglés como para el  japonés, no hayan sido explotadas aún más a través de toda la extensión del título.

Como se mencionó al principio del análisis, el juego utiliza un apartado gráfico HD-2D donde podremos apreciar entornos y efectos en 3D, mientras que el estilo artístico es 2D pixelado. Con esta mezcla tenemos escenarios visualmente similares a los JRPG de la época de los 90s, junto a efectos gráficos de última generación como niebla, iluminación global y un pequeño difuminado entre otros.

Octopath Traveler logra destacar gracias a su combate, la música y los gráficos, pero es una lástima que la historia no estuviera a la misma altura. No obstante, no nos cabe la menor duda que este juego es uno de los mejores JRPG de los últimos tiempos y si Square Enix sigue esta tendencia, podremos disfrutar de un renacimiento de este género que últimamente necesita una buena lavada de cara.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Square Enix.

Octopath Traveler - Review
Historia75%
Gameplay85%
Gráficos85%
Música y Sonidos95%
Lo bueno:
  • Combate simple y entretenido,
  • Sensacional banda sonora,
  • Los ocho diferentes protagonistas,
Lo malo:
  • La historia y su estructura narrativa,
  • Precio bastante elevado,
  • Falta de más líneas de dialogo habladas,
84%Nota Final
Puntaje De Lectores: (5 Votos)
84%