Más de una vez hemos remarcado la sobrepoblación de soluciones AIO en el mercado, de parte de las más grandes marcas de periféricos que no quieren perderse su parte en la moda de refrigerar nuestros procesadores con radiadores y líquidos. Pero hay casos excepcionales que, por suerte, llegan para elevar la vara de los demás competidores, considerando que la mayoría solo se limita a tomar el diseño general de un fabricante y ponerle sus artilugios estéticos para diferenciarse de los demás.

En este caso nos toca ser testigos de la grandeza ofrecida por la reconocida marca AeroCool, que si bien no es de renombre para muchos de los que vayan a leer estas líneas, se han ganado un lugar de prestigio en el circuito de los gabinetes para los más exigentes, con diseños no solo de buen gusto, sino también con los mejores rendimientos y materiales de construcción.

El AIO que la marca incorpora a su línea Project7, el P7-L240, es un kit de bomba incorporada al block disipador de cobre y dos ventiladores de 120mm sobre un radiador de aluminio, como casi todo el resto de las ofertas de mercado, hasta incorporando elementos RGB, pero lo que lo diferencia del resto es su filosofía cuasi hardcore que lo eleva un par de escalones más cerca de la elite.

Por un lado nos encontramos con un packaging minimalista, compuesto de una caja cobertora de ligero gramaje, donde se encuentra toda la presentación del producto, y una caja interna de algo gramaje que contiene a todo el kit, con las formas necesarias para que todo se mantenga en su lugar.

Al sacar el AIO se puede ver que -dentro de todo- es un kit bastante normal, con la bomba y el radiador aferrados entre sí mediante sus mangueras forradas en tela. Pero a medida que indagamos un poco más, empezamos a reconocer elementos que lo diferencian poco a poco, sorprendiendo por la facilidad con la que han solucionado problemas comunes de otras marcas, y por la posibilidad de adaptar ciertos aspectos a gusto de cada usuario.

Entre los accesorios, entre los que se incluyen los diferentes anclajes para todos los zócalos LGA desde el 775, y los AMD desde AM2, nos encontramos con dos particularidades: En primer lugar, otra tapa hexagonal para la bomba, con el logo de la marca, que no es exactamente igual al que viene colocado, sino que presenta una gráfica en ángulo, para poder poner la salida de caños en diferentes posiciones y siempre tener en logo alineado al horizonte. En segundo lugar, que es lo que realmente llama la atención, nos encontramos con una pipeta calibrada para dosificación de líquido. Esto es porque el P7-L240 -como lo venimos advirtiendo- no es un AIO tradicional, sino que entre una de sus tantas características, permite quitar y recargar el líquido del circuito, ofreciendo la posibilidad de extender la vida útil del sistema.

El líquido refrigerante es perfectamente visible a través de los paneles de acrílico transparente del depósito de la bomba, que también cumplen con su parte estética al irradiar la iluminación RGB en el propio líquido, ofreciendo un espectáculo visual por sobre el resto de estas propuestas y otras tantas mucho más avanzadas.

Para iluminarse y ser parte del ecosistema del gabinete, el conector presentado en el P7-L240 es un header RGB para LEDs 5050 que se encuentra en la mayoría de las placas madre de alta gama, y en favor de evitar dejar sin el resto de iluminación al sistema, el cableado incluye machos y hembras de este terminal para poder hacer los puentes correspondientes para que todo quede iluminado, incluyendo también a los ventiladores, cuyas aspas toman el color también de sus propios LEDs.

Esa conectividad también lo convierte en compatible directamente con las soluciones de configuración RGB Fusion de Gigabyte, Aura de Asus, o cualquier otro tipo de software propietario que permita acceder al header de iluminación. También permite que incluyamos un módulo controlador de iluminación RGB externo para poder controlarlo por separado o agregarle la funcionalidad a motherboards que no cuentan con el header correspondiente, lo cual termina de cerrar un combo de versatilidad que no se esperan en el general de los AIOs del mercado.

Al utilizar la administración de ventiladores directamente desde el BIOS de la placa madre de turno, así como también las configuraciones de retroiluminación a través de cada software dedicado ofrecido por cada marca, este dispositivo no requiere de ningún tipo de instalación de software para ser controlado, más allá del Project7-Software 1 que sí es requerido si se utiliza un módulo controlador de la marca.

Como suele utilizarse en este tipo de agregados, Aerocool ha optado por incluir ventiladores de alta presión estática aire, lo cual compromete un tanto el nivel de contaminación sonora, considerando que también la bomba alcanza unas altas 2500RPM en trabajo máximo, pero cumple con lo requerido en el rendimiento. Aerocool no se ha dado por vencida a la hora de tratar de implementar una solución efectiva sin comprometer la experiencia del usuario, y es por eso que en el caso de los ventiladores hay remarcar en primer lugar que están montados con el excelente sistema de eje flotante hidráulico, que reduce considerablemente el ruido por rozamiento, pero además presentan fichas PWM de funcionalidad completa, lo cual hace que su velocidad descienda hasta unas 800RPM, evitando de esa manera un innecesario trabajo y un consecuente ruido de fricción de aire.

 

Nombre del modelo P7-L240
Socket Intel : LGA 2066 / 2011-V3 / 115X / 1366 / 775
AMD : FM2 / FM1 / AM4 / AM3+ / AM3 / AM2+ / AM2
Material del bloque Cobre
Material del radiador Aluminio
Tamaño del radiador 280mm x 120mm x 53mm
TDP (Capacidad de disipación) 380 Watts

Bomba

Velocidad 2500 rpm
Capacidad de voltaje 12 V
Consumo eléctrico 8.4 Watts
Ruido < 25dBA
Tipo de cojinetes Cojinetes cerámicos
MTBF 80000 hrs.

Ventilador

Velocidad 600-1800 rpm
Conexión PWM 4-Pin
Tamaño del ventilador 120mm x 120mm x 25mm
Tipo de cojinetes Cojinetes hidráulicos
Voltaje de arranque 9 V
Capacidad de voltaje 12 V
Capacidad de corriente 0.16 A (Un ventilador)
Consumo eléctrico 1.92 Watts (Un ventilador)
Presión de aire 0.59 – 1.34 mm-H2O
Flujo de aire 29.84 – 71.65 CFM
Ruido 10.5 – 31.8 dBA
Tipo de cojinetes Cojinetes hidráulicos
MTBF 60000 hrs.
Código EAN 4713105958836

Para poder poner a prueba al P7-L240 volvimos a recurrir a nuestro clásico sistema de benchmarks, del cual ya tenemos referencias directas de otros modelos de AIOs para poder sacar las conclusiones correctas con esta solución de Aerocool. El equipo está conformado por un Intel Core i7-7700K con overclock a 4.5GHz, sobre un banco de prueba Lian-Li PC-T60B y los ventiladores al 100%. La temperatura ambiente ha sido estabilizada y permanentemente controlada en 20º.

  • Mother Gigabyte Z270X-Gaming K5
  • Procesador Intel Core i7 7700k @ 4.5ghz
  • Watercooler Aerocool P7-240
  • Corsair Vengeance LED DDR4 2x8GB 3200Mhz
  • SSD Corsair M.2 MP500 Force 240GB
  • Fuente EVGA Supernova 850w Gold
  • Lian Li PC-T60B Test Bench
  • Monitor ASUS ROG Swift PG27AQ

Como lo advertimos al hablar de los ventiladores y la velocidad de la bomba, el Aerocool P7-L240 es un all-in-one bastante ruidoso, alcanzando los 46 decibeles en la máxima carga, y aún haciendose notar en reposo, llegando a unos 33 decibeles, aunque esto está más en línea con el general de los kits water coolers de tamaño mediano.

Pero como podemos notar en nuestra gráfica, en cuanto a rendimiento es solo vencido por el bestial CLC280 de EVGA, para el cual también hay que considerar la cuestión de espacio, ya que el soporte para ventiladores de 140mm es bastante más limitado que para los de 120mm. Gracias a estas condiciones, el kit de Aerocool es uno de los mejores candidatos a la hora de elegir un equipo que entre en gabinetes de espacios reducidos, pero además mantengan una estética deslumbrante y una versatilidad como pocos, aun con intenciones de hacer fuertes overclocks a procesadores de alta gama que lo permitan.

Como lo mencionábamos también anteriormente, las pruebas de sonido son realmente poco alentadoras. El equipo, trabajando con los fans a unas 1500 RPM, se comporta de manera aceptable, con poca presencia en sesiones de juego fuertes o si se encuentran más personas en la habitación, pero es una vez superadas las 2000 RPM cuando la experiencia realmente se hace invasiva. Ambos fans en funcionamiento llegan a alcanzar los 60dB, según nuestras mediciones, siendo aún peor experiencia que la del CLC 120, pero considerando sus excelentes resultados, y confiando en la curva de respuesta predeterminada, es prácticamente imposible que todo llegue al máximo en un trabajo cotidiano.

En definitiva, la propuesta de Aerocool ha logrado posicionarse entre los mejores del mercado, ofreciendo variantes muy inteligentes a los sistemas sellados tradicionales, junto a una estética excelente, un correcto funcionamiento y un precio sugerido de 130 dólares que lo convierte en un candidato inevitable a la hora de elegir un AIO.

Llama la atención que la marca no haya pensado en expandir su catálogo a cosas más potentes, como versiones 320mm o 280mm de este gran modelo, ya que todo lo que han logrado con el sistema de recarga y la retroiluminación, es algo que cualquiera quisiera aprovechar, ya sea para equipos de poca ambición como para los más explosivos sistemas de élite.

Este review fue realizado con un sample proporcionado por Aerocool.

Water Cooler Aerocool P7-L240 - Review
Diseño85%
Construcción90%
Rendimienito85%
Prestaciones90%
Packaging90%
Precio90%
Lo bueno:
  • Excelentes prestaciones generales
  • Gran diseño y estética
  • Rendimiento adecuado para su tamaño
Lo malo:
  • Algo ruidoso
88%Nota Final
Puntaje De Lectores: (3 Votos)
92%