Tras su anuncio en el mes de junio, luego de haber sido filtradas antes del evento en Computex, no veíamos la hora de poder poner las manos encima de las nuevas memorias Vengeance RGB Pro de la marca Corsair, un modelo que finalmente llevaría a los módulos de la aclamada compañía al terreno más “hardcore” de los componentes con iluminación de LEDs direccionables, para además incluir a estos kits en el ecosistema sincronizado del software iCUE, con el que se puede poner en sintonía el espectáculo RGB con teclados, sistemas de refrigeración por agua “all in one”, fans, headsets y mousepads.

En esta ocasión nos toca revisar el kit Vengeance RGB Pro DDR4 2x8GB 3200, de una velocidad nominal de 2666Mhz, pero vale aclarar que también se ofrecen en un total de 32 y 64GB. Para los kits de 4 y 8 módulos, la velocidad máxima de los chips alcanza los 3600Mhz, mientras que en los pares de 16GB se pueden llegar a conseguir en perfiles de brutales 4700Mhz CL19, lo cual denota el riguroso escrutinio por el que pasan estos chips antes de llegar al mercado.

El kit viene contenido en un resistente plástico transparente dentro de una delgada caja de cartón que no se extiende más allá del lugar que ya ocupan las memorias. En el frente se detallan visualmente todos los pormenores de sus características, mientras que en la parte trasera se ofrece el resumen del uso de estos módulos, y dos ventanas dejan ver los números de serie de las dos memorias incluídas, para que se pueda corroborar que son consecutivas y de la misma partida.

Como es costumbre, este segmento Vengeance Pro cuenta con placas disipadoras de aluminio que le dan la característica forma al modelo, y aunque no ofrecen la eficiencia térmica de los exagerado disipadores de la serie Dominator Platinum, cumplen con su cometido. Para este modelo también se ofrecen variantes en blanco, lo cual expando un poco más las posibilidades estéticas que ya pretende la iluminación LED.

Gracias a que estos módulos cuentan con LEDs direccionables, el color y forma de esta iluminación es a gusto de cada uno, y ofrece una gran variedad de diferentes efectos para poder elegir de fábrica, que también pueden ser sincronizados con el resto del ecosistema. La luz es consistente a través de todo el acrílico que lleva en el lomo cada memoria, y los tonos de color responden de forma correcta a lo que especifica el software, pudiendo acomodar el estilo de cualquier otro dispositivo del gabinete sin ningún tipo de problema.

Claro está que estas memorias no solo tienen que ofrecer un buen espectáculo visual para nuestros sistemas, sino que -correspondiendo con la expectativa que genera la marca Corsair- tienen que ofrecer un nivel de rendimiento muy superior a lo de cualquier módulo “value” del mercado. Para hacer las pruebas correspondientes utilizamos el set de software tradicional para obtener resultados comparables con otras marcas y modelos, tanto en velocidad stock como al hacer uso del perfil XMP.

  • Tamaño de la memoria: Kit de 16GB (2 x 8GB)
  • Latencia probada: 16-18-18-36
  • Voltaje probado: 1.35V
  • Velocidad probada: 3200MHz
  • Esparcidor de calor: aluminio anodizado
  • Formato de memoria del paquete: DIMM
  • Perfil de rendimiento: XMP 2.0
  • Pin de memoria del paquete: 288

Para el caso, y como no pretendemos llegar a niveles de overclock desorbitantes, sino más bien apegarnos a lo que es considerado un estándar de fábrica, utilizamos la computadora personal de uno de nuestros redactores. Se trata de un Core i7 6700k con overclock a 4.5GHz sobre una motherboard Asus ROG Maximus VIII Formula, refrigerado por un all in one EVGA CLC280, con un sistema operativo Windows 10 Professional 64bit versión 1803.

Hardware utilizado para las pruebas:

  • Intel Core i7 6700K @ 4.5 Ghz
  • Asus Maximus VIII Formula
  • Nvidia GeForce GTX 1080 Ti
  • Corsair Vengeance RGB Pro DDR4 3200 PC4-25600 16GB 2x8GB CL16
  • Crucial MX300 275GB 2.5” SATA III – CT275MX300SSD1
  • EVGA 650 G3

Para lograr valores de referencia utilizamos un set de herramientas compuesto por CPU-Z, para obtener información del hardware de primera mano, sin tener que apoyarnos en tablas de información de la marca.

  • AIDA64 en su modalidad Cache & Memory Benchmark, para calcular la velocidad de lectura de la memoria.
  • MaxxMem2 para obtener un valor de la velocidad de copiado de la lectura.
  • SuperPi para estresar y obtener un valor comparativo de la velocidad en la que el sistema consigue calcular Pi con un total de 32 millones de decimales
  • 3DMark para obtener un cálculo de físicas en el cual participa particularmente la velocidad de intercambio de información entre procesador y memorias.

Para hacer las pruebas correspondientes utilizamos el set de software tradicional para obtener resultados comparables con otras marcas y modelos, tanto en velocidad stock como al hacer uso del perfil XMP.

Pruebas con configuración STOCK

3DMark Fire Strike Custom Physics Test @ 13893

AIDA64 Cache & Memory Benchmark @ Read Memory = 30817

MaxxMem2 @ Memory Copy = 22702mb/s

SuperPI 32MB @ 467.273 segundos

A continuación pueden ver todas las muestras de estas pruebas junto a las diferencias obtenidas por el perfil overclock de fábrica.

3Dmark Fire Strike Custom Physics Test @ 14128 (aumento del rendimiento en un 1.7%)

AIDA64 Cache & Memory Benchmark @ Read Memory = 43051mb/s (aumento del rendimiento en un 39.7%)

MaxxMem2 @ Memory Copy = 29932mb/s (aumento del rendimiento en un 31.85%)

SuperPI 32MB @ 453.516 segundos (aumento del rendimiento en un 2.9%)

El software unificado de Corsair para todos sus dispositivos modernos, llamado iCUE, hace su parte para controlar la iluminación de estas memorias, pero también es un lugar donde se pueden ver las especificaciones técnicas de la configuración que se está utilizando. En cuando a los efectos de iluminación, podemos ver una gran cantidad de animaciones preestablecidas que alternan entre diferentes colores o diferentes intensidades de uno mismo, como así también se puede establecer un retardo entre los diferentes módulos DIMM para generar un efecto en conjunto, tanto al apagar o prender los LEDs como al determinarles diferentes colores.

En la sección de dispositivos enlazados se pueden generar también animaciones de colores que atraviesan todo el set de los periféricos que cuenten con esta característica, ampliando aún más las posibilidades estéticas de un escritorio en total armonía. Cada marca cuenta con su propia solución para esta funcionalidad, pero teniendo en cuenta que Corsair ofrece el mismo nivel de prestaciones y calidad a través de todo su catálogo, es prácticamente imposible no pensar en armar un sistema monomarca.

Sin lugar a dudas, estas memorias no solo representan un paso hacia adelante en cuanto a lo estético, sino que siguen demostrando el nivel de confiabilidad que ofrece Corsair en cuanto a este tipo de fabricación en particular. Como siempre, las memorias Corsair responden con altas prestaciones y garantía de calidad, como se puede ver en la diferencia que presentan al activarse el perfil XMP que se recomienda de fábrica. Esto también demuestra que existe un verdadero margen extra si se plantea hacer un overclock específico, pero mientras no sea necesario, el nivel de respuesta que viene desde la caja alcanza para la gran mayoría del público entusiasta.

Quizá el mayor inconveniente actual es el elevado precio de este kit, que contrasta fuertemente con las propuestas alternativas de G.Skill TridentZ, o en un menor nivel, las de Adata Spectrix. La diferencia no es desorbitante, pero considerando que un kit de Corsair Vengeance LED se consigue en un 20% menos, quizá pensar en mantener un color estático en vez del espectáculo RGB direccionable, puede llegar a inclinar la balanza.

Este review fue realizado con un sample proporcionado por Corsair.

Memorias Corsair Vengeance RGB Pro 2x8GB 3200 Mhz - Review
Diseño80%
Rendimiento100%
Valor80%
Lo bueno:
  • Diseño y calidad del kit
  • Excelente rendimiento XMP
  • Potencial de overclock
Lo malo:
  • Costo elevado
95%Nota Final
Puntaje De Lectores: (6 Votos)
93%