La prestigiosa división Aorus de Gigabyte, no perdió el tiempo tras el lanzamiento de la octava generación de procesadores Intel para llenar su catálogo de una línea completa de variantes de los chipsets disponibles. En esta ocasión nos toca revisar la flamante H370 Aorus Gaming 3 WiFi, que se podría considerar como una especie de entrada a la alta gama de estas placas madre, pero con prestaciones de gran nivel. Tal y como siempre fue la categoría “Gaming 3”.

En realidad, si nos ponemos precisos, la entrada a la alta gama sería el B360, mientras que este incorpora más lanes PCI-E en comunicación con el chipset, algunos pares de slots más para USB 3.0, y al tratarse de un desarrollo completamente nuevo (Cannon Lake) para ambos chipsets, nos encontramos con el primer soporte real para USB 3.1 gen2.

Al igual que muchas de las placas de alto nivel, y gracias al soporte de este nuevo chipset, la H370 Aorus Gaming 3 también presenta WiFi integrado Intel Wireless-AC 2×2 de hasta 1734mbps, para lo que incluye la correspondiente y obligatoria placa de expansión, con los terminales de antena, y la antena propiamente dicha, para ocupar la banda de los 160MHz. El soporte WiFi integrado no está presente en muchas de las placas z370, obligando a ocupar un slot M.2 Type E, por lo que es un gran punto a favor a la hora de ponerse a elegir.

Chipsets de la Octava Generación de Intel

Z370 H370 B360
Lanzamiento Octubre 2017 Abril 2018 Abril 2018
Líneas HSIO 30 30 24
Total de Puertos USB 14 14 12
Max USB 3.1 G2 4 4
Max USB 3.1 G1 10 10 6
SATA 6 Gbps 6 6 6
Líneas PCH PCIe 3.0 24 20 12
Líneas PCH PCIe 2.0
Almacenamiento Maximo RST PCIe 3 2 1
Soporta Optane Si Si Si
802.11ac Integrato No Si Si

Contenido

  • Manual
  • Disco de Drivers
  • 2 cables SATA
  • I/O Shield
  • Conector G de Gigabyte
  • Placa Wifi
  • Chapa de AORUS

Todo este conjunto viene contenido en un packaging que se muestra robusto y elegante por fuera, con un cartón de altísimo gramaje -como suele presentarse en este tipo de productos- pero solo con lo justo y necesario en el interior. No hay divisiones precisas para los distintos tipos de accesorios, y se hace desear la inclusión de un obligatorio bridge SLI para esta placas madres apuntadas al gaming -aunque probablemente los que apuntan a un sistema multi-GPU opten por el chipset Z370.

Por otro lado, tenemos presente el resto del paquete obligatorio para poner en marcha nuestros sistemas, como el I/O shield, los cables SATA, y el emblema para los gabinetes, además del mencionado kit para WiFi y un manual.

Como es de esperarse a esta altura de las circunstancias, esta placa es vistosa, de un diseño realmente atractivo, y realzado al máximo por la nueva gama de decoración LED RGB que propone la marca, iluminando los slots DIMM, y realzando toda la configuración con retroiluminación en el logo Aorus, que se encuentra sobre el disipador de chipset, sumado a unas líneas decorativas rodeando al chip de sonido, y una banda decorativa de acrílico junto al zócalo del molex 20+4 que alimenta todo el sistema.

Todo este sistema visual es perfectamente configurable mediante el software RGB Fusion, que hace tanto tiempo acompaña a los dispositivos de Gigabyte, con la posibilidad también de hacer sincronizaciones totalmente personalizables. En la placa existe soporte para las tradicionales tiras RGBW de LEDs 5050, y también para tiras digitales de slots VDG.

Para ofrecer un paquete completo de prestaciones obligatorias, esta Aorus también tiene refuerzos de acero en los slots PCI-E x16 y x4, y en los DIMM dual channel DDR4, incorpora 5 terminales para fans PWM, y modernos conectores de puertos USB frontales 3.0 y Type-C. Como corresponde, incluye 6 slots SATA de 6Gbps y soporte para Intel Optane, conformando una estructura general de todas las prestaciones que caracterizan a esta 8va. generación de Intel. Ambos puertos M.2 son duales del tipo M key, lo que ofrece una versatilidad absoluta con la posibilidad de armar imparables RAIDs NVMe, y además uno de ellos (el PCIe x4/2) incorpora un vistoso disipador dedicado que asegura evitar el throttling y propone una total estabilidad para sacarle el mayor rendimiento al drive de turno.

Entre otras cosas destacables, la Aorus H370 ofrece BIOS dual de seguridad automática -aunque no cuenta con switch manual-, un procesador de sonido Realtek ALC1220-VB -como se suele ver en la mayoría de las placas de alto nivel- con propiedades adaptadas exclusivamente por la marca para alcanzar una excelente calidad de sonido, digna de los audiófilos, con la utilización de capacitores WIMA y la implementación del diseño Amp Up que hace tanto tiempo ofrece el fabricante, presentando un sonido limpio y una supuesta mejor respuesta en la cancelación de ruido para el micrófono; y finalmente, un infaltable controlador Intel GbE LAN que siempre rinde lo suficiente para la gran mayoría de los usuarios.

Dimensiones 24.4 x 30.5 cm
Factor de forma ATX
Zócalo LGA 1151
Ranuras PCIe 1x PCIe 3.0 x16, 1x PCIe 2.0 x1, 4x PCI
Audio ALC1220 de Realtek
Ethernet GbE de Realtek
Consumo 6 W
Fecha presentación 3 de abril de 2018

Chipset

Chipset H370 de Intel
Máx. USB 2.0 14
Máx. USB 3.0 8
Máx. SATA 3 4
RAID 0, 1, 5, 10
Overclocking CPU + GPU

Memoria

Bancos de memoria 4, doble canal
Memoria máx. 64 GB
Tipos DDR4
Velocidad máx. 2667 MHz

Conectores traseros

Conectores audio 6
DVI entrada 1
HDMI 1
VGA 1
USB 2.0 4
USB 3.0 2
USB 3.1 1
USB 3.1 tipo C 1
PS/2 1
Bluetooth 4.1
Wi-Fi 802.11 ac
Ethernet 1
Máx. pantallas 2

Conectores en placa

USB 3.0 1
USB 3.1 1
SATA 3 4
M.2 2
M.2 2230 para wifi 1
Con. 4 pines 2
Con. tiras ledes RGB 1
Conector frontal 1
Audio frontal 1

Pero como nos enfrentamos a una placa de mitad de gama, lo más importante a mencionar está en las cosas que le faltan, como para que nadie se lleve ninguna sorpresa y sepa bien a dónde tiene que apuntar. Para empezar, la Aorus H370 Gaming 3 WiFi no soporta overclock siquiera para los procesadores K, al igual que todas las placas madre con este mismo chipset y las que llevan el B360. El interesante despliegue técnico de las 8+2 fases VRM digitales no están para resistir las exigencias de altos voltajes en pos de buscar el mayor rendimiento de los procesadores, sino para garantizar una estabilidad inigualable al momento de exigirlos con fuertes horas de gaming o al hacer renderizados de gráficos o video, respaldado también por un excelente desarrollo de disipadores para cada una de las fases.

Otra de las ausencias es la posibilidad de llevar a las memorias DDR4 más allá de los 2667 MHz, a pesar de contar con la característica XMP, que en este caso está apuntada a ganar más velocidad en memorias de menores recursos, o a acomodar la respuesta de trabajo de las que llegan a tope, para asegurarse de que no va a limitar al resto del sistema cuando la exigencia se ponga a tope.

Otro de los contratiempos es que, debido a las mencionadas limitaciones de este chipset, el panel trasero se encuentra muy escaso de puertos útiles. Nos encontramos tan solo con un par de USB 3.0, acompañados de 4 puertos USB 2.0, un USB 3.1 type-A, un type-C, entre otras cosas tradicionales como las salidas de audio y el ethernet, sumándose a las salidas HDMI 1.4 para resolución 4K y el DVI con soporte hasta 1920×1200. En general, todo eso alcanzaría para cualquier sistema de todos los días, pero considerando que la gran mayoría de los dispositivos modernos ya apunta al USB 3.0 para sacar su mayor provecho, es un inconveniente a tener en cuenta.

En general, esta placa está apunta a un mercado muy específico que es el de los que quieren armarse una PC gamer pero no llegan -o no necesitan- algo de elite, y realmente corresponde a ese objetivo. La Aorus H370 Gaming 3 WiFi ofrece las bondades de la 8va. generación de Intel pero sin ir un paso más hacia adelante, lo que la hace ideal para ahorrar en el armado de sistemas con procesadores no-K y memorias de hasta 2667 MHz, pero sin perder en el camino otras ventajas como un gran sistema de sonido o la posibilidad de recurrir a drives M.2 de alta velocidad, y siempre teniendo en cuenta la extrema calidad de fabricación de Gigabyte.

A una diferencia de unos 100 dólares (en EEUU) con respecto a su hermana mayor de chipset Z370, no quedan demasiadas dudas hacia donde apuntar, si se quiere armar un sistema infalible con -casi- todas las prestaciones que puede ofrece una placa madre de gama alta.

Además, como buen dato para tener en cuenta con cualquier motherboard de la marca, tanto de la línea principal como de la exclusiva Aorus, Gigabyte es el único fabricante que se encuentra en Argentina (con oficinas en Nuñez) que brindan 3 años de garantía local absoluta, para poder responder ante cualquier falla que el propio local de venta no pueda solucionar por otros medios. También es importante destacar que, además de la garantía, también existe el programa Gigabyte Friendly, con el cual dan el servicio de diagnóstico y reparación personalizado para cualquier motherboard de la marca que se encuentre fuera del período de garantía.

Ante cualquier consulta, pueden leer más detalles sobre los términos de garantía en www.garantiagigabyte.com.ar, o contactase a través de los medios mencionados en este enlace.

Este review fue realizado con un sample proporcionado por Gigabyte Agentina.

Motherboard H370 AORUS GAMING 3 WIFI - Review
Diseño80%
Construcción90%
Prestaciones90%
Packaging & Accesorios80%
Lo bueno:
  • Gran diseño, lleno de LEDs
  • Excelente calidad de componentes
  • Módulo Intel Wi-Fi de 1.73Gb/s
Lo malo:
  • Solo dos puertos USB 3.0 en el panel trasero
  • El segundo M2 solo usas dos líneas PCIe
  • Las antenas Wi-FI usan una ranura de expansión
85%Nota Final
Puntaje De Lectores: (9 Votos)
81%