En lo que va de este 2016, hemos sido testigos de un puñado asombrosos títulos provenientes de estudios indies. Con tan solo darle una mirada a juegos como The Witness, Samorost 3, Hyper Light Drifter o el reciente Inside, se podría llegar a pensar que todo el potencial ya ha sido alcanzado y que las sorpresas que restan, son casi inexistentes. A la lista de las joyas mencionadas se le une ABZU, la nueva obra del director artístico Matt Nava, quien hace unos años ayudo a moldear títulos tan personales y vanguardistas como Flower o Journey. Tras su paso por That Game Company y con la creación de un nuevo equipo de desarrollo llamado Giant Squid, hoy nos trae oficialmente su más ambiciosa producción.

Tal y como lo describe su nombre, ABZU intenta crear una aventura enfocada al descubrimiento y hacer llegar a un público general, una visión mística del océano y de los misterios que se hallan en sus vastas profundidades. Protagonizando a un misterioso buzo, emprenderemos un viaje a través de un mundo lleno de vida y elegancia, a lo largo de una fantástica recreación de la vida marina. Aún así, no todo será color de rosas durante nuestra aventura y, sin dudas, no segura como aparenta ser en un principio. Más allá de los colores vibrantes y la llamativa flora y fauna, el extraño mundo sub-acuatico está dañado, quebrado y muriendo por dentro. Nuestra misión será la de sanar a este decadente universo y restaurar el toque mágico que antes reinaba supremo.

Al darle un vistazo a su narración, es inevitable no encontrarle un cierto parecido a la reciente obra de Playdead, INSIDE. La historia está representada por un lenguaje visual, lo que implica que no encontraremos diálogos o relatos expositivos en la aventura. La narración va fluyendo en cada movimiento e interacción que realizamos y por más inusual que parezcan, cada plano y tramo están pensandos para expresar una idea y finalidad. Los símbolos, la recurrente búsqueda del tiburón blanco, la flora y fauna en aumento y los drones, forman parte de un conjunto en movimiento que desembocan en una expresión visual sin precedente. En cierta forma, es una experiencia muy ambigua debido a que generará en cada jugador un conjunto de perspectivas y conclusiones diferentes en relación a como experimente cada uno el juego. Claramente el objetivo narrativo del título es brindarle a cada jugador una experiencia diferente y personal, y eso es algo que no encontramos todos los días en esta industria.

ABZU mantiene un cierto parecido jugable con sus predecesores espirituales, Journey y Flower. Pero también comparte ciertas similitudes con aventuras un poco más enfocadas en lo narrativo como Everybody’s Gone to the Rapture. Esto se debe a que sus mecánicas jugables y la forma en la que nos desenvolvemos en su mundo son muy semejantes a la de dichos productos. ABZU cuenta con básicamente los mismos movimientos y siguen manteniendo las limitaciones ya conocidas de sus predecesores, por lo que podríamos decir que es un juego que apunta a contentar a un público muy exclusivo, casi de nicho.

Entrando un poco más en detalles, ABZU es una aventura de exploración por un mundo subacuático en tercera persona, en simples palabras podríamos definirlo como un Walking Simulator, pero siguiendo la lógica del título, lo más conveniente sería llamarlo un Diving Simulator. Su principal finalidad radica en mantenerse en movimiento por unos escenarios subdivididos en pequeños tramos, para viajar entre una zona y otra, será sumamente necesario explorar minuciosamente el escenario, y encontrar una serie de acompañantes robóticos, que harán un poco más sencillo el acceso entre un lugar y otro. Aunque, conforme la aventura avanza, estos “drones” irán tomando un papel secundario y su procedencia se hará un poco más clara. Por otro lado,  las mecánicas jugables son muy limitadas, como mencionamos anteriormente, solamente contaremos con movimientos básicos, como bucear y otro con el cual interactuar en menor medida con la flora y fauna de cada región de este mundo submarino.

Sin embargo, pese a sus limitaciones, la interacción con las especies marinas es casi total, gracias al modo de meditación, utilizable únicamente sobre una serie de estatuas repartidas por cada uno de sus escenarios. En ellas podremos tomar el rol de alguna de estas criaturas submarina y experimentar el mundo desde su punto de vista. O bien, si por otro lado decidimos tener una experiencia más personal y reconfortante, podremos optar por viajar sobre las espaldas de las mismas, ya sea desde mantarrayas o tortugas marinas, hasta acompañar a enormes ballenas con las cuales sentirnos diminutos e indefensos en este apasionante universo. Sin duda esta pequeña y breve interacción, harán que la discreta jugabilidad  del título pase a un segundo plano, ya que en poco más de unos segundos, lograran crear una ambientación sin igual, meternos de lleno en la piel de cada una de estas criaturas y sentir por un momento que formamos parte de todo el fondo marino y no somos simples espectadores.

ABZU hace uso del motor gráfico Unreal Engine 4, y por lo tanto no habría que esperar un trabajo discreto, más bien todo lo contrario. Una de las primeras cosas que sentiremos al observar por primera vez su mundo, es que su apartado audiovisual es simplemente soberbio, tan superlativo que en ocasiones parece arte en movimiento. El diseño artístico del que goza el juego, esta cuidado hasta el más mínimo detalle. En una fiel representación visual de la realidad, cada lecho marino, y cada una de las especies que habitan en él, forman parte de un conjunto. Es inevitable no reconocer el enfoque minimalista por el que ha vuelto a apostar el director artístico.

La combinación de una vibrante y fría paleta de colores, junto al toque refinado y puro de su flora y fauna, lo hace un título totalmente cautivador. Los reflejos del sol rompiendo las aguas cristalinas y proyectando en el interior de sus profundidades un haz de luz puro y elegante; viajar al compás de los peces en las rápidas corrientes marinas; o tomarnos un momento y proyectarnos hacia el exterior con un breve salto, son solamente alguno de los tantos detalles que hacen de ABZU una propuesta visual sin igual.

Pero no todo es solamente gráficos, ABZU goza de una producción de sonido de un nivel más que notable, la inclusión de una banda sonora con unas pistas relajantes, ayudaran a ponernos en sintonía con el enfoque tan apacible que propone la aventura, y si eso aún no es lo suficiente para ambientarnos y transportarnos a tan peculiar atmosfera, los sonidos de las criaturas marinas sin duda terminaran de cumplir esa función.

A pesar de que ABZU logra recrear de una manera más que eficiente un mundo marino sin igual. Es inevitable no sentir que no termina de explotar al máximo toda su temática. Por un lado tenemos el diseño de sus escenarios, seguramente fuimos muchos los que pensamos que el recorrido por sus profundidades seria continuo sin ningún tipo de interrupción. Sin embargo nos encontramos con que el mismo está dividido en una serie de biomas, y lamentablemente no son lo suficientemente extensos como podría pensarse en primera instancia. Lo mismo sucede con los puntos de interés de cada zona, son muy limitados. Por desgracia, su mayor deficiencia es su duración, la cual resulta increíblemente escasa, pudiendo terminarse en poco más de 2 horas, ni siquiera la búsqueda de coleccionables incrementará de manera significativa el tiempo de juego.

Sin embargo, al final del día, ABZU se impone como un título que va más allá de su duración y de sus gráficos. ABZU es una experiencia personal ante todo. En cierta forma, como ya lo hicieron Journey y Flower, el titulo demuestra porque esta industria también necesita de un toque abstracto y narrativo, que se aleje un poco de las fantasías épicas y la narrativa militar.

A pesar de que que no logra colmar las expectativas en cuanto a su contenido y duración, ABZU, con lo justo y necesario, logra recompensar a los jugadores que deseen formar parte de este universo relajante, ofreciendo una experiencia acuática complemente única en su estilo.

Pueden ver más imágenes de ABZU en nuestra galería de Master Shots. Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por 505 Games/Giant Squad.

ABZU – Review
Historia80%
Gameplay70%
Gráficos95%
Música y sonidos95%
Lo bueno:
  • El lenguaje visual empleado en su ambigua narración
  • La naturalidad de su flora y fauna
  • Su diseño artístico es simplemente sublime
Lo malo:
  • Podría haber explotado un poco más su temática marina
  • Corta duración
90%Nota Final
Puntuación de los lectores: (4 Votes)
97%