Han pasado poco más de 6 años desde el lanzamiento de Limbo, aquel título de plataforma 2D que revolucionaria la industria indie de los videojuegos. Tras años de espera y una serie de retrasos, el estudio Danés Playdead finalmente siente la seguridad necesaria para entregar al mundo su más reciente obra de arte.

Inside es un título que a simple vista podría no innovar lo suficiente, debido a que sus bases son en gran medida similares a las de su antecesor. Sin embargo, gracias a la madurez del estudio y su afán de ir un paso más lejos, han logrado mejorar todos sus elementos para concebir una producción mucho más completa, revelador y totalmente atractivo y adictivo.

Inside nos da el control de un pequeño joven que nos llevara por un viaje lleno de preguntas existenciales e inseguridad, a lo largo de un agresivo mundo, donde la vida y la libertad tal como la conocíamos, han perdido su esencia más pura. Para evitar cualquier tipo de spoilers con respecto a su historia, eso será todo lo que mencionaré con respecto a su trama.

Al igual que en Limbo, Inside desarrolla una narración totalmente visual, no hay diálogos o textos y no existe absolutamente nada que narre los hechos que se experimenten en el mundo, de manera que todo se basa en la indirecta interpretación a la cual concluyamos. Por lo tanto, cada escenario, animación, personaje y objeto por mas inusual que parezca, cumple un sentido y aporta su pequeño grano de arena en todo este teatral marco oscuro, para llenar de contenido cada una de las brillantes puestas en escena que se viven. De esta forma, Playdead vuelve a demostrar que no es necesario utilizar citas textuales para hacer llegar una historia.

En primera instancia, cabe recalcar que Inside es una aventura de plataformas en 2.5D que resulta accesible para cualquier jugador, gracias a que mantiene las mismas mecánicas de su antecesor, proyectando en esta oportunidad un enfoque mucho más maduro e intuitivo. Sin embargo, estas cualidades vez se presentan de manera superlativa, haciendo que la lógica y el sentido común cobren un papel mucho más muy importante. Los puzzles se combinan naturalmente con el escenario generando un cierto grado de fluidez, dejando de lado la redundancia y el clásico ensayo de prueba y error que muy comúnmente experimentamos en Limbo.

La única contra de esto último es que, al estar apuntado a un publico casual y un tanto abarcativo, los puzzles para avanzar no presentara demasiadas complicaciones, salvo algún que otro momento puntual. Sin embargo, cada uno de sus puzzles y de las mecánicas que iremos resolviendo con el pasar de la aventura, serán bastantes curiosas y muy llamativas, y a cada nuevo escenario lo veremos de una forma completamente diferente.

Como es costumbre en los títulos de este género, tendremos una serie de elementos coleccionables que logran extender un poco más su escasa duración. Al igual que la mayoría de sus mecánicas de juego, los mismos no presentan complicaciones para ser hallados, de manera que la mayoría de las veces simplemente bastara con volver sobre nuestros pasos para poder encontrar aquel pequeño escondite con uno de los objetos.

La desarrolladora ha apostado por seguir manteniendo el uso de los tonos oscuros y apagados que tan útil le resulto en Limbo, aunque ahora, los ha llevado a un nuevo nivel junto con la inclusión de otros factores determinantes, como la correcta utilización de iluminación y sombras, proyectando abstractas figuras y objetos que van más allá del mero placer visual y cumplen un factor funcional en el desarrollo de su experiencia ludo narrativa.

Con respecto a su ambientación y atmósfera, en esta ocasión la desarrolladora ha optado darle un papel secundario a los lúgubres y grisáceos bosques, siendo las fábricas y zonas industriales minimalistas y abstractas las que cumplen el rol fundamental de representar el lado profundamente caótico y espeluznante de cada escenario.

El poderío técnico de este particular Indie desarrollado con el motor gráfico Unity, son las animaciones y físicas que brindan escenas, movimientos y acciones que resultan totalmente naturales. Con tan solo observar a nuestro personaje y su hostil ambiente veremos como todo es un conjunto en movimiento. Su diseño artístico es simplemente soberbio por donde se lo mire y, como es de esperarse, su banda sonora y el uso de sonidos ambientales, mantienen el mismo nivel generando un alto grado de carga emocional en cada momento.

Tal y como ya habíamos presenciado en Limbo, en Inside no veremos una gran cantidad de opciones audiovisuales. Solamente podremos modificar la resolución gráfica, filtros de brillo, ciertos atajos para el teclado, junto con algunas de opciones de sonido. Tampoco es que necesite muchas opciones si vamos al caso.

En retrospectiva, Inside es una propuesta sólida al género de las plataformas, con un nivel de producción sencillamente impecable. Ya sea por la simpleza de la que hace uso para desenvolvernos en su universo desfavorable, su particular historia y la ambigua forma de narrarla dando lugar a muchas ideas y puntos de vista o su apabullante apartado audiovisual.

Sin mucho más para agregar, Inside es una de esas pequeñas obras de arte que logran sorprendernos cuando pensábamos que ya lo habíamos visto todo. Mientras que su jugabilidad sencilla y su corta duración de apenas cuatro horas (en relación a su costo de u$s 20) son sin duda sus puntos negativos, Playdead nuevamente nos trae otro título en donde la calidad supera ampliamente a la cantidad, y difícilmente se puede alguien pueda quedar insatisfecho por su compra.

Este review fue realizado con una copia comercial provista por Playdead.

Inside - Review
Historia90%
Gameplay90%
Gráficos90%
Música y sonidos100%
Lo bueno:
  • Diseño artístico simplemente impecable
  • La naturalidad de sus mecánicas y animaciones
  • Correcta combinación de narración, jugabilidad y gráficos
Lo malo:
  • Corta duración, pese a los coleccionables
96%Nota Final
Puntuación de los lectores: (8 Votes)
90%