Invisible Inc. representa un terreno nuevo para la gente de Klei Entertaiment, creadores de excelentes juegos como Mark of the Ninja y Don’t Starve. En esta ocasión, el estudio canadiense se mete en el terreno de la táctica por turnos agregando a la fórmula algunos elementos de roguelike más que interesantes. Y en una época en la cual los juegos del estilo roguelike gozan de buena salud, es bueno ver que estudios pequeños y medianos siguen encontrando vueltas de rosca y nuevos terrenos para explorar con dichas mecánicas de muerte permanente y progresión persistente.

Invisible Inc. nos ubica en un futuro no demasiado lejano en el cual las corporaciones dominan el mundo. En el juego nos ponemos al mando de la epónima organización, encargada de llevar una guerra contra los poderes económicos desde las sombras. Al comenzar la historia, asistimos a un violento asalto por parte de las fuerzas de seguridad a las instalaciones de Invisible Inc. Solo algunos agentes logran escapar, y con ellos llevan una versión portátil de Incognita, la IA que permite a los agentes infiltrarse en la instalaciones más peligrosas del planeta.

El elemento rougelike del juego parte de la base de que Incognita solo puede funcionar en modo “portátil” por 72 horas, y esas 72 horas serán el tiempo límite que tendremos dentro del juego para montar un contraataque y llevar la guerra a la puerta de las corporaciones. La historia de Invisible Inc. se plantea desde el comienzo de manera interesante, lamentablemente, el hilo narrativo se pincha ni bien empezar, y a la hora de encarar el juego la historia sirve apenas como un papel tapiz sobre el cual se suceden los acontecimientos.

Una vez que comencemos a montar nuestro contraataque vamos a tener que seleccionar nuestros blancos, aquí se abren las mejores alternativas dentro del juego. Las misiones que nos plantea Invisible Inc. son bastante simples en los papeles, pero cada una de ellas nos llevará un poco más cerca de la victoria. Desde infiltrarse en bases ultrasecretas para robar prototipos de armas hasta liberar a otros agentes capturados (y así aumentar nuestras fuerzas de campo) o robar créditos para mejorar nuestras armas y equipos. Cada actividad que realicemos nos otorgará un mayor número de ventajas para la próxima misión. Y por supuesto, cada misión nos consumirá preciosas horas de nuestro límite de 72 horas de cara a la batalla final del juego.

Las misiones de Invisible Inc. funcionan a dos niveles. En primer lugar tenemos a nuestros agentes, cada uno de estos operativos cuenta con habilidades propias que nos obligaran a cambiar nuestra manera de juego de acuerdo a quien esté disponible para la misión. Por ejemplo, la agente Maria “Internationale” Valdés, es capaz de hackear terminales de forma remota, lo que nos permitirá abrir puertas, revelar zonas del mapa o conseguir energía para Incognita. Mientras que el agente Raymond “Shalem 11” Malik tiene habilidades aumentadas a la hora de utilizar armas de fuego y puede acabar con los enemigos de forma más rápida y efectiva.

Por otro lado, contamos con Incognita. La poderosa IA de Invisible Inc. nos permitirá realizar distintos hackeos en cada mapa. Las habilidades de incognita van desde lo simple (como hackear cámaras de seguridad), hasta habilidades más complejas como la de capturar “bots” de defensa enemigos y usarlos contra los guardias de seguridad humanos que vigilan cada una de las instalaciones. Tanto incognita como nuestros agentes pueden subir de nivel. En el caso de los agentes de campo en cuatro habilidades características, que mejoraran sus capacidades de combate, infiltración o hackeo.

Por supuesto, deberemos cuidar muy bien de nuestros agentes. Ya que los elementos roguelike incorporados al juego hacen que podamos perderlos de manera permanente. Si uno de nuestros operativos es incapacitado en una misión podemos intentar rescatarlo y reanimarlo, o bien arrastrarlo inconsciente hasta el punto de escape. Pero si abandonamos la zona sin él, el agente será capturado. Vamos a tener la oportunidad de rescatar agentes capturados en misiones futuras, pero hacerlo significará una gran pérdida de horas y recursos dentro de nuestro acotado límite de tiempo.

Uno de los mejores elementos de Invisible Inc. es que cada uno de los escenarios a los que tendremos que infiltrarnos esta generado de manera aleatoria en su totalidad. Desde el emplazamiento de los cuartos y las puertas hasta la locación de las cámaras de seguridad y las patrullas de los guardias, en cada misión que comencemos encontraremos nuevos desafíos y nuevas sorpresas. Estos elementos elevan el nivel de rejugabilidad del juego de Klei hasta cotas muy altas. Lamentablemente, algunos subsistemas impiden un disfrute mayor del producto. En especial hace falta mencionar a la pobre IA de los guardias que patrullan los niveles. Si jugamos bien nuestras cartas (prestando atención a dejar siempre abierta una vía de escape y no parar a nuestros agentes en medio de un cuarto sin cobertura) es muy sencillo engañar a la IA para tomar caminos donde obviamente los vamos a estar emboscando. Es muy posible “jugar” a la IA incluso en los niveles más altos de dificultad, por lo que los jugadores experimentados pueden aburrirse de repetir una y otra vez las mismas rutinas para superar los niveles del juego.

Desde lo audiovisual, una vez más hay que sacarse el sombrero ante el diseño de arte implementado por Klei. Al igual que en otros juegos de la empresa, como Mark of the Ninja o Shank, el diseño de personajes es superlativo, lleno de estilo y carácter. Cada uno de los agentes desborda personalidad solo a través de los dibujos estáticos que los representan, y al moverse en los niveles todos lo hacen de forma adecuada. El juego no representa ninguna proeza en cuanto a lo técnico, pero la verdad es que no lo necesita, la forma en que están presentados todos los elementos del juego es simple, concisa y detallada, lo que ayuda muchísimo a no perderse dentro de las misiones y a no cometer errores bobos durante las decisiones tácticas. En este aspecto, una interfaz de usuario muy bien ordenada y presentada ayuda muchísimo a que el juego no se vuelva frustrante. El trabajo de audio también es muy bueno, con excelentes tracks de música electrónica y un trabajo de voces muy profesional que ayuda a meternos de lleno en este mundo de espionaje y subterfugio.

En líneas generales, Invisible Inc. es un juego bastante innovador, la forma en la que Klei ha logrado combinar los elementos de la táctica por turnos con la infiltración es digna de aplauso. Y sobre eso han logrado montar una estructura de juego de tipo roguelike más que interesante. Lamentablemente, algunos elementos impiden que Invisible Inc. pueda contarse entre los mejores juegos del año, en especial la poca efectiva IA de los guardias enemigos que protegen las instalaciones de las malignas corporaciones. A pesar de este detalle, Invisible Inc. es un juego más que recomendado, que puede dar muchas horas de diversión gracias a su excelente diseño y su elevado nivel de rejugabilidad.

Invisible Inc. - Review
Historia60%
Gameplay75%
Gráficos80%
Música y sonidos85%
Lo bueno:
  • Combina muy bien elementos de tácticas por turnos y roguelike
  • Elevado nivel de rejugabilidad
  • Fantástico diseño artístico
Lo malo:
  • La historia se desinfla ni bien comenzar
  • Pobre IA de los enemigos
75%Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
100%