En esta temporada 2020, Konami ha hecho que las cosas se vuelvan bastante confusas fuera de la cancha. Por empezar, el nuevo nombre a lo “E-Sports” de la venerable franquicia de simuladores de fútbol no hace más que dejarnos un amargo gusto en la boca. Realmente suena mal. Para seguir, una vez más, la danza de licencias entre Konami y su competidora, EA Sports, hace que nos rasquemos la cabeza a la hora de dilucidar cuales son los equipos presentes en cada franquicia. Este año, por ejemplo, Konami ha perdido la licencia oficial de Liverpool FC, los campeones de Europa, pero a cambio ha ganado el derecho de utilizar las insignias oficiales de Juventus FC, justo el equipo donde juega un tal Cristiano Ronaldo.

Pero por suerte, una vez que nos calzamos los botines virtuales y salimos a la cancha, Pro Evolution Soccer se revela como un gran juego de fútbol. Competente, competitivo y con un planteo inteligente a la hora de transponer al “deporte rey” a la arena virtual. En esta temporada 2020, Pro Evolution Soccer busca volver a calzarse la corona, y sin dudas deja a la competencia en una situación complicada.

Como todos los años, Pro Evolution Soccer llega al partido con su usual colección de modos de juego bajo el brazo. El modo leyenda, la Liga Master y MyClub regresan, aunque sin grandes cambios. Liga Master, como siempre, es el escenario ideal para aquellos que disfrutan más de la gestión y del juego offline. El prospecto de arrancar desde humildes orígenes y llevar a un club pequeño a la gloria nunca deja de ser interesante, si bien ya van haciendo falta algunas novedades de más peso en este modo. La única pequeña novedad es la inclusión de algunas grandes estrellas del fútbol como DTs, con la inclusión de una exquisita recreación de Diego Maradona versión 2010. Ideal para comenzar la Liga Master al mando de Gimnasia y Esgrima de La Plata.

De la misma manera, Ser una Leyenda es un modo que será de interés para un subgrupo muy específico de jugadores, aquellos que vean con buenos ojos una experiencia más cercana a cumplir el rol de un jugador específico. Finalmente, MyClub es el modo que busca llevarse todas las miradas, con su competencia online, sus desafíos y premios diarios y semanales y la propuesta de construir un equipo legendario desde cero. Se trata de un modo que aplica pequeñas mejoras año a año, pero que sin una reformulación significativa jamás podrá hacerle sombra a FIFA Ultimate Team.

Todos estos modos se ven elevados gracias a la gran cantidad de equipos presentes en PES 2020. Si bien algunas ligas no cuentan con la mayoría de las licencias, como por ejemplo la Liga Premier de Inglaterra (solo hay algunos equipos licenciados, como Arsenal o Manchester United), PES suple esta falencia con la presencia de algunas ligas bastante interesantes que no están presentes o completas en la competencia. La exótica liga de Tailandia es sin dudas una curiosidad, pero para los jugadores latinoamericanos será de más interés la presencia de la Superliga Argentina (con Boca y River licenciados), el campeonato de Primera División Chileno, la Liga Águila de Colombia y las primeras dos divisiones del Brasileirao, un torneo que hace años no aparece en los juegos de EA Sports. Por supuesto, en PC, siempre será posible remplazar a los equipos y ligas con nombres y emblemas de fantasía mediante el uso de archivos de datos creados por la comunidad, de forma que al final del día es posible contar con todos los equipos y jugadores reales.

Como ya mencionamos, PES 2020 no presenta demasiadas novedades fuera de la cancha, pero la cosa cambia mucho una vez que abandonamos el túnel rumbo al terreno de juego. Konami realmente ha dado en la tecla con una serie de cambios a la jugabilidad que le brindan a su último juego una personalidad única. Lo primero que llama la atención a la hora de comenzar los partidos es el ritmo de juego lento y metódico. PES abandona el frenetismo en pos de un estilo de juego que obliga al jugador a generar sus propios espacios y jugadas para alcanzar el arco rival. Esta característica se ve potenciada gracias a un excelente motor de físicas que le otorga una presencia palpable a cada jugador y a la propia pelota durante los partidos.

Otro elemento realmente excelente es la existencia de diferencias muy notorias entre los distintos jugadores y equipos. Konami ha hecho un buen trabajo a la hora de traducir el estilo de juego de cada gran estrella o gran equipo a la arena virtual. Barcelona, por ejemplo, es un equipo ideal para crear un fútbol vistoso de pases cortos y generación de situaciones en todo el frente de ataque, mientras que Liverpool, aún sin su licencia oficial, hace un uso excelente de sus explosivos delanteros para demoler las defensas contrarias. Jugadores como Mané y Salah imponen ritmo al juego, pero sin sentirse desbalanceados o demasiado determinantes. En PES 2020 los jugadores veloces pueden sacar ventaja con su aceleración, pero será necesario primero generarles el espacio necesario para lanzarse en carrera.

Konami también ha mejorado el sistema de disparos. Ahora la posición del jugador será determinante a la hora de lanzar al arco. Un jugador que no dispare de forma cómoda y libre de marcas rara vez acertará entre los tres palos, lo que entra en perfecta sinergia con la filosofía del juego en general. Cada gol en PES 2020 debe ser construido y trabajado a través de la generación de buenas jugadas de ataque.

Con esto dicho, el sistema de juego presenta algunos problemas. La física de la pelota a veces genera rebotes poco realistas y que hasta pueden sentirse algo injustos dentro del partido, mientras que ciertas jugadas de pelota parada, como los tiros libres, son demasiado sencillas de ejecutar de manera efectiva. Otro gran “pero” viene por el lado de los árbitros, tal vez demasiado celosos a la hora de cobrar falta, en especial en lo que refiere a los tackles suaves cuando tratamos de recuperar el balón. Sin embargo, se trata de problemas menores que no empañan para nada a los grandes sistemas de juego que corren por debajo de PES 2020, y que seguramente podrán ser corregidos con sucesivos parches.

En el apartado visual, la saga emblema de Konami vuelve a ser un paquete de aciertos y errores. Los estadios y el ambiente generado son realmente impresionantes, y se ven potenciados gracias a la nueva cámara por defecto, que tiene la doble virtud de mostrarnos más del terreno de juego a la vez que nos permite apreciar mejor las gradas durante los partidos. El apartado gráfico en general es bueno, con una presentación visual clara y siempre fácil de seguir. Los problemas vienen por el lado de la presentación visual de los jugadores, los cuales, salvo contadas excepciones, no se parecen casi en nada a sus contrapartes reales. Por lo demás, el juego funciona de manera maravillosa en PC, manteniendo siempre un framerate constante, incluso en equipos que ya hayan quedado algo desfasados.

En cuanto a lo sonoro, el juego cuenta con un elevado grado de autenticidad. Empezando por los comentarios en varios idiomas, que incluyen comentarios en español de cuatro países diferentes. En el caso de Argentina regresan De Paoli y Latorre, aunque sus diálogos son en un 99% un refrito de lo del año pasado. Otros elementos de gran autenticidad sonora son los canticos en la cancha y hasta los temas oficiales de distintas copas y competencias a lo largo y ancho del mundo.

Lamentablemente, luego de todas estas loas, tenemos que hablar del mayor problema de eFootball PES 2020 en PC: la salud de su base de usuarios online. Algo que no es problema en las consolas, en PC se presenta como un inconveniente mayúsculo. Sencillamente, no parece haber demasiada gente jugando PES 2020 online en PC, lo cual se traduce en grandes tiempos de espera a la hora de entrar en matchmaking. Esto le resta importancia a modos de juego enteros, en especial a MyClub que, al momento de escribir esta review, puede reportarnos hasta cinco minutos de espera mientras esperamos por un rival.

En definitiva, estamos ante un gran juego por parte de Konami. Un simulador de fútbol orientado a aquellos jugadores que prefieran un juego lento y metódico por sobre el frenetismo que suele presentar la franquicia FIFA de EA Sports. PES 2020 brilla dentro del campo de juego, si bien se queda algo corto en cuanto a innovaciones en sus modos de juego principales. La poca salud de la comunidad online es también un gran problema para aquellos que prefieran enfrentarse a otros jugadores reales a través de internet. Pero para los jugadores que disfruten de jugar contra una IA más que competente o para aquellos que usen PES para la vieja y venerable juntada con amigos, eFootball PES 2020 es el paquete ideal para esta nueva temporada que comienza.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por KONAMI.

eFootball PES 2020 – Review
Gameplay95%
Gráficos90%
Musica y Sonidos85%
Multiplayer85%
Lo bueno:
  • Buenos cambios al sistema de juego en general.
  • Realmente se siente la diferencia entre los distintos equipos y jugadores.
  • Excelente ambientación de los estadios, potenciada por la nueva cámara.
Lo malo:
  • Los árbitros son demasiado estrictos con las faltas leves.
  • La ausencia de licencias importantes, como todos los años.
  • La poca gente que parece estar jugando online en PC.
90%Nota Final
Puntaje De Lectores: (6 Votos)
82%