Cuando reseñamos Battletech, el último juego de estrategia y tácticas de Harebrained Scheme, encontramos que el juego conjugaba un excelente sistema de combate con una campaña entretenida, impulsada por una narrativa interesante. Pero también encontramos que las actividades a realizar por fuera de la campaña troncal se sentían algo repetitivas y no lograban explotar del todo las bondades tácticas del título.

Flashpoint, la primera expansión para Battletech, apunta a corregir este problema, al menos en parte. Esto se logra gracias a las misiones referenciadas en el título de la expansión: Los Flashpoints. Cada una de estas misiones funciona como una suerte de mini-campaña en continuado que nos obliga a desplegar todo nuestro arsenal y a sacar el máximo jugo posible de las capacidades de nuestros Mechwarriors.

Estas nuevas misiones se activan al finalizar la campaña de la Restauración Arano, y nos plantean pequeñas viñetas narrativas que ayudan a que las distintas situaciones se sientan únicas en comparación con las algo monótonas misiones genéricas. En el primer Flashpoint disponible, por ejemplo, nos veremos enredados en el transporte y el bautismo de fuego de un nuevo modelo de Battlemech. Mientras que en misiones posteriores se nos encomendaran tareas tales como la protección de civiles indefensos o la búsqueda y captura de un peligroso criminal de guerra.

Lo interesante de los Flashpoints es que operan bajo una mecánica similar a la de la última misión de la campaña principal, e incluso expanden esta idea para sumar algo de dificultad. Cada Flashpoint supone una cadena de misiones individuales que no nos darán tiempo para reparar los Battlemechs, curar las heridas de los Mechwarriors o reponer armas y partes dañadas. Por lo tanto siempre será buena idea tener preparadas al menos dos lanzas de Mechs de combate con capacidades variadas. Se trata de misiones que devuelven algo de utilidad a las clases de Mech ligeros y medianos, que hacía el final de la campaña original se volvían virtualmente inservibles.

La otra gran novedad presente en Flashpoint es la introducción de tres nuevos Battlemechs: el Hatchetman, el Cyclops y el Crab. El Hatchetman es una unidad mediana que tiene la capacidad melee de un Mech de Asalto gracias a la incorporación de un hacha de combate en uno de sus brazos. El Cyclops, por su parte, es un Mech de Asalto especializado en mejorar la iniciativa de todas las tropas presentes en la batalla. Finalmente, el Crab es el hermano menor del poderoso King Crab, el Mech piloteado por Victoria Espinosa durante la campaña de la Restauración Arano.

Estos tres nuevos Mechs se suman de manera prolija a la ya amplia variedad de máquinas de guerra disponibles en el juego original, pero no suman nada demasiado novedoso al menú táctico del juego. La capacidad melee del Hatchetman, por ejemplo, se ve disminuida debido a la naturaleza abierta del 95% de los escenarios de combate. Y si bien la nueva computadora de comando que utiliza el Cyclops agrega algo de variedad estratégica a la composición de lanzas, la verdad sea dicha, no es una novedad que modifique demasiado el fluir de cada enfrentamiento.

Flashpoint también incorpora otras novedades menores. Se introduce un nuevo tipo de bioma planetario: la jungla. Se trata de un escenario de combate con mucha disponibilidad de cobertura y que agrega nuevos bonificadores y penalizadores de terreno para sumar algo de riqueza estratégica a los combates en los planetas selváticos. También vamos a tener disponible un nuevo tipo de misión aleatoria: las misiones de adquisición de blancos. Estas nuevas misiones nos obligan a desplegar a nuestras fuerzas por el mapa y hacer uso de mechs más veloces y de menos tonelaje para no perder pisada a los enemigos. De todas formas, como todas las misiones aleatorias presentes en el juego, las misiones de adquisición de blancos también terminan por volverse algo repetitivas luego de enfrentarlas tres o cuatro veces.

En resumen, Flashpoint es una expansión adecuada para Battletech, que apunta a disminuir el impacto de algunas de las falencias más grandes del título. Las nuevas cadenas de misiones son interesantes, y los nuevos Battlemechs suman más variedad a la caja de juguetes disponible en el juego. Pero lamentablemente todas estas novedades no terminan de modificar la naturaleza algo repetitiva del título una vez que se termina la línea narrativa principal.

Este review fue realizado con copias de prensa proporcionada por Paradox Interactive/Harebrained Schemes.

BATTLETECH: Flashpoint – Review
Historia70%
Gameplay70%
Gráficos65%
Música y Sonidos60%
Lo bueno:
  • Los Flashpoints agregan vida útil al juego.
  • Las nuevas misiones devuelven utilidad a los mechs ligeros y medianos.
Lo malo:
  • Las novedades no logran solventar del todo la naturaleza repetitiva de los mapas aleatorios.
  • Los nuevos Battlemechs no agregan novedades significativas.
70%Nota Final
Puntaje De Lectores: (0 Votos)
0%