Al analizar teclados del sector mecánico gamer, muchas veces solemos perdernos en el catálogo de las funcionalidades y la cantidad de efectos de luz que podemos incorporar en un dispositivo, olvidándonos que -principalmente- la función de un teclado es la de hacer entradas al software, lo más rápido y eficazmente posible.

La marca Gigabyte, no tan reconocida por esta clase de periféricos, sino más bien por sus motherboards y placas de video, tiene un catálogo completo de teclados mecánicos llenos de trucos visuales y diseños extravagantes para elegir, pero esta vez nos vamos a ocupar del Force K83, que presenta un concepto muy simple y claro: nivel de calidad Gigabyte, experiencia mecánica, y al menor costo posible.

El resultado de este experimento es, ni más ni menos, una ofensiva de la marca para ampliar su zona de competencia hasta los escalones más bajos del mercado, donde otras marcas como Sharkoon, Redragon o HyperX suelen disputar sus batallas con modelos más económicos pero de gran efectividad. Se podría decir que es el sector más popular en el mercado latinoamericano, lo cual no es para dejar pasar si uno quiere tener éxito en todos sus niveles de producción.

Quizá el mayor diferencial del Force K83 está en que presenta switches CherryMX originales, y no las imitaciones de Outemu o Kaihl que se suele encontrar en la competencia. Si bien la diferencia no es abismal con respecto a los otros modelos -básicamente porque utilizan las mismas especificaciones técnicas- hay gente que sabe diferenciar un CherryMX del resto de las ofertas del mercado, poniéndolos en un lugar de predilección en toda disputa.

Este modelo nos llegó con la variante Red de los CherryMX, pero también está disponible en los populares Blue, para quienes busquen una respuesta más vertiginosa pero mucho menos sutil que los rojos. Como suele suceder con todos los productos de la marca, el packaging es robusto, construido en un cartón de alto gramaje, con una impresión general en negro mate en donde se destacan la información más importante e imágenes del teclado en el clásico hot stamping, para presentar un diseño general no muy brillante, pero sumamente efectivo.

Ni bien sale de la caja, podemos notar que en este teclado no se puede encontrar nada fuera de lo esperado en base a su precio. El diseño es absolutamente sobrio, carente de personalidad, y es muy similar a las presentaciones del HyperX Alloy FPS o el Redragon Devarajas K556, pero totalmente despojado de LEDs de iluminación. Para muchos esto puede tratarse de un gran alivio, cansados de tener que apagar la iluminación de cuanto dispositivo pase por sus manos, pero para muchos otros, esto puede llegar a alejarlos completamente de esta propuesta.

  • Interfaz: USB 2.0
  • Activación: Switch Mecánico
  • Tipo de Switch: Rojo / Azul
  • Vida del Switch: 70 millones de pulsaciones
  • Perfil de tecla: Standard
  • Distancia de pulsación: 4mm
  • Distancia de activación: 2mm hasta el punto de actuación
  • Pico de fuerza Rojo: 45g +/- 15g / Azul: 50g +/- 15g
  • Entrada simultánea de tecla: USB N-Key Rollover (NKRO)
  • Ratio de Reporte máximo :1000Hz
  • Dimensiones: 438 x 131 x 40 mm
  • Peso 1100g ±10%
  • Longitud del cable: 1.8m
  • Sistema operativo: Compatible con Windows XP/ Windows 7 / Windows 8/ Windows 10
  • Certificados: CE, FCC, BSMI, KCC

Otra de las ventajas de esta propuesta, más allá de no cumplir con los deseos del gamer más hardcore, está en la posibilidad de ocupar el lugar de la oficina pero adoptando todas las posibilidades técnicas de la experiencia del teclado mecánico. Demás está decir que estos dispositivos superan ampliamente el rendimiento de los que han sido fabricados con teclas de membrana, permitiendo una entrada mucho más veloz y certera que sus parientes de menor calaña. Este modelo en particular es ideal para el trabajo diario constante, no solo por rendir como cualquier otro teclado mecánico de alta gama, sino también por su bajo costo y la utilización de los switches rojos, que brindan gran respuesta con un muy bajo nivel sonoro, en contraste con los azules.

Funcionalidad práctica es lo que sobra en este Force K83, optando por el diagrama clásico QWERTY junto al siempre necesario teclado numérico, y el obligatorio set de teclas multimedia como alternativa de las teclas de función, mediante la utilización de una tecla específica en el conjunto de teclas de variante del lado derecho (Ctrl, Win, Alt). La elección de la tipografía es concisa y cumple con su cometido con la grandeza de no estar respaldadas por ningún tipo de retroiluminación, lo que obliga a que sean por demás efectivas, como en este caso.

Por detrás se pueden encontrar dos patas plegables de elevación, de apertura opuesta, que además de proponer una postura más cómoda para los que gustan de un ángulo más profundo en la disposición de las teclas, también evitan que se cierren al mover el teclado por sobre el escritorio. El formato cóncavo que conjuga la curvatura general de las teclas también ofrecen una experiencia un tanto clásica, que recuerda a los excelentes teclados mecánicos de las primeras computadoras de escritorio, anteriores a los de membrana, los cual aún siguen siendo muy apreciados, por lo que cualquiera que trabaje con estas herramientas desde tiempos inmemoriales sabrá apreciar el detalle.

Como lo venimos advirtiendo, el contexto es todo a la hora de analizar un producto, y si bien estamos hablando de un teclado mecánico que sin lugar a dudas puede ocupar su lugar en el escritorio de un acérrimo gamer, no hay que olvidar que ofrece características apuntadas a la comercialización económica, sin olvidarse de ofrecer un gran nivel de construcción, el excelente respaldo que siempre ha ofrecido Gigabyte, y la inigualable sensación que producen solo los switches CherryMX. Por una suma de alrededor de 1600 pesos en Argentina, es prácticamente imposible encontrar algo de tan buena calidad, aunque claro está, no va a llevarse la mirada de nadie, porque no se postula para esos menesteres.

Este review fue realizado con un sample de prensa proporcionado por Gigabyte Argentina.

Teclado Gigabyte Force K83 - Review
Diseño70%
Construcción80%
Prestaciones75%
Precio100%
Lo bueno:
  • Experiencia mecánica a un valor muy bajo
  • Diseño minimalista para encajar en cualquier entorno
Lo malo:
  • Ausencia de cualquier detalle distintivo
80%Nota Final
Puntaje De Lectores: (6 Votos)
63%