De acuerdo a un artículo publicado en el sitio Puck, el publisher de franquicias de videojuegos como Los Sims, Need For Speed, Battlefield y FIFA, entre otras, habría estado buscando una fusión con NBCUniversal, y también sostuvo posibles conversaciones de adquisición con Disney, Apple y otras compañías. Si bien actualmente no se está trabajando en un acuerdo, no parece que EA planee darse por vencido en el corto plazo.

“En los últimos años, a medida que las empresas de medios de comunicación se han interesado más en la industria de los juegos en rápido crecimiento, Wilson y Electronic Arts han mantenido conversaciones con varios posibles interesados, incluidos Disney, Apple y Amazon, según me dijeron fuentes con conocimiento de esas conversaciones”, escribió el veterano reportero de medios de Puck, Dylan Beyers. “Varias fuentes familiarizadas con estas conversaciones dicen que EA ha sido persistente en la búsqueda de una venta y solo se ha vuelto más presuntuosa a raíz del acuerdo entre Microsoft y Activision. Otros dicen que EA está principalmente interesada en un acuerdo de fusión que permitiría a Wilson permanecer como director ejecutivo de la compañía combinada”.

De todos las partes interesadas, un acuerdo con NBCUniversal es el que más avanzó. Según Beyers, el CEO de Comcast, Brian Roberts, buscaba convertir el conglomerado de entretenimiento en una entidad separada con EA, y una versión del acuerdo dejaba al actual CEO de EA, Andrew Wilson, a cargo del nuevo meganegocio. Sin embargo, las negociaciones finalmente se desmoronaron por el precio. Por supuesto, Comcast, Disney y Apple tampoco respondieron a una solicitud de comentarios sobre dicho tema.

“No comentamos sobre rumores y especulaciones relacionadas con fusiones y adquisiciones”, le dijo a Kotaku el portavoz de EA, John Reseburg, en un comunicado. “Estamos orgullosos de estar operando desde una posición de solidez y crecimiento, con una cartera de juegos asombrosos, creados en torno a reconocidas propiedades intelectuales, desarrolladas por equipos increíblemente talentosos y una red de más de 500 millones de jugadores. Vemos un futuro muy brillante por delante”.

Durante el año pasado hubo un frenesí de adquisiciones de estudios de videojuegos, una que se aceleró en enero después de que el editor de Grand Theft Auto, Take-Two, anunciara que compraría Zynga por u$s 12.700 millones y Microsoft anunciara que planeaba comprar Activision Blizzard por 69.000 millones de dólares. Sony siguió semanas después con un acuerdo para comprar el estudio detrás de Destiny 2, Bungie, por u$s 3600 millones, un precio que algunos analistas consideraron enormemente inflado y posiblemente una señal de una nueva loca para consolidarse entre los jugadores más importantes de la industria del juego.

En una llamada de inversionistas en febrero,el CEO de EA, Andrew Wilson insinuó que la compañía estaba enfocada en realizar adquisiciones (como la de Codemasters) en lugar de ser adquirida. Como evidencia, EA gastó 5 mil millones de dólares durante el último año comprando estudios para aumentar su tamaño. Pero ahora parece que el publisher ha estado buscando agresivamente otras formas de escalar. Beyers informa que Wilson se acercó a Disney en marzo “en busca de lo que las fuentes describieron como ‘una relación más significativa’ que los acuerdos de licencia”.

Esta noticia llega cuando EA ha perdido o abandonado algunos de sus mayores acuerdos de licencia existentes. Si bien el editor reveló recientemente tres nuevos juegos de Star Wars actualmente en producción, incluido Star Wars Jedi: Survivor que se rumorea que se lanzará a principios de 2023, su acuerdo de exclusividad con Disney para la licencia de Star Wars no se renovará cuando expire en el 2023. Eso permitió a competidores como Quantic Dream, Skydance New Media y Ubisoft anunciar sus propios grandes proyectos de Star Wars. EA también reveló la semana pasada que está finalizando su acuerdo de exclusividad similar de 10 años con FIFA y, a partir de 2023, cambiará el nombre de su exitosa franquicia de fútbol EA Sports FC.

Por otro lado, EA anunció recientemente que APEX Legends ha generado 2 mil millones de dólares (en ganancias netas registradas) desde su lanzamiento en febrero del 2019, pero la cifra más impactante es que el juego ha visto un incremento de 40% de ganancias con respecto al año anterior. Los títulos de servicios en vivo impulsaron gran parte de las ganancias de la empresa durante el tercer trimestre de 2022, y la Temporada 12 de APEX Legends tuvo mucho que ver con eso. Hace tres días, se lanzó la versión móvil del battle royale y, considerando su popularidad y estándar de calidad en PC y consolas, se espera un gran futuro para APEX Legends en Android y iOS.

Cualquiera que sea el futuro de EA, una gran preocupación con la consolidación es cómo afectará en última instancia a los empleados de estas empresas. Si bien EA informó otro año fiscal rentable, Kotaku se enteró recientemente de que cerca de 200 empleados de servicio al cliente habrían sido despedidos. Según cuatro de los empleados afectados, su trabajo se subcontrata a proveedores externos más baratos en Rumania e India. Será cuestión de esperar y ver que sucede con EA y sus estudios e IPs adquiridas.

Se desconoce qué compañía terminará adquiriendo y fusionándose con EA, pero está claro que Microsoft no será una de ellas. Si bien Microsoft comentó hace unos días que la adquisición está yendo más rápido de lo esperado, la Comisión Federal de Comercio (FTC) de Estados Unidos sigue examinando de cerca el acuerdo entre Microsoft y Activision. La convergencia de los dos gigantes tecnológicos haría que Microsoft se convirtiera en la tercera compañía de videojuegos más lucrativa del mundo detrás de Sony y Tencent, al tiempo que bloquearía propiedades de miles de millones de dólares como Call of Duty en el proceso.

En una nueva entrevista con el sitio de negocios belga L’Echo, el presidente de Microsoft, Brad Smith, comentó sobre la adquisición en curso de Activision Blizzard. “Se está moviendo rápido, al menos lo suficientemente rápido para una adquisición de este tamaño. Hemos recibido solicitudes de información sobre este tema aquí en Bruselas, pero también en Londres y Washington”, dijo Smith.

“Uno de nuestros abogados lo resumió muy bien diciendo: ‘Estamos llegando al final del principio y ahora estamos entrando en el principio del medio'”, continuó el presidente de Microsoft. Smith concluyó agregando que “cuanto antes se haga, mejor”, pero dijo que Microsoft en su conjunto obviamente “respetará el proceso” de realizar la adquisición.