En julio de 1998, el estudio desarrollador español Pyro Studios sorprendería al mundo con Commandos: Behind Enemy Lines, un juego táctico de sigilo y estrategia en tiempo real en donde estamos al mando de un grupo de soldados con un set de habilidades y características específicas.

Seguido por su expansión stand-alone Commandos: Beyond the Call of Duty en 1999, Commandos 2: Men of Courage (el mejor en mi opinión) en el 2001 y Commandos 3: Destination Berlin en el 2003, la saga de Pyro Studios inspiraría a otros developers como Spellbound Entertainment, a lanzar memorables clones como Desperados: Dead or Alive (2001) y Robin Hood: The Legend of Sherwood (2003).

En el 2006, Pyro Studios intentó llevar su popular saga isométrica a una perspectiva en primera persona con Commandos: Strike Force pero, lamentablemente, fallaron en el intento y el estudio poco después pasó al olvido. Algo similar sucedió el mismo año cuando Spellbound Entertainment lanzó Desperados 2: Cooper’s Revenge con un motor gráficos 3D y una visual deplorable en comparación a su predecesor, arruinando así la experiencia de juego clásica del género, junto con el abandono de los sensacionales escenarios dibujados a mano que tanto amábamos en este género olvidado, hasta ahora.

Después de tantos años esperando a que algún desarrollador se animara a seguir los pasos de los difuntos developers, Mimimi Productions, un estudio alemán de menos de 20 personas con base en Munich, nos sorprende con Shadow Tactics: Blade of the Shogun, un juego que no solo homenajea a los títulos mencionados, sino que lo hace con el sello de perfección de un juego AAA tal como lo hizo con su otro juego de PC The Last Tinker: City of Colors y que, dado el encanto del período Edo japonés, está de más decir que a más de un fan del género le será irresistible de probar su demo y luego adquirir el juego completo.

Hoy en día, son muchos los jóvenes gamers que, por ejemplo, desearían jugar un Assassin’s Creed durante el Japón Feudal o la misma era Edo. Aquellos como yo que hemos disfrutado de Commandos y Desperados en su época, también ansiábamos un título similar ambientando en territorio nipón y ahora, luego de más de 10 años, Mimimi Productions finalmente hace un sueño realidad.

Durante el año 1615 en Japón, un nuevo shogun asciende al poder e impone la paz en toda la nación. Con el propósito de acabar con conspiraciones y rebeliones, el emperador recluta a cinco especialistas con habilidades extraordinarias para espiar y matar. Nuestro objetivo en Shadow Tactics, será el de terminar con la amenaza de Kage-sama, un misterioso personaje que buscará destronar al nuevo Shogun. Kage-sama contará con varios secuaces, de modo que tendremos que eliminarlos para llegar hasta él y desenmascararlo. Si bien la historia en este tipo de juegos no es principal atracción, la de Shadow Tactics contará con varios giros inesperados y hasta un lugar para el sentimentalismo, y otros temas como la amitad, el amor y, sobre todo, el honor.

Como podrán ver en nuestro video más abajo, para jugar debidamente este género de estrategia táctica en tiempo real, será necesario armarnos de paciencia y pensar racionalmente cada movimiento que realicemos, teniendo que estar atentos a la visión de los enemigos (visualizada con conos verdes con diferentes matices) y considerando las habilidades y movilidad de nuestros personajes. Para los recién llegados al género, sepan que en Shadow Tactics usarán la tecla de Quick Save y Quick Load como en ningún otro, dado que la mecánica de prueba y error es básicamente uno de los pilares inherentes de esta clase de juegos.

Seguramente más de uno se habrá sentido impotente o invadidos con una completa sensación de incertidumbre al comenzar misiones como la del Castillo Colditz en Commandos 2. Esa primera impresión que nos dejaba desconcertados o parcialmente paralizados, es lo que hace que el género se sintiera tanto desafiante como gratificante, al ver cómo poco a poco vamos limpiando cada rincón del mapa de enemigos hasta alcanzar el objetivo final. En Shadow Tactics: Blades of the Shogun esa percepción inicial de lo imposible -por suerte- se mantiene intacta, conservándose de igual manera ese suspiro final de alivio y satisfacción al completar una misión que en un comienzo aparentaba ser utópica.

Así como en todo RTS convencional las estructuras, héroes y unidades son los que determinan su jugabilidad, en Shadow Tactics, al igual que en los títulos mencionados, cada uno de los especialistas son de igual manera los que siembran las bases de las mecánicas del juego. Lo nuevo de Mimimi Productions presenta cinco de ellos:

  • Hayato: Usando su Ninjato y su Shuriken para asesinar silenciosamente, este shinobi mercenario es el experto por excelencia en la infiltración. Arrojando piedras, podrá temporalmente distraer a los enemigos para que él u otros miembros del equipo puedan aprovechar la distracción para hacer de las suyas.
  • Mugen: Un samurái leal al Shogun y uno de los líderes del grupo. Gracias a su botella de sake que puede distraer a los guardias (similar a los cigarrillos del Commandos) y su ataque que puede despachar a varios de ellos sin mucho esfuerzo, Mugen es el musculo de este inusual grupo de altruistas y mercenarios. Aun corriendo, su fuerza natural le permitirá levantar dos cuerpos a la vez, y será el único que podrá suprimir a los samuráis enemigos en enfrentamientos cuerpo a cuerpo, o con su pistola más poderosa que la de los demás personajes. El resto del equipo tendrá que dispararles con pistolas y luego atacarlos cuerpo a cuerpo para matarlos.
  • Yuki: La más pequeña y ansiosa del grupo. Usando su combinación de trampa y silbato para atraer enemigos, esta inocente pero letal niña equipada con cuchillos y sus rudimentarias herramientas, serán imprescindible para avanzar en situaciones difíciles.
  • Takuma: Francotirador y experto en explosivos. Este sabio anciano podrá ejecutar enemigos a larga distancia, o a corto alcance usando sus ruidosas granadas. También contará con la ayuda con un pequeño mapache para atraer enemigos.
  • Aiko: Bella pero mortal, la habilidosa kunoichi podrá robar trajes y usar su locuacidad para distraer a los enemigos, mientras que su polvo será muy oportuno para reducir el rango de visión de los mismos, y así permitir ataques en conjunto o que sus compañeros planifiquen sus movimientos con más tranquilidad. También podrá usar una hebilla para asesinar silenciosamente.

Siendo Hayato, Yuki y Aiko los más ágiles, podrán usar sus sogas y ganchos para subirse a lugares donde los demás no pueden, y así asesinar desde una altura, como también trepar lianas para tomar útiles atajos. Otra particularidad en Shadow Tactics, es que ambas señoritas arrastran los cuerpos de los enemigos estando agachadas por una cuestión de fuerza, o falta de ella. Esta desventaja resultará beneficiosa ya que la podremos complementar con otros personajes y definitivamente será de mucha utilidad (más aún en modo Hardcore) en ocasiones donde ciertos guardias tienen una línea de visión mucho mayor que aquella de los guardias regulares. Hay que remarcar que luego de cierta misión, todos los personajes estarán equipados con pistolas provistas por el experto anciano, ocupando por la cuarta ranura que durante las primeras misiones se encuentra vacante.

Como podrán haber apreciado en la descripción de cada uno de los especialistas, casi todos comparten funciones similares para distraer a los enemigos y realizar ataques cuerpo a cuerpo, ya sean mortales o no. Muchos usuarios que han probado la demo (que incluye los dos primeros niveles), se han quejado de que no se pueden atar los civiles luego de realizar un ataque no mortal. Al recobrar la conciencia, esto hace que, en algunos casos, los mismos salgan corriendo para alertar a los guardias, de modo que habrá que tener cuidado a la hora de esconderlos. Lo ideal es hacerlo tan lejos de los guardias como sea posible, o en última instancia dejarlos adentro de alguna casa o en determinados lugares como cuevas, armarios y demás.

Sobre este tema y otros tantos, tuve una charla con Johannes Roth, el CEO de Mimimi Productions. Johannes me comentó que el equipo de desarrollo no quería que atar a un civil equivaliera, en cuanto a las mecánicas del juego, a matar a un enemigo y dejar el cuerpo tirado en un rincón. Uno podrá no estar de acuerdo con esto, pero no es algo que se pasó por alto, simplemente se quiso hacer de esta manera para que fuese más desafiante. En caso de hacer una secuela, Roth comenta que probablemente agregarán una opción para atar a enemigos y civiles, aunque con una cantidad de sogas limitadas, como si se tratase se munición.

Hablando de enemigos, en Shadow Tactics nos encontraremos con cuatro tipos: soldados regulares, soldados con sombrero de paja, samuráis y soldados similares a los regulares, pero con un campo de visión mucho más amplio. Estos últimos son los que saldrán de las barracas o cuarteles al sonar la alarma, aunque también los encontremos en algunas misiones. A los soldados regulares los podremos atraer más fácilmente con la botella de Sake de Mugen o el silbato de Yuki, mientras que a aquellos con el sombrero de paja los podremos distraer, pero al igual que un Guardia Real de Inglaterra, no se moverán de su lugar. Los samuráis tienen un comportamiento similar al de estos últimos, con la excepción de que si se moverán en caso de ver el cuerpo de un guardia o un civil inconsciente (si es que están en su cono de visión primario), algo que será de mucha utilidad para atraerlos y despacharlos.

En los escenarios con nieve, cuando nos encontremos con situaciones en donde atraer enemigos en cierto campo de visión puede resultar contraproducente, también podremos usar nuestro rastro de huellas en la nieve como cebo, para que luego sean inspeccionadas hasta toparse con la trampa de Yuki, la shuriken de Hayato, o simplemente recurriendo a un ataque cuerpo a cuerpo.

Una novedad que implementa Shadow Tactics en el género es que, su bien durante la noche la visión de los enemigos se ve reducida, las fuentes de luz como antorchas, fogatas, etc, amplían considerablemente el cono primario de visión de los mismos. Por esta razón, nuestros personajes serán mucho más visibles al pasar por estas luces, de modo que tendremos que evitarlas a toda costa. Lo positivo de esto, no obstante, es que podremos apagar una antorcha, de modo que un guardia sospeche y la encienda nuevamente. No hace falta aclarar que se puede usar como una forma de distracción más para eliminarlos.

Al igual que la función Quick Mode de Desperados: Dead or Alive, Shadow Mode nos permitirá guardar una acción por personaje para luego ejecutarlas todas a la vez. Esto será esencial a la hora de eliminar grupos de enemigos, o cuando resulta difícil apartar la visión de dos o más enemigos observándose entre sí. De igual modo, habrá que tener en cuenta la movilidad y tiempo de ejecución de las habilidades de personajes.

Para quienes nunca jugaron ninguno de los títulos mencionados al principio, la dificultad principiante es recomendada, mientras que la normal es para quienes ya los han jugado, o al menos recuerdan cómo hacerlo. Hardcore por supuesto, es solo para quienes busquen superarse a sí mismos, completando una misión en el mínimo tiempo posible o intentando adquirir una o todas las insignias, disponibles después de completar una misión. A pesar de que este set de logros adicionales nos incentiva a no usar habilidades de determinados personajes, en este género cada rincón de los escenarios está diseñado de modo que se puedan aprovechar las ventajas de cada uno de las habilidades si jugamos de un modo convencional. Siempre se podrá usar la menor cantidad de recursos posibles, pero nuestras tácticas deberán estar mejor planificadas.

Cada misión nos dará la posibilidad de completarlas de más de una manera o usando ciertos personajes más que otros. De mucha dependerá nuestra afinidad con cada uno de los especialistas o las habilidades que consideremos más efectivas para cada ruta que decidamos tomar. Al igual que Sanchéz en Desperados, también hay que tener en cuenta que ciertos personajes de Shadow Tactics podrán interactuar con objetos para eliminar sospechosamente a los enemigos, desde empujar una piedra hasta cortar una soga para que todo parezca un mero infortunio sin ser detectados.

En este género, las diferentes dificultades difieren básicamente en el tiempo de respuesta que los enemigos logran avistarnos, como también en la vida de nuestros personajes. Esta última realmente no influye mucho, ya que los que jugamos este tipo de juegos, el mínimo error al igual que en juegos como de sigilo como Dishonored, lo consideramos un fracaso, de manera que rápidamente acudiremos a la tecla de quick load.

Aun jugando en la dificultad más fácil, Shadow Tactics nos asegura unas 25 horas de juegos a lo largo de sus 13 misiones, con paletas de colores y escenarios sumamente distintivos, incluyendo diferencia tiempos del día (mañana, tarde, noche) y condiciones climáticas como lluvia y nieve. Como podrán ver en las imágenes y video y, al igual que en su otro título The Last Tinker: City of Colors, lo nuevo del estudio muniqués utiliza el motor gráfico Unity 3D con un estilo visual Cel-Shading.

A pesar de haber usado un engine humilde, Mimimi ha logrado mantener ese sello característico visto en Commandos y Desperados. No hay nada que se le pueda objetar a los modelos de los personajes ni a los trece escenarios, todos sumamente detallados y diagramados milimétricamente acorde a las habilidades de los cinco personajes.

Si bien la banda sonora de Shadow Tactics presenta leves matices de las brillantes composiciones de Commandos 2 durante las misiones contra los japoneses, las melodías son generalmente más calmas y pasivas que aquellas compuestas por Mateo Pascual. Algunas tracks se logran lucirse con coros e instrumentos más agresivos y acordes a las circunstancias de ciertas misiones, sobre todo aquellas con varios checkpoints o instancias decisivas del juego.

Asimismo, los sonidos logran destacarse en todo momento con sonidos penetrantes, tales como los ataques mortales de nuestros personajes, ya sea la katana y estrella ninja de Hayato, los cuchillos de Yuki, o la hebilla de Aiko. La ferocidad de las pistolas o las granadas de Takuma también se hacen distinguir por sobre el resto de los ruidos. También hay tener en cuenta que todas las habilidades, al igual que nuestros pasos ya sea al caminar agachados o correr, tienen un indicador de ruido al que tendremos que prestar atención si no queremos atraer a guardias que no estaban dentro de nuestra planificación.

La estrella del apartado sonoro, sin embargo, son las voces de cada uno de los personajes y protagonistas del juego. Dado que el juego está ambientado en Japón, la decisión de incluir voces tanto en inglés como en japonés, fue sencillamente sublime. Jugar Shadow Tactics en el idioma nipón, mejora exponencialmente el nivel de inmersión al trazar nuestros movimientos.

A lo largo de las misiones, escucharemos diálogos entre los cinco especialistas con sus propias problemáticas y deseos: Mugen y el bushidō; Hayato y su profesionalismo mercenario; Yuki y la búsqueda de un Sensei; Aiko y su perfección en la planificación y, por último, Takuma aportando paz y sabiduría al grupo.

Como podrán haber leído, Shadow Tactics: Blades of the Shogun no solo es un título que rinde homenaje al género de los RTS tácticos del estilo, sino que lo hace de manera impecable en todos sus aspectos posibles. Desde su apartado audiovisual hasta su gameplay refinado, esta nueva joya de Mimimi Productions es una obligación para todos aquellos que alguna vez cualquiera de los Commandos, Desperados: Dead or Alive o Robin Hood: The Legend of Sherwood. Para los jóvenes gamers que nunca tuvieron la posibilidad de jugar ninguno de los mencionados, Shadow Tactics será una agradable forma de introducirse a este sensacional sub-género que resulta tan desafiante como gratificante.

Shadow Tactics: Blades of the Shogun estará disponible para Windows, Mac y Linux en Steam y GOG a u$s 39.99 el próximo 6 de diciembre. Los interesados en probar el juego antes de adquirirlo, pueden descargar la demo (que incluye los dos primeros niveles) en los enlaces mencionados.

Este review fue realizado con una copia de prensa provista por Daedalic Entertainment/Mimimi Productions. Pueden ver más de 300 imágenes en 4k de todas las misiones en nuestra galería de Epic Shots.

Shadow Tactics: Blades of the Shogun - Review
Historia75%
Gameplay100%
Gráficos85%
Música y sonidos95%
Lo bueno:
  • La vuelta al género de los RTS tácticos, ni más ni menos que en Japón
  • Excepcional audiovisual
  • Alto valor de rejugabilidad
Lo malo:
  • No poder atar a los civiles
  • Algunas texturas podrían mejorar
  • Simitudes de mecánicas entre personajes
90%Nota Final
Puntuación de los lectores: (22 Votes)
89%