Además de los aumentos efectuados por Warner Bros Games y Bandai Namco para algunos de sus títulos, Capcom hoy ha incrementado los precios de muchos de sus títulos en varios países latinoamaricanos (Colombia, México, Perú, Uruguay) o con bajos ingresos tales como Kazakhstan. Los más afectados, una vez más, somos los Argentinos, cuyos aumentos de juegos puntuales como la saga Resident Evil y la serie Devil May Cry, van del 200% hasta el 650%.

Si bien previamente se estimaba que los incrementos en Argentina se debían a la inestabilidad económica del país, la suba paulatina del dólar oficial y la especulación de que los publishers no podían retirar los dólares en el exterior, la realidad es que muchos developers de hecho indican que la causa de estos aumentos se da raíz de que muchos usuarios de Steam de otros países se crean cuentas en Argentina (o Turquía) y luego compran juegos en Steam con tarjeta de regalos en pesos argentinos, las cuales se pueden adquirir en Eneba. Poco tiene que ver el impuesto del 75% que los argentinos pagamos a las compras con moneda extrajera, ya que eso es algo que se paga por parte el usuario y no afecta en absoluto al monto que obtiene una editorial o desarrollador.

El developer japonés Jun Takahashi, creador de Hero’s Journey, muestra cómo el porcentaje de compras en Argentina es superior al de las realizadas en muchos otros países, lo cual indica que hay muchos usuarios de otros países que efectivamente compran en Argentina con estas tarjetas de regalos en pesos argentinos. Esto, inevitablemente, obliga a los publishers a incrementar o ignorar los precios sugeridos por Valve, o directamente ignorarlos y hacer como Square Enix, SEGA, EA y otros publishers, que pretenden vender un juego de u$s 60-70 en un país cuyo ingreso es menor a u$s 300.

Muchos Argentinos nos preguntamos cuál es la solución definitiva para este gran problema, y la respuesta es sencilla. Impedir que se vendan tarjetas de Steam en Pesos Argentinos, y obligar a los poseedores de cuentas Argentina que compren con tarjetas Argentinas, tal cómo lo hace Epic Games Store en su tienda.

Así es cómo por culpa de Valve, los gamers de los países de latinoamérica, cuyo sueldo promedio en algunos países es de 250 dólares, se les hace imposible comprar un juego AAA, cuyo precio regional de los grandes publisher se acerca más a los 60 dólares que al precio sugerido por Valve. Los usuarios de países del primer mundo, ya sean europeos, norteamericanos o incluso asiáticos, están sumergiendo poco a poco a los latinos en una nueva era de la pirateria (más de la que ya hay).

Sitios como Green Man Gaming aún conservan los precios originales de Capcom considerando que los códigos ya los tienen de antes, de modo que no quedan dudas que los aumentos de precios en Steam son incrementados por los mismos publishers.