Durante los primeros tres trimestres del 2017, la compañía austriaca Denuvo no la estuvo pasando muy bien que digamos. Primero con Resident Evil 7 crackeado en menos de una semana, seguido por otras victimas de renombre como Mass Effect: Andromeda y PREY (ambos crackeados en menos de dos semanas), hasta llegar a FIFA 18, Total War: WARHAMMER 2, South Park Fractured But Whole y Middle-earth: Shadow of War (todos crackeados en el día de sus lanzamientos), los developers y publishers estaban perdiendo la fe en la controvertida tecnología anti-manipulaciones de Denuvo, y la batalla contra la piratería parecía haberse perdido nuevamente.

Más allá de su mala racha, hace ya varias semanas (o meses) que Denuvo ha logrado asegurar las ventas de títulos de publishers como Ubisoft, EA, SEGA y Warner Bros. Si bien Assassin’s Creed Origins, lanzado el pasado 26 de octubre, es el que más esperan los piratas y utiliza Denuvo sumado a la extensión VMProtect, juegos como Sonic Forces, Injustice 2, Football Manager 2018, Need for Speed Payback y Star Wars Battlefront 2 no lo hacen, de modo que la tecnología anti-manipulaciones de Denuvo probablemente haya sido actualizada una vez más. Es por eso que seguramente no fue necesario implementar VMProtect.

Para muchos quizás esta noticia no tenga sentido ya que probablemente estén al tanto del tema (o simplemente no pirateen juegos), pero considerando que hasta hace poco todos los títulos con Denuvo se crackeaban en cuestión de horas, y ahora ya han pasado dos meses sin que se crackeen juegos de alto perfil como en el caso de Assassin’s Creed Origins, es meritorio remarcarlo (por el lado de Denuvo, claro).

Hace pocos días, usuarios de Steam no podían jugar a los títulos de Warner Bros IE como Batman: Arkham Knight, Mad Max y Middle-earth: Shadow of War, ya que hubo un problema con los servidores de Denuvo. El inconveniente de todos modos, se resolvió rápidamente. Muchos se preguntan qué pasará en caso de que Denuvo no esté vigente en un futuro, tal como ha sucedido con Games for Windows Live. Lo más probable es que los publishers o developers terminen sacando la protección con un parche después de un tiempo (como ya sucedido con decenas de títulos), por haber asegurado su volumen de ventas, o porque su juego haya sido crackeado.

La pregunta que todos los se hacen es, ¿cuánto tardarán los grupos de crackers en romper dicha protección? ¿Cederán los piratas ante la ansiedad de jugar títulos como Assassin’s Creed Origins, Injustice 2 o la campaña single-player de Battlefront II? Otros shooters de EA como Battlefield 1 y Titanfall 2 ya han sido crackeados y su campaña se puede jugar sin problemas, y se estima que lo mismo sucedería con la campaña de Star Wars Battlefront II.

Links relacionados: