El inagotable estudio español Tequila Works, que ya nos ha deslumbrado con el excelente Deadlight y el aclamado The Sexy Brutale, nos viene prometiendo hace un par de años una misteriosa aventura épica, presentando trailers minimalistas que lo único que hacían era elevar el nivel de expectativa pero sin saber hacia donde, llenando al público de especulaciones que generalmente no terminan en buenos resultados.

Pero es que la presentación de RiME es -justamente- puramente minimalista, y revelar demasiado en trailers es rozar el spoiler de la trama del juego, cuya experiencia está prácticamente basada en los giros inesperados y las sorpresas dentro de un mundo lleno de secretos, desenvolviéndose a medida que avanzamos, como resultado de cada acción.

Para tomar de referencia hay que mencionar que estamos frente a una intensa influencia de Fumito Ueda y su eterna trilogía Ico, haciéndose notar desde el primer minuto algunos rasgos de Ico junto a la modernidad de The Last Guardian.

Tomamos el cuerpo de Enu, un niño varado en una isla que invita a la exploración e inmediatamente nos hace entender que la solución a cada obstáculo está detrás de una secuencia de puzzles que van elevando su complejidad a medida que avanzamos. La magia es parte fundamental de este mundo desolado y vamos a ir aprendiendo su lenguaje para entender qué camino tomar para aprovechar las diferentes mecánicas de gameplay.

Ni bien llegamos empezamos a recibir diferentes insinuaciones que nos servirán de lenguaje para entender las mecánicas. Un color particular nos permite activar diferentes mecanismos; un animal puede ser atraido con una fruta; usaremos sombras de diferentes para abrir nuevos pasadizos; y muchas otras cosas más. Lo más atractivo de todo esto es que RiME no gasta una sola palabra en explicarse, y aún así, se hace entender, convirtiéndose en una experiencia intuitiva y dinámica sin exabruptos.

Enu puede correr, trepar, empujar y vociferar a ciertos objetos para activarlos o producir diferentes efectos, pero la verdadera experiencia está en lo intrincado de los entornos y la ausencia de señales explicitas. Es un juego que propone tanto la exploración de sus rincones como la de nuestro ingenio, para mantener el flujo de movimiento y avanzar en la historia. Quizá, por su insistencia en replicar el estilo de Ueda y aferrarse al subgénero de los plataformeros cinemáticos -esta vez, en 3 dimensiones-, el camino se pone demasiado lineal, en comparación a lo vasto de los entornos que presenta, pero eso no significa que no se haga disfrutar y recompense en todo momento al jugador con giros y momentos realmente únicos.

Más allá de ofrecer la oportunidad de experimentar algo cercano a The Last Guardian en nuestra plataforma, RiME se siente moderno, con un gran diseño de niveles y una estética admirable. Quizá tiene algunos problemas de reacción y transición de animaciones en ciertos lugares, develando su naturaleza indie en ciertos momentos, pero eso no se interpone  en la buena experiencia en ningún momento. La iluminación, los entornos, y el excelente uso de efectos de partículas hacen que todo deslumbre durante toda la aventura, multiplicando exponencialmente las ganas de seguir jugando y avanzando en este extremadamente atractivo mundo.

El uso de Unreal Engine 4 para darle forma y color a todos estos lugares es muy inteligente y detallado, pero como la mayoría de los juegos construidos en este motor, sufre de algunos problemas importantes de rendimiento. Así de humilde como se lo ve, en algunos escenarios es imposible alcanzar 60fps constantes en 4K con una GTX1080 Ti con filtro FXAA o TXAA. Al igual que la mayoría de los juegos con UE4, RiME no cuenta con soporte para configuraciones Multi-GPU y, tratándose de un estudio indie, es poco probable que Tequila Works lo implemente.

Aun en resolución 1080p con una GTX 1050 Ti y un Core i5 3570, sufre importantes arrastres en entornos amplios, aun optando por un antialiasing más liviano como FXAA y resolución de texturas en calidad media. Esta no es ni será ni la primera ni la última vez que experimentamos problemas de rendimiento en un título desarrollado con el “glorioso y popular” Unreal Engine 4 que tantos juegos parecen usar, pero que ningún developer parece agarrarle la mano cuando se trata de optimización.

El apartado sonoro de RiMe mantiene el mismo nivel de minimalismo que su visual, presentando Enu sonidos onomatopéyicos para comunicarse con otros personajes, como también para resolver ciertos puzzles. Lo que más resalta es indudablemente la excelente banda sonora que nos acompaña con una extraordinaria composición musical de principio a fin, similar a lo que nos tiene acostumbrado Disney en sus películas animadas.

Volviendo a las comparaciones con los juegos de Team Ico, quizá RiME es la experiencia más corta de todas, alcanzando un promedio de 5 horas de juego (dependiendo de nuestra habilidad para resolver puzzles) que contrastan con las 6 de Ico y las 12 de The Last Guardian, pero gracias a su precio reducido de 30 dólares, el nivel de producción y la satisfactoria experiencia, es prácticamente de las mejores relaciones entre precio y calidad que se pueden haber logrado. Por supuesto, la gran cantidad de items coleccionables hará que nuestra experiencia se extienda quizás hasta una o inclusive dos horas más.

Sea como sea, juegos como este no aparecen todos los días, y realmente vale la pena en cada momento. No se pone repetitivo, no tarda demasiado en avanzar y recompensa en cada puzzle resuelto, en cada victoria.

Este review fue realizado con una copia comercial proporcionada por Grey Works/Tequila Works.

RiME - Review
Historia85%
Gameplay90%
Gráficos90%
Música y Sonidos90%
Lo bueno:
  • Excelente presentación
  • Por fin tenemos este género en nuestra plataforma
  • Satisfactoria experiencia de principio a fin
Lo malo:
  • Grandes problemas de optimización
  • Corta duración para los estándares actuales
  • Algunas inconsistencias de animación
90%Nota Final
Puntuación de los lectores: (10 Votes)
86%

Sobre El Autor

Edición y redacción. Diseño.

Temperley. Buenos Aires. Argentina

5 Respuestas

  1. Mighty Duck

    Sobre el rendimiento, me pregunto cuanto es culpa del motor y cuanto es culpa del desarrollador. Es curioso que la mayoría de juegos que lo han usado han sido indies.

    Responder

Dejar una respuesta