Durante la época dorada del gaming de PC, complementada con la salida de las placas de video 3D y la gloriosa 3DFX Voodoo, los gamers de PC pudimos disfrutar del excelente port de uno de los mejores exponentes del survival horror de todos los tiempos, en donde en la versión de PC, se ponía en evidencia los gráficos mejorados (sobre todo en los modelos de los personajes) y la posibilidad de jugar de manera más fluida que en la consola Playstation.

Luego de un trato exclusivo con Nintendo, el clásico de Shinji Mikami sería completamente remasterizado para la consola Gamecube en el 2002 y seis años más tarde, esta misma versión titulada Remake o Rebirth, también llegaría a Nintedo Wii, aunque las diferencias serían prácticamente nulas ya que Nintendo aún usaba resolución 4:3.

Todo cambiaría en Agosto del 2013 cuando Capcom anunciaba que las consolas de Microsoft (Xbox 360 y Xbox One) y Sony (PS3 y PS4), y la PC, recibirían un tratamiento similar bajo el nombre “Resident Evil HD Remaster”, agregando soporte para gamepads, resoluciones widescreen, y al igual que el reciente Resident Evil 4: Ultimate HD Edition, la versión HD Remaster de PC sería la única que correría a 60fps.

Si bien algunos gamers de PC se las han ingeniado para jugar el remake de Gamecube/Wii con el emulador Dolphin, no todos tienen el conocimiento para configurarlo y jugarlo como se lo merece. Por suerte, Capcom después de casi 18 años, decidió darle a los gamers de PC la posibilidad revivir en todo su esplendor, el terror que acecho nuestras computadores en Septiembre del 97.

Salvo algunas mejoras gráficas adicionales, el soporte para resoluciones widescreen, gamepads y sonidos remasterizados en 5.1, esta versión HD Remaster es idéntica a la de Gamecube del 2002 en cuanto a contenido. Dicha versión agregó lenguaje corporal para indicar la salud de Chris y Jill, un giro de 180°, un nuevo estilo de sprinting similar al de Resident Evil Zero, y se han sumado algunas áreas eliminadas del Resident Evil original, tales como el cementerio y el camino a través del bosque que podrán ver en detalle en nuestra galería de screenshots en 4k.

La gran mayoría de los puzzles han sido rediseñados para que los jugadores no experimentaran esta edición como una mera mejora gráfica y sonora (todas las voces han sido remasterizadas con nuevos actores), implementando a su vez armas defensivas para escapar cuando un zombi logra atraparnos estando de frente -de espalda no las podremos usar.

Entre estos items defensivos, podemos encontrar dagas (común para ambos personajes), y otras especificas, tales como el arma de electrochoque de Jill, o las granadas de Flash de Chris, que luego de ponerlas en las bocas de los enemigos, podremos dejar que exploten luego de unos segundos, o hacerlas explotar con un disparo, reventando instantáneamente la cabeza del enemigo en cuestión. Hay que tener cuidado de no estar muy cerca de ellos cuando lo hagamos.

Este armamento podrá recogerse como una munición más y se podrá intercambiar en el inventario en cualquier momento, y tampoco ocupará espacio en el mismo. Su uso por supuesto será individual al igual que el de una bala. Al margen de que sería lógico poder recoger una daga clavada en el cuello de un zombi, la única forma de recuperarlas será luego de que nuestro disparo resulte en un headshot, ya sea teniendo una mínima chance con la Glock 17, o un headshot asegurado con la Magmun o la escopeta a corto rango -aunque si vamos al caso, podríamos haber disparado con éstas dos últimas desde un principio y habernos ahorrado el trabajo de recoger la daga.

La historia por supuesto permanece fiel a la original. Todo comienza con una serie de extraños asesinatos que toman lugar en las afueras de la ciudad de Raccon City. Entre avistamientos de criaturas raras y cadáveres parcialmente devorados, la policía decide enviar a dos equipos especiales de la división fuerzas especiales de S.T.A.R.S para investigar la zona. Luego de perder contacto con el equipo Bravo, el escuadrón Alpha, comandado por Albert Wesker, e integrado entre otros por nuestros dos protagonistas, Chris Redfield y Jill Valentine, se ven obligados a refugiarse en la Mansión Spencer, tras ser perseguidos por unos perros por demás de rabiosos.

Tras nuestro enfrentamiento inicial con personas convertidas en zombis, está de más decir que algo raro sucede en esa misteriosa y aterradora mansión. Ya sea leyendo diarios de científicos y otras notas describiendo el llamado virus T desarrollado por la Corporación Umbrella, o topandonos con enemigos mutados (víboras y lagartos, avispas) por dicho virus y otros B.O.W. (armas bio-orgánicas), no hace falta aclarar que salir con vida de las montañas Arklay no será tarea fácil.

No voy a agregar mucho más sobre la historia para no spoilear a quienes no jugar el original, pero si cabe destacar que a la versión remasterizada se le han agregado finales alternativos, agregando datos adicionales como los de George Trevor, más otra información sobre William Birkin y Alexia Ashford, dos de los principales antagonistas en otros títulos la saga. También podremos luchar brevemente contra Lisa Trevor jugando con Jill (con la ayuda de Barry) o con Chris con el soporte de Wesker.

Si bien Chris y Jill tienen las mismas diferencias de gameplay que el original (ranuras del inventario, llaves antiguas vs ganzúa, salud, etc), Capcom agregó nuevas opciones de dificultad, siendo la más difícil la normal del juego del 96, agregando otras dos que podrían considerarse Fácil y Muy Fácil. Al completar el juego en cualquier dificultad, se desbloqueará una cuarta opción (difícil) para quienes se atrevan a conocer el verdadero significado de la palabra survival.

La dificultad como en todo Residente Evil, difiere en el número de golpes o mordidas que nuestro personaje pueda soportar, al igual que el total de balas que necesitemos para derribar a los enemigos, o la cantidad que podamos encontrar de las mismas. Salvo el lanzagranadas de Jill o el lanzallamas que podremos usar de manera temporal con Chris, el resto del armamento (Pistola, Escopeta, Magnum) es el mismo para ambos personajes, pero Chris tendrá un manejo más inmediato de las armas.

Ya sea con Chris o Jill, Resident Evil HD Remaster nos llevará entre 10 y 15 horas de juego en completarlo, quizás menos, quizás mucho más. Todo depende si ya jugamos el original, o nuestra memoria para recordar cada rincón de la mansión y las llaves que precisemos para cada uno de los rebuscados puzzles, como también nuestra capacidad de ahorrar municiones para los momentos indicados, y nuestra habilidad para resolver los acertijos que se irán presentando.

Al igual que el original del 96, la administración del inventario cumple un rol determinante. Cuando uno comienza un juego y ve un item, lo primero que uno hace es levantarlo casi como por instinto. Es algo a lo que estamos acostumbrados a hacer en los títulos actuales. En Resident Evil, ya sea por las buenas o por las malas, veremos cómo la misma mansión nos obligará a equiparnos con lo justo y necesario. Los jóvenes gamers y/o aquellos que nunca hayan jugado a su primera versión, se encontraran con una jugabilidad clásica que por motivos de edad no pudieron experimentar en su momento.

Este gameplay anticuado podrá resultar por momentos frustrante, del tipo que nos obliga a exprimir nuestra memoria e inteligencia al máximo. De igual manera, será necesario revisar periódicamente los mapas de los diferentes pisos de la mansión y otras áreas como el cementerio y áreas subterráneas. Todo esto será crucial para no entrar en desesperación y querer abandonar el juego por no poder encontrar las llaves, medallones u otros items que coincidan con sus respectivas cerraduras. En este sentido, tanto el clásico Resident Evil como el HD Remaster, se sienten como una excelente mezcla entre exploración y los puzzles de las aventuras gráficas de los 90.

Es lógico asumir que Capcom no quiso alterar la jugabilidad ni la estructura de escenarios, pero hay que admitir que las cámaras son un dolor de cabeza en varias áreas del juego, y de haberse mejorado, no hubieran comprometido la fidelidad con respecto al original. Ya sea jugando con teclado, teclado y mouse o con gamepad, los problemas de los ángulos de las cámaras y el hecho tener que cambiar de dirección cuando se cambian las mismas, es algo que en mi opinión se podría haber modificado. Por un lado, ésto nos llena de nostalgia, pero por otro nos logra irritarnos de vez en cuando.

Aunque la versión de PC sin dudas es la definitiva ya que corre en 60FPS, está claro que Capcom no ha invertido tiempo ni recursos en mejorar los fondos de los escenarios de la versión de Gamecube del 2002. Las texturas en 512×448 ciertamente no ayudan cuando jugamos en resolución 1080p -y menos aún jugando en resoluciones superiores como 4k. De hecho algunas puertas en particular apenas pueden distinguirse, y más de una vez tendremos que chequear el mapa para percatarnos de que realmente era una puerta y no una textura pixelada más como parte del entorno.

Dejado de lado el tema de las texturas, se destacan algunos efectos nuevos de iluminación, tales como los relámpagos que forman parte de algunas áreas y corredores de la mansión. Sin embargo, un número determinado de lámparas y luces producen un efecto de parpadeo un tanto molesto (comúnmente llamado flickering) cuando en realidad tendrían que crear una ambientación más realista y auténtica.

Como port de PC, esta versión remasterizada quizás no sea perfecta por el tema de la baja resolución de texturas, pero hay que reconocer que es la única versión que permite jugarlo a 60 FPS, que por más eso ya es una ventaja dada por sentado para nosotros los usuarios de PC, es razón suficiente para conformarse. Quizás algún modder fanático de la serie logre crear nuevas y mejoras texturas y mejorar los fondos de los escenarios, tal como ha sucedido con otros proyectos como el de Resident Evil 4 HD, que inclusive presenta mejores texturas que la versión Ultimate HD Edition lanzada en Febrero del 2014.

Aún después de 18 años, no logro decidir si considero mejor juego a Resident Evil 1 o Resident Evil 4, pero debo admitir que jugar este remake me ha hecho revivir esa época donde los juegos aún eran desafiantes, nos hacían pensar y ejercitaban nuestra memoria en todo momento. Ya sean fanáticos de la saga que busquen remontarse a viejas épocas, o jóvenes jugadores que nunca pudieron experimentar uno de los mejores exponentes del survival horror, esta edición remasterizada debe ser jugada por todo gamer de cualquier edad, siempre y cuando no les importe saltar de la silla de vez en cuando.

Resident Evil HD Remaster - Review
Historia85%
Gameplay78%
Gráficos80%
Música y sonidos85%
Lo bueno:
  • Revivir el survival horror clásico del 96 en todo su esplendor.
  • Gráficos, voces y sonidos remasterizados.
  • Puzzles rediseñados y contenido extra cortado del juego original.
Lo malo:
  • Las cámaras podrían haberse mejorado.
  • Baja resolución de texturas.
83%Nota Final
Puntuación de los lectores: (6 Votes)
85%