El segmento gamer ‘Bloody’ de A4Tech, lanzado en el 2012, siempre se ha caracterizado por sus diseños agresivos y construcción de gran calidad, con productos que son muy populares sobre todo en el sector más competitivos de los jugadores de PC, y en este caso nos toca probar el popular headset G500 Combat Gaming, que es elegido tanto por su calidad como por su excelente precio.

El G500 viene empaquetado de manera conservadora, solo con el soporte de plástico rojo para contener al headset y el cableado por detrás, sumado a un plástico transparente que lo protege de roces internos. La caja es de buena calidad, con impresión de buena definición de todas las características del producto y el tradicional hot stamping de algunos detalles en brillante que elevan su atractivo. Por una cuestión de mantener los costos competitivos, esta es una caja tradicional y no incorpora la tapa estilo libro que al abrirla nos permite inspeccionar el objeto mediante una ventana, como suele suceder con headsets de mayor precio.

La construcción de este headset es de los puntos más altos que vamos a encontrar en toda la gama, ya que además de su atractivo y agresivo diseño apuntado al público gamer, cuenta con una calidad de materiales y nivel de construcción que se podrían esperar en ejemplares del doble de precio. Las carcasas de los parlantes están construidas en PVC de muy buena calidad, con un nivel de terminación excepcional, y el acabado texturado, combinado con el rojo brillante que acentúa el diseño, no solo lo hacen muy atractivo, sino que además es de un excelente gusto.

La vincha regulable está construida en metal cepillado, con acolchado forrado en cuero de alta calidad, al igual que las almohadillas para las orejas. El material es de gran durabilidad, por lo que no hay que preocuparse por pronto desgaste o las tradicionales grietas que suelen sufrir las alternativas más económicas. Además está cosido de una manera muy estética, que le sigue sumando puntos al diseño general.

Pero lo importante a la hora de hablar de headsets es el sonido, tanto de sus parlantes como el que capta su micrófono retráctil. Para empezar, cabe destacar el sistema que utilizaron para poder esconder el micrófono y así utilizarlo solo para escuchar: La mecánica adoptada es la de un tubo flexible de acero que se enrolla en la carcasa izquierda, dejando a mano solo la punta del receptor para que lo podamos extender cómodamente. Además, el tubo de acero es una gran alternativa de durabilidad, sacándole ventaja a cualquier otro soporte plástico o de goma.

TABLA DE ESPECIFICACIONES

Tipo de producto: Auricular
Serie: Bloody Gaming
Factor de forma de los auriculares: Diseño circumaural
Tecnología de conectividad: Cableado
Micrófono disponible:
Modo de salida del sonido: Estéreo
Respuesta de frecuencia: 20 – 20000 Hz
Impedancia: 16 Ohm
Tipo: Boom
Controles: Volúmen
Tipo de conector: Auriculares (miniteléfono estéreo 3,5 mm)
Cables incluidos: Cable para auriculares – 1.3 m
Cumplimiento de normas: ISO 9002, RoHS
Servicio y mantenimiento: Garantía limitada – 2 años

En cuanto al sonido, nos encontramos quizá con el mejor balance entre calidad y precio. El G500 incluye unos excelentes parlantes de imán de neodimio de 40mm, con una respuesta de frecuencia de 20-20000Hz, en estéreo (sin nada extraño para virtualizar), filtrados para realzar los medios y los agudos, siendo excepcionales para la mayoría de juegos  -sobre todo los de disparos y MOBAs- pero quizá no tan versátiles para cinéfilos y melómanos, por la poca presencia de una franja que se encuentra entre los medios y los más profundos graves. Esta especial ecualización también ofrece un excelente desempeño en conversaciones, ya que al estar limitada la respuesta de graves, resulta en un sonido claro que realza las voces para una buena comunicación en medio de las partidas, acompañada por las almohadillas que proporcionan una cobertura completa en la mayoría de las orejas, al menos las que no son demasiado grandes, y aíslan perfectamente los sonidos externos.

Por el lado del micrófono se puede decir que está dentro de los estándares y las expectativas de cualquier acérrimo gamer de multiplayers online, con una respuesta de frecuencia de 50-16,000 Hz y una sensibilidad de -58 dB. Capta nuestra voz de manera correcta y filtra el sonido ambiente de manera excepcional, pero al igual que el camino tomado en cuanto al sonido de los parlantes, está más apuntado a la claridad que a la calidad final, por lo que es un gran elemento para comunicarse, pero quizá no tanto para quienes gustan de grabar voces para podcasts o videoreviews, ya que recorta muy específicamente los graves y los máximos agudos para no sobrecargar la comunicación.

TEST DE MICRÓFONO

Una de las mejores decisiones que ha tomado A4Tech para expandir la versatilidad del G500 es el cable plano, estilo cinta, en vez del tradicional redondo. Si bien hay cuestiones técnicas que lo hacen más susceptible a la interferencia, en este caso no ocurrió nada similar, aún probándolo cerca de un gabinete con varios coolers y una bomba de watercooling en movimiento. Teóricamente, este tipo de cables no cuenta con las posibilidades de aislación de frecuencias que tienen los tradicionales, pero evidentemente no se ha convertido en un contratiempo. Por otro lado, gana en comodidad.

Los cables tipo cinta se caracterizan por su capacidad de evitar los enredos, y gracias a su gran flexibilidad, también se desliza fácilmente por cualquier tipo de superficie, por lo que estamos a salvo de engancharlo con cualquiera de los otros dispositivos que ocupan nuestro escritorio, lo que resultaría en muchas posibilidades de romperse internamente.

Quizá la crítica más grande que se le puede hacer a este periférico es que, en busca de una mayor versatilidad, han optado por incorporar un botón de contestar llamadas (o play/pausa cuando se reproduce música) en vez de la tradicional rueda de control de volumen, debido a la intención de A4Tech de convertirlo también en un headset para llevar conectado al smartphone. De hecho, el plug principal, conectado a la carcasa, es uno de 3mm de 4 polaridades al que se le debe adherir un derivador incluido en el paquete para separar micrófono de parlantes y así poder conectarlo a las computadoras.

Quienes busquen controlar el volumen y agregar virtualización deberán recurrir al accesorio Bloody G480, que además ofrece conectividad USB, pero esto encarece con creces (casi al mismo precio del G500) a uno de los productos con mejor relación entre precio, prestaciones y calidad, por lo que no vale la pena.

Luego de probarlo durante largas horas, es clara la razón por la cual el Bloody G500 Combat Gaming Headset es uno de los más populares del mercado. Su gran nivel estético, su excelente construcción, los detalles de un desarrollo inteligente y su bajo costo ponen en un gran aprieto a ofertas de menor categoría y aun a los que están un escalón por encima. Sus puntos bajos pueden afectar a la decisión de los que buscan un acompañante exclusivo de escritorio, pero también pueden ser una ventaja para quienes necesiten un todoterreno que los acompañe al resto de sus vidas, por lo que todo es relativo.

Este review fue realizado con un sample de prensa proporcionado por A4Tech/Bloody.

Auriculares A4Tech Bloody G500 - Review
Diseño90%
Contrucción90%
Packaging70%
Sonido80%
Precio100%
Lo bueno:
  • Excelente calidad de materiales.
  • Los beneficios del cable plano.
  • Sorprendente calidad de sonido por su precio.
Lo malo:
  • Botón de llamada en lugar de control de volúmen.
84%Nota Final
Puntaje De Lectores: (3 Votos)
82%