A tan sola unas pocas semanas de su estreno en Nintendo Switch, Forever Entertainment y MegaPixel Studios, los encargados del remake de Panzer Dragroon, nos traerán mañana la versión de PC, PlayStation y Xbox del remake del aclamado rail shooter que hizo su debut en arcades allá por 1996. Debido a que la versión de Switch corre en 720p a 60 FPS en modo docked y a 30 FPS en modo portátil, además de contar con algunos efectos gráficos inferiores y anti-aliasing de menor calidad, los usuarios de PC y consolas más potentes queríamos el renovado clásico de SEGA en toda su gloria, y en PC eso significa para muchos 2K o 4K (o inclusive más) a 60 FPS.

Para aquellos gamers más jóvenes que jamás jugaron The House of the Dead ni sus posteriores cuatro iteraciones, como tampoco otros populares arcades de la época como los Time Crisis, Virtua Cop o Gunblade NY, entre otros, el género de los rail shooters eran extremadamente populares en las salas de los fichines a mediados y fines de los 90, y principios del 2000. Inevitablemente, a medida que las PCs y las consolas caseras fueron creciendo en popularidad, junto con el auge de internet, los salas de juegos fueron muriendo lentamente, y consigo les siguió el deceso de este género conocido también como light gun shooters, cuyo último bastión fue House of the Dead: Scarlet Dawn que se lanzó en el 2018.

Muchos de los juegos mencionados llegaron eventualmente tanto a la PC (Virtua Cop 1 y 2, como también House of the Dead 1, 2 y 3) como a consolas pero, como era de esperarse, el hecho de no tener las pistolas en mano ni una pantalla gigante como en arcades, o la espectacular sensación de los culatazos de las robustas ametralladoras de Terminator 2: Judgment Day, Gunblade y su secuela LA Machineguns, la experiencia de juego era claramente día y noche. Mientras que en PC la gran mayoría usaba el mouse para jugar los House of the Dead o Virtua Cop (al margen de que había algunas pistolas para PC, pero poco conocidas), Nintendo supo sacar provecho de los shooters de SEGA con la Wii Zapper para Nintendo Wii, la sucesora de la Sapper de Nintendo, mientras que PlayStation supo vender algunas de las entregas de los Time Crisis en bundle con la pistola GunCon (o GunCon 2).

A pesar del esfuerzo por mantener vivo el género mediante las consolas caseras, algunas de las pistolas o periféricos similares resultaban (y resultan, en el caso de la Sinden Light Gun) un tanto costosas para muchos gamers, razón por la cual las compañías dejaron de darle importancia. No obstante, la nostalgia ante los rail shooters siempre estuvo latente. No por nada muchos usuarios de cascos de realidad virtual piden a gritos juegos del estilo de The House of the Dead. Es decir, juegos que no haya necesidad que tengamos que manejar al personaje (tanto física como virtualmente) con los controles que acompañan al headset.

Cuando se anunció este remake, muchos teníamos la esperanza de que este contara con soporte para VR, tanto en PC como en PlayStation. Nos contactamos con Forever Entertainment y comentaron que por el momento “no hay información oficial” sobre el soporte para realidad virtual, lo cual es realmente una tragedia y una oportunidad completamente desaprovechada para recapturar (o simplemente capturar) el público de estos simples pero entretenidos juegos de disparos.

Igual de trágico es para los usuarios de consolas tener que jugar este remake con un gamepad. Además de la baja calidad gráfica y los problemas de stuttering, el apuntado con giroscopio no es muy preciso ni responsivo en Switch, y requiere mucha personalización para estar medianamente cómodos con los controles. Al utilizar un mouse en PC (aclaro que no se pueden usar dos mouse en el modo para dos jugadores) como era de esperarse, el juego se siente más natural, pero también más fácil que la experiencia original con pistolas. Sigue siendo un juego que requiere de cierto nivel de reflejos y memoria (es imperativo recordar la ubicación de los enemigos), sobre todo en dificultad Díficil, o el nuevo modo de juego Horda, que incrementa en gran medida el número de enemigos en pantalla.

Considerando que con el arma predeterminada del juego es extremadamente difícil jugar el modo horda (se puede terminar pero vamos a terminar con la mano un tanto acalambrada de tantos clics), podremos desbloquear cuatro nuevas armas (la ballesta, el “picador” que dispara estacas y empala a los enemigos, un lanzagranadas y el fusil de asalto) que definitivamente serán esenciales para la modalidad agregada. Sin embargo, para obtenerlas, primero deberemos completar una partida rescatando a todos los científicos. Si bien no es tan difícil lograrlo, nos costará algunos intentos.

A modo de tip, en caso de que no hayan rescatado un rehén en un capítulo específico, pueden salir al menú y comenzar de nuevo dicho capítulo (como se muestra en el video) para no tener que comenzar todo de cero. Es importante intentar rescatar todos los científicos tan pronto como sea posible, ya que armas como el lanzagranadas serán muy útiles para sacar algunos de los logros más desafiantes como el de Coleccionista, que requiere que recojamos todos los ítems del juego en una sola partida. Es recomendable mirar alguna guía sobre la ubicación de las armas para tratar de juntarlas todas de una sola pasada.

Además de contar con el modo horda y un sistema de puntaje moderno (que premia las eliminaciones consecutivas y no penaliza los golpes recibidos o las muertes de científicos), también tenemos el multijugador local cooperativo o competitivo. Otras de las novedades del remake son un modo foto, la posibilidad de personalizar la mira o los elementos del HUD (como también sacarlo por completo), y la galería de enemigos, que nos indica los puntos débiles de los enemigos. Esto último de hecho resulta bastante útil, ya que no todos son tan susceptibles a los headshots como uno podría imaginar. La galería también está compuesta por una armería que exhibe las armas adicionales que iremos agarrando en el juego (simbolizadas con tesoros en tres de los cuatro capítulos del juego).

En cuanto al trabajo de remasterización, no hay dudas de que la diferencia audiovisual entre el original y el remake es abismal (como se pone en evidencia en este video comparativo), por eso es que es un remake, no un remaster. Aún así, está más que claro que el estudio tenía como prioridad que el remake corriera decentemente en Switch (si es que se puede llamar decente jugar en modo portátil en 720p a 30 FPS, con bastante aliasing y stuttering), razón por la cual los gráficos no son demasiado llamativos para un remake en pleno 2022.

No creo que se vea mal, solo pienso que de no haber sido por la Switch, podría haberse hecho un trabajo mejor. Incluso en 4K con todas las (pocas) opciones gráficas el máximo, algunos aspectos presentan inconsistencias visuales que por momentos “arruinan” la experiencia. Por poner algunos ejemplos, se observa una baja resolución de rayos en la iluminación de varias fuentes de luz (incluyendo los faroles del principio del juego), como también la falta de una mejor solución de anti-aliasing en los capítulos donde hay muchas rejas o escalones. En el nivel inferior del capítulo 3 (si decidimos bajar con el ascensor), los bloques metálicos del piso producen un shimmering (tanto a corta o larga distancia), producto de la mala calidad de anti-aliasing.

La ausencia de una opción de filtrado anisotrópico tampoco ayuda en algunos niveles. Por eso es que recomiendo que, en caso de tener rendimiento de GPU de sobra, no duden en hacer downsampling (jugar en 1440p si tienen un monitor 1080p, por ejemplo) para reducir el problema de anti-aliasing. El DLDSR de Nvidia, disponibles solo para las GPUs RTX, es ideal para suplir lo mencionado. Incluso en 4K, en caso de contar una RTX 3080, no está de más utilizar DLDSR en 5120×2880 (1.78 DL). Ya en 5760×3240 (2.25x), los FPS bajan hasta 40-45 en varias áreas.

La música por otro lado, completamente remasterizada, toma un gran protagonismo a lo largo de todo el juego ya sea con sus melodías fantasmales o sus riffs metaleros, mientras que las voces de los personajes, manteniendo su pésima (pero no menos nostálgica) actuación de voces, nos remontan de inmediato a la era dorada de los arcades. El característico “reload” y los impactos de las balas suenan tan bien como uno podría esperar de este remake. Para aquellos que les moleste la advertencia de recarga, esta se puede desactivar bajando el slider de voces, pero también afecta a las voces del juego. En general, el apartado sonoro es impecable, incluso con las voces trilladas de los protagonistas y los científicos.

Sin mucho más para agregar, el remake de House of the Dead, aún con sus inconsistencias gráficas y la inentendible carencia del soporte para VR, es un memorable viaje de nostalgia que muchos no querrán perderse. Si bien el juego no dura más de media hora, al igual que el original, el nuevo modo horda y las armas adicionales que serán necesarias para el mismo, nos darán suficiente valor de rejugabilidad, ya que rescatar a todos los científicos y juntar todas las armas nos obligará a jugarlo por lo menos tres o cuatro veces (como mínimo). Teniendo el aliciente de poder jugarlo de nuevo con otro jugador en modo cooperativo o competitivo (en este último ganará quien use el mouse) con los sistemas de puntajes clásico o moderno, está -relativamente- justificado el precio de u$s 24.99 (o precio regional) en Steam. Por supuesto, queda en cada uno invertir en este clásico renovado y jugarlo una y otra vez hasta que se nos acalambre la mano, o simplemente dejarlo pasar.

Si Forever Entertainment conserva los mismos precios regionales que Panzer Dragoon: Remake, el cual cuesta u$s 2.43 en Argentina y aproximadamente u$s 10 en otros países de la región, entonces no lo piensen dos veces. Probablemente no pagaría u$s 25, pero u$s 10 (o 13 en el caso de Uruguay) definitivamente sí. Por más que la duración de una partida (30 minutos) parezca no justificar su precio, el valor nostálgico, como en este caso, puede prevalecer por sobre todo lo demás. Además, los tres diferentes finales juntos con caminos alternativos (que varían según los científicos que socorramos o los monstruos que eliminemos) y varios de los logros, nos aseguraran un valor de regajubilidad bastante alto.

Para aquellos que no estaban al tanto, el publisher polaco Forever Entertainment previamente había anunciado el desarrollo de Panzer Dragoon II Zwei: Remake (que evidentemente se retrasó) como también de The House of the Dead: Remake 2. Esperemos que, en caso de que no implementen VR en The House of the Dead: Remake, al menos lo consideren para el 2, porque es realmente un desperdicio no aprovechar la popularidad del Quest 2. El publisher también se encuentra desarrollando un remake del beat ’em up de 1993 Night Slashers y varios títulos de Square Enix Japón.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Forever Entertainment/Megapixel Studios.

The House of the Dead: Remake - Review
Gameplay80%
Gráficos70%
Músicas y Sonidos80%
Multiplayer75%
Remasterización70%
Lo bueno:
  • La jugabilidad del original intacta con gráficos y música remasterizada.
  • Los nuevos modos de juego y las armas agregadas.
  • La galería de enemigos.
Lo malo:
  • Es un sacrilegio que no tenga soporte para VR.
  • No se pueden usar dos mouse de a dos jugadores.
  • Algunas inconsistencias gráficas. Los cambios en la pelea contra el jefe final.
78%Nota Final
Puntuación de los lectores: (4 Votes)
81%

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.