Geralt de Rivia ya no necesita introducciones. El brujo se ha ganado su fama dentro del mundo del gaming a fuerza de dos grandes aventuras para PC (la primera fue cancelada para consolas, mientras que la segunda también fue lanzada en Xbox 360) realizadas por el sorprendente estudio polaco CD Projekt Red. Ahora llega el momento de despedirnos de este gran personaje -surgido de la pluma literaria de Andrzej Sapkowski- con The Witcher III: Wild Hunt, la tercera y última entrega de la trilogía de juegos de rol que tienen al reconocido lobo blanco como protagonista.

El camino hacía el lanzamiento de The Witcher III no fue, sin embargo, uno de rosas. Desde el vamos el anuncio de que el juego saldría no solo para PC, sino también para las consolas de nueva generación hizo que a varios de los miembros más puristas de la Master Race se le formara un nudo en la garganta. Meses después, múltiples demoras en la fecha de lanzamiento y un evidente downgrade gráfico con respecto a las primeras imágenes mostradas del juego parecían darles la razón a los más pesimistas.

Así que antes de empezar la review propiamente dicha, vamos a prestarle atención al elefante en la habitación. A esta altura, y con el producto en nuestras manos, no nos quedan dudas acerca de que The Witcher III sufrió uno de los downgrades más importantes de los últimos años en apartado visual, pero aún así, las diferencias de rendimiento y de gráficos entre la versión de PC y consolas son por demás de notorias, lo cual detallaremos en la sección correspondiente del análisis. El culpable de esto sin lugar a dudas, son las limitaciones de las consolas de “nueva generación”, ya que los mismos representantes de CD Projekt Red afirmaron que les era imposible desdoblar el desarrollo del juego en tres versiones debido a limitaciones de personal.

Pero al mismo tiempo la gente de CD Projekt Red sostuvo que este juego, The Witcher III tal como existe hoy, solo fue posible debido a que el mercado para el brujo se vio ampliado notoriamente gracias al numeroso público de Xbox One y Playstation 4. Ante esta evidencia nos queda solo algo para decir: Nos alegra mucho que así sea. The Witcher III no será el juego revolucionario que nos prometieron en cuanto a gráficos, pero sin ninguna duda es el RPG con mejores gráficos hasta la fecha. Donde si el juego marca una revolución es en los elementos de construcción del mundo, presentación de la historia y estructura de juego. Donde muchos ven un Downgrade gráfico, nosotros preferimos ver un Upgrade en jugabilidad y estructura de juego. Y eso no es poca cosa.

Looking for a woman, ashen-haired with a sword on her back. Just Like me.

La historia que nos presenta CD Projekt Red en The Witcher III retoma solo algunos meses luego del final del juego anterior. Los reinos del norte debilitados por las acciones de Letho de Guleta y sus camaradas se enfrentan a una nueva invasión del poderoso Imperio Nilfgaardiano. La orgullosa y gloriosa Temeria, invadida y en ruinas, se ha convertido en la base de operaciones del emperador Emhyr var Emreis. Mientras que Radovid, rey de Redenia, ha montado una resistencia contra el invasor en torno a los territorios de la ciudad libre de Novigrado.

Es en este escenario, en estas tierras destruidas y arruinadas por la guerra, donde se desarrolla la historia central de The Witcher III. Una historia que se siente mucho más personal e intima para Geralt de Rivia y sus seres más cercanos, pero que no deja al gran conflicto en segundo plano, ni a sus más terribles consecuencias.

CD Projekt Red ha demostrado en el pasado una gran maestría a la hora de desarrollar narrativas interesantes y con The Witcher III se han superado a varios niveles. En primer lugar, como decíamos, tenemos la historia central que tiene a Geralt como protagonista. En este caso, y mucho más que en los dos juegos anteriores, la narrativa central del juego se inspira fuertemente en las novelas del señor Sapkowski. Evidencia clave de esta última afirmación es el debut en la saga de dos personajes centrales en la saga literaria: Cirilla y Yennefer de Vengerberg, dos mujeres importantes del pasado de Geralt que ocupan roles importantes en esta nueva aventura.

Es de hecho la búsqueda de Cirilla, hija adoptiva y protegida del brujo, lo que motivará la mayor parte de las acciones en la historia que esta en el corazón de este gran juego. Hasta incluso podremos controlar a la Leoncilla de Cintra directamente en algunos segmentos de juego lineales, que nos servirán para ser testigos de su lado de la historia, y de paso probar sus increíbles habilidades de combate en carne propia.

Ya pasada el área del prólogo en White Orchard junto con Vesemir, la jugabilidad de Witcher 3 se presenta como una verdadera experiencia open-world en todo sentido. A pesar de que no es recomendable eludir la quest principal para no arruinar los sucesos de la historia y la sensación de descubrimiento de las nuevas regiones, podremos recorrer las dos principales áreas del mapa (Velen/Novigrad y las islas de Skellige) de punta a punta, prácticamente sin restricción alguna.

A pesar de una gran parte de la quest principal se limita a rastrear e indagar arduamente sobre el paradero de Ciri a lo largo de Velen, Novigrad y Skellige, Wild Hunt marca un antes y un después en lo que a quest secundarias respecta. La variedad, calidad y progreso de cada una de ellas es sencillamente algo sin precedentes, elevando la barra del género de los RPG, y básicamente dejando mal parado a todo juego de rol open-world de compañías versadas en el género, tales como Bethesda, Bioware y Obsidian. En tan solo cuatro años, lo que han logrado los guionistas de CD Projekt Red no solo es digno de alabanza, si no que será algo muy difícil de superar por los desarrolladores mencionados, y quizás hasta por ellos mismos.

Olvídense de juntar cinco patas de oso para el herrero de turno, o hacer recados de punto A a B para algún herbalista caprichoso. Ya sean quests secundarias propiamente dichas, contratos para cazar monstruos, o la gran cantidad de actividades o eventos aleatorios, en todo momento seremos testigos de un gran despliegue de personajes e historias con un nivel de desarrollo y etapas subsecuentes únicas y originales. Además, todas cuentan con elementos de gameplay que nos sumergen como nunca en los sentido extrasensoriales de los brujos, muchas de ellas involucrando trabajos de investigación al mejor estilo de la serie Batman Arkham, y como siempre, teniendo que proceder correctamente antes de cazar extrañas abominaciones, ya sea tomando pociones propias de un buen cazador de monstruos, o aceitando nuestra espada con brebajes especiales para derrotarlos con más facilidad.

Las actividades secundarias nos sorprenderán de tal manera que se nos hará imposible dejar una sin realizar, al punto de hacerlas por gusto y no simplemente por el hecho de limpiar el mapa de misiones sin completar. Cada aventura que aceptará el brujo estará complementada con cientos de lineas de diálogo, y con resultados que alterarán el desarrollo tanto de las quests mismas, como el de la misión principal, dándonos un valor de rejugabilidad realmente elevado e incomparable.

Entre las actividades secundarias podemos encontrar cosas tan variadas como búsquedas de tesoros, destrucción de guaridas de monstruos, carreras a caballo, algo de pugilismo y varias cosas más. Pero las que más destacan de entre estas actividades son las misiones secundarias con narrativa, los contratos de brujo y el Gwent (juego de cartas detallado más adelante). En el caso de las misiones secundarias, las hay de muchas formas y envergadura, por lo general serán mini-arcos arguméntales optativos en los que Geralt se verá forzado a ayudar a algún otro personaje ya sea por dinero, por necesidad o por simple amistad. Muchas de estas misiones involucran a viejos conocidos de Geralt como la bella hechicera Triss Merigold o el campechano enano Zoltan Chivay.

Los contratos por otro lado, son una visita a un día en lo oficina para el brujo Geralt de Rivia. En todos los pequeños pueblos y grandes ciudades que visitemos Geralt podrá encontrar autentico trabajo de brujo: cazar monstruos, dispersar maldiciones, resolver misterios. En estas actividades nos pondremos el traje de detective y el de héroe de acción y veremos a Geralt enfrentarse con lo más peligroso de la fauna autóctona: Cocatricez, Damas de la Peste, Grifos o Demonios, el valiente brujo no le dice que no a ningún trabajo, siempre que la paga sea aceptable.

Finalmente, hay otro nivel extra donde funciona la narrativa, y es en las micro-historias que iremos develando y encontrando al explorar el fantástico mundo que nos regala CD Projekt Red con esta aventura. Cada recoveco, cada torre derruida, cada pueblo abandonado, esconden algún tipo de historia para aquel que sepa donde mirar. Cada habitante de Novigrado, Skelliga o la región de Velen tiene un pasado propio, y muchos de ellos llevan encima las marcas y heridas de una guerra terrible y brutal. Para apreciar la riqueza de este mundo, basta con tan solo detenerse a contemplar la vida diaria en las aldeas, escuchar alguna conversación en la taberna, u observar a una viuda llorando desconsolada a los pies del cadáver de su esposo que cuelga de un árbol.

Tal vez un elemento pequeño pero llamativo en la autenticidad de este mundo es la presencia de niños. Niños por todos lados: jugueteando en el barro en alguna aldea de Velen, corriendo entre las multitudes de Novigrado o pequeños infantes amamantando en los pechos de sus madres. Muchos juegos por lo general evitan siquiera presentar niños en sus mundos, y nos hemos acostumbrado tanto a su ausencia que verlos tan activos en el mundo de The Witcher III le suma algo especial a la experiencia.

Tal vez lo más interesante a nivel jugable es la forma en la que todos los elementos de este juego, a veces tan dispares entre si, se relacionan. Esto se debe a una autentica maestría a la hora del diseño por parte del estudio polaco. Las búsquedas secundarias en The Witcher III suelen desdoblarse, bifurcarse, re-encontrarse y entremezclarse entre si. Las actividades secundarias, tales como el Gwent, pueden llevarnos incluso a descubrir secretos y nuevas misiones. Y nuestras habilidades detectivescas a la hora de analizar lugares de ataques o escenas de crimen pueden tener como consecuencia que algunas misiones terminen de una manera muy diferente si por casualidad nos perdemos de algún detalle. El entramado de argumentos, misiones y actividades presentes en The Witcher III es tan complejo que incluso cuesta encontrar una palabra adecuada para describirlo. Estamos ante una autentica revolución de diseño en cuanto a lo que un RPG de mundo abierto puede ofrecer.

Un aspecto importante a mencionar, es el excelente sistema de checkpoints y puntos de guardado automatico que nos serán de gran ayuda en caso de no estar conformes con los resultados de algunas decisiones tomadas, pudiendo volver atrás unas cuantas horas de juego para revertirlas. También puede ocurrir que fallemos algunas quests por haber progresado demasiado en la historia sin haber tenido en cuenta la relación con ciertas objetivos secundarios, o viceversa.

Por otro lado, ya sea a pie o a caballo, todas las quests nos indicarán la ubicación exacta y el camino a seguir, tal como si estuviéramos equipados con un GPS. Siendo un juego que nos durará entre 150 y 200 horas en completar absolutamente todo, muchos gamers recibirán estos cómodos puntos con gran alivio, sobre todo en comparación a otros RPGs que nos hacen perder tiempo valioso sin sentido. Quienes no estén conforme con esto último, podrán desactivarlo del mini-mapa en el menú de opciones del HUD, donde también podremos deshabilitar todo elemento de la interfaz de usuario para lograr una inmersión más profunda -o hardcore.

Forget this rubbish! I shall forge you a sword fit for killings gods.

Contrario a la versión inicial de Witcher 2: Assassins of Kings (no la Enhanced Edition), CD Projekt Red hizo un excelente trabajo en presentar los tutoriales necesarios para aprender todos los elementos de combate, inventario y otras funciones exclusivas de los Witchers, de manera sencilla y con una curva de aprendizaje rápida que nos preparará rápidamente para enfrentar gran parte de los enemigos y monstruos, sin importar si jugamos o no previas entregas.

Algunos gamers que nunca jugaron con Geralt de Rivia quizás se asusten al ver los menúes de alquimia, creación de ítems y pociones a través de las decenas de recetas y diagramas, sumado a los mutágenos y árboles de habilidades, pero nuevamente, la empresa polaca nos dará un tour intuitivo a través de todos ellos a medida que se presenten dichas características.

Si bien Wild Hunt conserva las mecánicas de combate base de Assassins of Kings -que durante las primeras horas de juego resultaba incómoda- los movimientos para esquivar y rodar se han mejorado notablemente, haciendo que las peleas sean más rápidas, satisfactorias y dinámicas. Ahora los enfrentamientos en cierto modo son similares a los de un arcade en tercera persona, pero sin por eso perder el peso de nuestras decisiones al elegir el equipamiento, armas y habilidades. Al sistema de combate se agregó la posibilidad de conectar counters o parrys, teniendo que estar atentos al destello de los enemigos para contrarrestar los ataques correctamente.Tal vez la novedad más llamativa es la introducción de una ballesta de mano en el arsenal de Geralt, herramienta que se vuelve especialmente útil al combatir contra criaturas voladoras o subacuáticas. Si. Geralt ahora puede sumergirse bajo el agua también, y explorar ruinas sumergidas o descubrir tesoros ocultos.

Uno de los miedos de los fanáticos de la saga cuando la empresa polaca anunció que esta tercera entrega también vería la luz en consolas, fue que The Witcher fuera “consolizado” en el proceso. Es decir, que los numerosos sistemas de juego y exploración presentes en los dos juegos anteriores fueran simplificados para contentar a un público masivo. Afortunadamente, estamos en posición de asegurar que no solo no se ha dado este proceso de simplificación, sino que en muchos aspectos The Witcher III ha incorporado nuevas vueltas de rosca y variaciones a los sistemas de juego clásicos de la saga.

Los sistemas de alquimia y artesanía por ejemplo, siguen tan completos e interesantes como siempre. Es cierto que el manejo de pociones ha sido simplificado con respecto al juego anterior, lo que de todas formas me parece un acierto ya que el sistema en The Witcher 2 no era tan bueno. Pero más allá de eso, la progresión en cuanto a pociones, bombas y equipamiento nos obligara a prestar atención, conseguir reactivos y materiales raros y encontrar a los mejores herboristas y artesanos de los reinos para que nos enseñen su arte. Obtener las mejores pociones y las mejores armas es una aventura en si misma, que solo suma más profundidad a un juego que ya rebosa en ella.

Los temidos “sentidos de brujo” previamente mencionados, demuestran ser una adición inteligente y no solo una forma burda de Hand-Holding. Si bien la visión de brujo de Geralt nos simplifica bastante el trabajo a la hora de buscar pistas en el escenario, lo cierto es que CD Projekt Red ha encontrado formas muy interesantes de hacer uso de este sistema. Por ejemplo, es posible que Geralt detecte olores con su olfato aumentado mientras recorremos el mundo, y seguir el rastro de las esencias puede llevarnos a encontrar misiones secundarias o secretos escondidos. Su sentido del oído, por otro lado, puede detectar la presencia de enemigos a la distancia y es posible aprenderse los sonidos característicos de cada tipo de monstruo para saber de ante mano con que nos vamos a enfrentar (y preparar pociones, aceites y bombas para la lucha).

En cuanto a la progresión del personaje, las tres ramas clásicas regresan. Geralt podrá invertir los puntos de habilidad que gane al subir de nivel o descubrir sitios de poder en el arte de la espada, la alquimia o las señales mágicas. Cada una de estas tres vías es completamente funcional para avanzar en el juego y será igualmente válido mejorarlas a todas por igual o especializarnos en alguna de las tres ramas invirtiendo más puntos de habilidad en ella. Además Geralt también cuenta con un cuarto set de habilidades únicas que le permiten potenciar ciertos aspectos del personaje o nivelar áreas en las que nos hayamos quedado rezagados. Finalmente vuelve los mutágenos, con sus bonificaciones únicas de acuerdo a los componentes que vayamos consiguiendo de los monstruos y las habilidades que decidamos mejorar.

Dunno that I’m goza buy anything, but I sure wouldn’t mind a few rounds of gwent.

Todo RPG, ya sea single player u online, tienen la particularidad de presentar algún componente o mini-juego que nos hacen desviar de la quest principal, o en el caso de los MMORPG, invertir -o perder- horas y horas de nuestro tiempo revendiendo items. En el caso de Wild Hunt, y contrario al ambiguo póker de dados de los primeros dos títulos de la saga, Gwent es un robusto y adictivo juegos de cartas que abarca todas las facciones (Temeria, Nilfgaard y Scoia’tael) e inclusive los monstruos del juego. Está tan bien logrado que inclusive le hace competencia al Hearthstone de Blizzard a pesar de contar con un número menor de cartas.

Al comentar una partida, se nos repartirán 10 cartas aleatorias de nuestro maso predilecto. Gwent presenta un tablero con tres ranuras de cada lado para jugar unidades de combate cuerpo, rango y asedio. Al costado, podremos usar cartas climáticas que bajarán el poder de ataque de las cartas a 1 (excepto las cartas Elite que no son afectadas por lo mismos) aunque podremos remover dichos efectos si disponemos de una carta para hacerlo. Saber como éstas últimas es -en muchos casos- la clave para la victoria.

Cada facción cuenta con sus lideres y sus variantes, sumado a los pros y contras inherentes de cada una, que si bien son demasiadas para enumerarlas, es mejor descubrirlas por uno mismo y así disfrutar mejor de nuestras victorias -no sin algunas derrotas impensadas y en muchos casos, irritantes.

Podremos comprar cartas en algunas tabernas y NPCs , aunque las más importantes tendremos que ganarlas de reconocidos jugadores de Gwent de las ciudades principales, e inclusive hasta podremos jugar un torneo para demostrar nuestra experiencia adquirida luego de cientos de partidas.

Algunos de nosotros nunca hemos jugado un TCG y aún así, Gwent generó una adicción desconcertante, muchas veces desafiando a oponentes imposibles una y otra vez hasta que nos tocara una mano decente, o al menos para contrarrestar sus cartas y poder tener una chance de ganar y obtener alguna carta especial.

El loop de los fabulosos 15 minutos de melodías que se reproducen a lo largo de las partidas (que es la misma que podamos escuchar en Novigrad) tampoco ayuda a despegarse de este fabuloso “mini-juego” que en más de una oportunidad nos hará pausar una quest para relajarnos y disfrutar de unas manos de Gwent.

I see new places, speak with folk Ive never known. It´s what I like, and thats worth the risk.

Si bien es cierto que la empresa polaca mintió sobre el downgrade y poco después terminaron admitiéndolo, con toda seguridad podemos afirmar que The Witcher 3 es el RPG con mejores gráficos hasta la fecha, superando ampliamente a Dragon Age Inquisition, Skyrim y prácticamente cualquier juego de rol que se me venga a la mente, más aún teniendo en cuenta el verdadero significado de la palabra “open-world” que ha sabido implementar CD Projekt RED en el final de esta trilogía.

Cada región tiene su propia ambientación y personalidad, ya sean los pantanos de Velen con una atmósfera ominosa y frondosa, las tonalidades alegres y coloridas de Novigrad, o las grandes vistas de la enigmática y bella Skellige. En cualquiera de las regiones mencionadas, muchos de sus áreas brindan esa sensación que el primer Witcher supo capturar mejor que Assassins of Kings, sintiendo la tensión de los bosques oscuros, las alcantarillas y cuevas, y el temor de las orillas de algunos lagos. Los ciclos de día y noche son quizás los más realistas que se hayan visto en un juego hasta ahora, donde la noche es realmente noche (literalmente a veces no se ve absolutamente), que complementados con los efectos de lluvia, granizo  y niebla, crean una atmósfera con un nivel de inmersión absoluto. Tan es así que muchas veces la luz de luna no será suficiente, teniendo que equipar la antorcha en repetidas ocasiones -aún dentro de las casas- o simplemente meditar para no renegar más de los necesario.

Witcher 3 quizás no presenta los interiores de Assassins Creed Unity o los modelos o texturas de Ryse: Son of Rome, pero dada la enorme escala del mapa (que juntos superan a GTA V y Skyrim combinados) sin tiempos de carga, sumado a la convincente ambientación y el excelente apartado visual, realmente hay que sacarse el sombrero antes los artistas de la empresa polaca, y por supuesto a los cambios implementados en el motor gráfico REDEngine 3 -a pesar del downgrade. Todo esto mencionado sumado a las mejoras gráficas de PC implementadas en los últimos parches de PC, más la suite de shaders Reshade y SweetFX 2.0, está de más decir que la versión definitiva y ampliamente superior de la de PC.

También hay que aplaudir la excelente optimización que han logrado, pudiendo alcanzar la visual y FPS de una Playstation 4 apenas con un Core i3 y una GTX 750Ti, similar a lo que los gamers de PC experimentamos con Grand Theft Auto V. Contrario a los usuarios con GPUs de la serie 900, es cierto que aquellos GPUs Kepler no fueron tan afortunados con el rendimiento, aunque Nvidia lanzó los drivers 353.06 mejoraron sustancialmente el rendimiento en Witcher 3, en algunos casos hasta una diferencia de 6-8FPS con respecto a los previos 352.86 WHQL.

A pesar de que Marcin Momot de CD Projekt RED confirmó que las diferencias en PC y PS4 son la distancia de dibujado, FPS, resolución, número de NPCs en pantalla (lo cual de alguna manera rompe la inmersión en ciertas áreas) y características exclusivas como Hairworks, varios comparativas afirman que la versión de PS4 presenta sombras en detalles bajos, texturas de calidad media-alta (no ultra), y sufre severamente de bajones de FPS, promediando los 20-25fps durante la gran parte del juego. Con el pasar del tiempo la mentira de las consolas “next-gen” se pone cada vez más evidencia.

De hecho tuvimos la desgracia de haberlo probado en Playstation 4 y objetivamente debemos afirmar que jugar Wild Hunt de esta manera es un insulto. Tan pronto como podamos nos sacrificaremos para publicar nuestra propia comparativa, pero de poder jugarlo en PC, por favor no duden en hacerlo. Si aún no están convencidos, miren nuestros videos en 1080p a lo largo del review, y dense una vuelta por nuestra galería de 1000 imágenes en 4k.

You need only trust on stage, great sword in hand, furl your brow, make some threatening faces, then deliver a few lines in a gravelly voice.

Por tercera vez, el eficiente Doug Cockle regresa para darle voz al brujo Geralt de Rivia. Su tono rasposo y grave ayudó desde el comienzo de dotar al personaje de una gran personalidad, y en esta tercera entrega el actor se supera en muchos aspectos. No solo vamos a escuchar a Geralt en toda su gloriosa actitud de auténtico “Bad-ass”, sino que la historia se permite momentos más emotivos y pasionales para el personaje. Y admito que también me ha encantado el trabajo hecho con los intentos de Geralt de ponerle humor a algunas situaciones. Intentos que por lo general suelen fallar miserablemente, es claro que Geralt no tiene el tono artístico de su buen amigo Jaskier.

El kilométrico elenco de actores de voz que acompaña al personaje principal tampoco decepciona. Además de los personajes de importancia, tales como Yennefer, Triss o Jaskier (quien una vez más funciona como narrador), se ha utilizado a una gran cantidad de actores de voz para dar vida a todos los habitantes de los Reinos del Norte, desde el Rey hasta el Mendigo.

De entre los debutantes en este nuevo juego es necesario destacar a dos. Por un lado Emma Hiddleston (hermana del actor Tom Hiddleston), quien regala su voz y su canto al personaje de Priscilla, una de las adiciones más cautivantes para esta nueva entrega. Y por otro lado el inefable Charles Dance (Tywin Lannister en Game of Thrones) quien con su tono regio y cargado de autoridad logra dar vida al Emperador Emhyr Var Emreis de Nilfgaard.

El diseño de sonido en general se acopla de forma magnifica con el trabajo de voces. Recorriendo los campos de noche no va a ser raro escuchar aullidos y gritos de auxilio a la distancia, que muchas veces pueden guiarnos a descubrir nuevas misiones y secretos. En las grandes ciudades tales como Novigrado y Oxenfurt las voces de los habitantes se fusionan en un bullicio incomprensible en las calles y las plazoletas atestadas de mercaderes, lo que brinda un gran realismo a la atmósfera del juego.

Otros elementos del diseño de sonido se demuestran vitales para la aventura, en especial el cuidado y trabajo que se ha puesto en la manera en que suena cada criatura. No solo el diseño visual de la horripilante fauna de The Witcher III es increíblemente inspirado, sino que cada uno de los monstruos que Geralt enfrente tendrá sus propios sonidos característicos. Como ya mencionamos, al recorrer la espesura los sentidos de Geralt nos permitirán identificar a los enemigos primero por el sonido, y el detalle puesto en cada interpretación nos permitirá aprendernos de memoria el gruñido característico de cada bestia. Se trata de un gran trabajo de diseño al servicio de la jugabilidad.

También es menester destacar el gran trabajo puesto para lograr autenticidad de sonido en otros elementos del juego. Desde los sonoros “clanks” del chocar de las espadas durante el combate hasta las poderosas explosiones de las bombas de Geralt o el crujir de las ramas de los arboles ante el viento, todo está muy bien logrado y se siente real.

Finalmente, y no por eso menos importante, hay que destacar el superlativo trabajo musical que acompaña al juego. La banda sonora de The Witcher III es sencillamente mágica. Tanto nos ha cautivado este gran trabajo musical que nos cuesta señalar un tema como nuestro preferido. La hermosa melodía que suena al recorrer las bellas islas de Skellige, el adictivo y alegre ritmo que nos bombardea los oídos en cada partida de Gwent, o la emocionante canción de Priscilla que marca uno de los momentos con más “fan-service” para los lectores, son solo algunas de nuestras favoritas.

Cada una de las tres principales regiones cuenta con sus propias melodías representativas de sus habitantes y peligros, tanto para la exploración como para el combate. En cuanto a esto último, se reproducien diferentes tracks dependiendo si los enemigos son humanos o monstruos. Las tracks emblemáticas, tales como la del menú principal y algunos que presentan gritos de batalla femenino son segmentos que ya hemos podido escuchar en el trailer Sword of Destiny. Otras más ominosas y oscuras logran su cometido en momentos de desesperanza, suspenso y terror, como sucede en la quest de las Brujas de Crookback Bog, o cuando la Cacería Salvaje se presenta en algunas de las cinematicas.

Estamos seguros que cada jugador encontrará sus temas preferidos en el OST original que acompaña al juego. Una vez más, subrayamos la generosidad de CD Projekt Red al incluir tan valiosos extras incluso con las versiones básicas del producto, tanto en MP3 como en formato FLAC.

“They shall come whose stench is rape and death, but the wolf shall disperse them. The White Wolf.”

El final de la trilogía del Lobo Blanco no es sólo el mejor trabajo de CD Projekt RED, un candidato seguro a mejor RPG y-juego- del año, si no también el mejor RPG open-world de los últimos 10 años, superando de manera significativa y soberbia a juegos como Skyrim, Fallout: New Vegas e inclusive a Dragon Age: Origins e Inquisition. Las calidad y variedad de objetivos y quests secundarias son sencillamente impecables, de la primera a la última, cada una con sus diálogos robustos y repercusiones que se hacen presentes a lo largo del desarrollo de la historia. The Witcher III logra una síntesis casi mágica entre amplitud de contenido y narrativa, y en el proceso coloca la vara en un nuevo grado de altitud para el género en general. Pocas veces un mundo virtual se sintió tan real como los Reinos del Norte, y lanzarse a la aventura de explorar cada rincón y recoveco de este gran juego es una propuesta irresistible.

No vamos a negar que el downgrade es algo que nos duele a todos nosotros, los gamers de PC, pero quienes lo hayan jugado en detalles ultra y con algunos de los filtros mencionados, saben muy bien que no hay RPG que sea tan detallado o se vea tan bien como The Witcher 3. Quién diga lo contrario, es porque definitivamente no lo ha jugado.

The Witcher III: Wild Hunt es una experiencia única, inolvidable y que merece ser jugada por cualquier gamer o fan de los RPG. La empresa polaca ha marcado un nuevo estándar de calidad, tan elevado que Bioware y Bethesda tendrán que esforzarse mucho más de lo que alguna vez imaginaron si pretenden siquiera alcanzar lo que CD Projekt RED logró con esta joya del género de los juegos de rol que dará que hablar por muchos años, y que podremos seguir disfrutando durante el transcurso del 2015 y 2016 con sus futuras expansiones.

The Witcher III: Wild Hunt ha sido analizado con una copia comercial provista por CD Projekt RED.

Autores: Pey & Juan Cesario

The Witcher 3: Wild Hunt - Review
Historia100%
Gameplay95%
Gráficos95%
Música y sonidos100%
Lo bueno:
  • El mejor RPG open-world hasta la fecha.
  • Insuperable calidad y contenido de quests secundarias.
  • La banda sonora, los diálogos gracioso y el juego de cartas Gwent.
Lo malo:
  • El downgrade gráfico.
  • El combate puede tornarse repetitivo.
  • Algunos bugs.
100%Nota Final
Puntuación de los lectores: (40 Votes)
91%