En el mundo de los videojuegos, muchos suelen cometer el error de confundir innovación con originalidad, y como consecuencia de esa mala interpretación, acarrean la absurda costumbre de menospreciar a los juegos que no inventan nada. En Lethal League no vamos a encontrar nada nuevo. De hecho, si nos ponemos a analizarlo, vamos a encontrarnos con que está compuesto de muchos elementos inventados hace muchos años, pero la manera en la que están ensamblados resulta en una amalgama brillante, que no nos deja siquiera parpadear para distraernos de la acción.

Lethal League cae exactamente en el lugar que separa a los fighters más casuales, como Super Smash Bros, y los hardcore, como Street Fighter y Mortal Kombat. Es el eslabón perdido de los juegos de pelea, basado en mecánicas que comparten tanto los juegos de plataformas con ataque melee, como el extraño deporte futurista de Windjammers en Neo-Geo.

Controlaremos a uno de cinco extraños personajes con la capacidad de batear una pelota que rebota por todo el nivel. El objetivo principal es darle un pelotazo al contrincante, hasta que pierda todas las vidas. Cada personaje no solo pega con distintos elementos, sino que -así como su extraña naturaleza bizarra/mutante– también disponen de ataques especiales que le dan variedad y balance a los enfrentamientos.

El plantel completo está compuesto por dos humanos: Raptor -el único que batea con un bat- y Sonata -que le da con un bafle agarrado a un caño; hay un robot llamado Switch, que ataca con un skate; un humano mutante, Candyman, que así como su nombre [casi] lo indica, parece una especie de chupetin; y finalmente Latch, que es nada menos que un… cocodrilo cyborg. Por suerte, nada de todo eso se queda en una simple estética, sino que también se traslada al gameplay, permitiendo caminar por las paredes con algunos, revolear la propia cabeza de otros, o simplemente golpear a más velocidad que todos los demás.

En los combates es muy importante generar una repetición de ataques para que la pelota aumente su velocidad. Una pelota más rápida hace que sea mucho más difícil de devolver por el oponente, aunque una gran habilidad permite generar unas partidas realmente mortales, de ida y vuelta. A cada golpe se le puede dar un ángulo distinto, buscando atacar de diferentes maneras y así aprovechar los descuidos. A medida que cada jugador logra acertar golpes, se irá llenando una barra de poder que, una vez que la pelota ha tomado velocidad y tengamos la barra completa, podremos ejecutar un tiro fulminante, casi imparable.

Los partidos se terminan cuando las barras de vida de cada jugador se terminan vaciando. Pero no solo de enfrentamientos uno contra uno se conforma este particular juego de peleas, sino que -gracias a la posibilidad de jugar cuatro jugadores en simultáneo– también se pueden hacer competencias dos contra dos y los siempre efectivos free-for-all, donde no hay más incentivos que fajar a todos los que se encuentren en nuestro camino.

Es una enorme sorpresa que este juego de mucho espíritu indie tenga modo online, y sobre todo por utilizar el tan efectivo sistema de GGPO, famoso por brindar modos multiplayer a través de internet, a clásicos arcade emulados. Y quizá esto también sea una herencia obligada de un linaje al que -todavía- no pertenece.

A Lethal League solo le falta estar en una cabina de madera, con dos sticks y dos trios de botones para que termine de cumplir el sueño del arcade definitivo. Es un juego que muestra por todos lados esa esencia, y le queda muy bien.

Para colmo, tanto en lo visual como en el sonido, el juego sigue siendo una maravilla. Gráficamente tiene un estilo retro, pero ejecutado mediante tecnologías modernas, con modelos 3D que tienen aplicados un efecto que los hace parecer sprites, y unos escenarios tan claros, minimalistas, y bien ejecutados, que son a la vez, tan atractivos como efectivos. Pero el aspecto musical es donde realmente eleva los niveles de todos los estándares. La música que acompaña a cada nivel está compuesta de melodías hip hop estilo East Coast que son imposibles de eludir, condimentadas con un enorme sprite de un Boom Box que no hace más que picanear a nuestro rapero interno, para no parar de seguir el ritmo en todo momento. Debe ser una de las bandas de sonido mejor ejecutadas y más atractivas del año, y es imposible no querer llevarla a todos lados para disfrutarla con auriculares.

Quizá, el punto más flojo de todo este maravilloso producto esté en el limitado plantel de personajes. En otras épocas, con ocho o diez personajes nos alcanzaba para tener una amplia experiencia pugilista, pero hoy en día, sobre todo con el auge de MUGEN en los últimos diez años, parece imposible pensar en un juego de batallas que no cuente con al menos quince personajes. Es un juego descargable, puramente de PC, así que ese plantel siempre puede llegar a crecer en nuevas actualizaciones, y quizá un día, hasta se puedan conformar torneos gracias a una gran variedad de estilos de personajes.

Lethal League ha llegado a ocupar un lugar que no sabíamos que estaba vacío, y por suerte, lo hace de una manera realmente excepcional. Para los nuevos proyectos que se quieran acomodar en el mismo sub-género, va a estar muy difícil adecuarse a estos altísimos estándares, lo cual es un gran comienzo. Y si a algún millonario le sobra algún vuelto, es muy recomendable que arranquen su disco rígido con 5,000 juegos de MAME metidos en una cabina, y se armen algo con esta maravilla. Tiene todo para cumplir como el mejor de los arcades.

Lethal League - Review
Gameplay100%
Graficos80%
Musica y Sonidos100%
Lo bueno:
  • Gameplay exquisito y muy pulido
  • Espíritu arcade
  • La música no para de hacernos bombear adrenalina
Lo malo:
  • No tener amigos con quien jugarlo
  • No tenerlo dentro de una cabina arcade
  • No tenerlo
95%Nota Final
Puntuación de los lectores: (7 Votes)
91%