WE ELIMINATE THE GENERAL, WE CUT THE OFF THE KRAUT WAR MACHINE.

Año 1946. Los Nazis cambian el curso de la guerra gracias a sus conocimientos avanzados en armas, robotica y otras tecnologías experimentales.

En un intento por asesinar a Wilhelm «Deathshead» Strasse, el Capitán BJ Blazkowicz no consigue completar su misión y resulta herido luego de recibir un violento impacto de metralla en la cabeza que lo deja inconsciente, y en ultima instancia se lo da por muerto.

Después de varios días con el marote abierto y habiendo perdiendo mucha sangre, un barco encuentra a nuestro protagonista y lo llevan a un hospital psiquiátrico donde pasa sus próximos 14 años postrado en una silla, consciente de lo que pasa a su alrededor pero sin poder mover un dedo, viendo como soldados Nazis se llevan a los pacientes -probalemente- para utilizarlos como conejillos de indias.

En otras de sus redadas, los muchachos del Tercer Reich empiezan a liquidar a todos los pacientes y miembros del staff, hasta que de repente –muy de repente- el capitán Blazkowicz recobra su motricidad y empieza a matar soldados Nazis como si nada. Hell yeah!

Blazkowicz es acogido por Anya -la sensual hija del difunto dueño del loquero- quien lo cuidó durante todos esos años posteriores a la guerra. El capitán comenzará su vendetta asaltando bases militares y poco a poco liberar a algunos prisioneros que lo guiarán hacia los sobrevivientes miembros de la debilitada resistencia anti-nazi.

Reencontrándose con viejas amistades y haciendo ostentación de sus heridas de guerra, la resistencia comenzará los ataques en el corazón del imperio Nazi, y es obvio que sin importar cual sea la tarea, Blazkowicz siempre será el indicado, y por supuesto el soldado norteamericano se lo tomar con un poco de humor.

La historia en si no es nada del otro mundo. La repentina recuperación de Blazkowicz es un indicador de que no debemos esperar mucho. Los miembros de la resistencia que iremos rescatando y conociendo se sienten un tanto forzados culturalmente.

IF IT COMES DOWN TO THIS, I´LL FIGHT ALONE

Fiel a sus raíces old-school, Wolfenstein: The New Order se presenta como un shooter clásico. Nada de squads ni salud regenerativa; tendremos que agarrar piezas de armaduras y botiquines, y por supuesto contaremos con un modesto arsenal de armas violentas, pudiendo usar la gran mayoría en forma doble (como las Guns Akimbo del Blood).

Si bien mencioné que hay que medkits para curarse y no hay salud regenerativa convencional, la vida en The New Order se regenerará hasta 20/40/60/80/100. Es decir que si Blazkowicz queda con 41 de vida después de un combate, se podrá regenerar hasta 60.  Por supuesto, es mucho más útil en casos críticos cuando como cuando la vida está entre 5 y 15 de y un par de tiros nos matan.

Para complementar con esto último, Machine Games decidió que las primeras balas de una ráfaga no nos quiten vida, lo cual junto con la regeneración de vida resultan características hasta innovadoras en el género de los shooters old-school.

Por otro lado, para cortar un poco con la adrenalina y los tripas nazis esparcidas por todos lados, habrá muchos niveles de sigilo donde tendremos que derribar soldados o perros con el cuchillo para pasar desapercibido y/o evitar las alarmas. De todos modos dichas misiones son la excepción, no la regla, pero aún así, en algunas de ellas se nos presentarán situaciones que podrán beneficiarnos si somos cautelosos -en contraste a entrar desaforadamente a lo Rambo con dos Shotguns. Cuando no logramos hacer un takedown a un soldado y se percata de nuestra presencia, ambos empezaran a acuchillarse sin parar como si fueran Don Frye y Takayama.

Podremos ir desbloqueando una serie de Perks divididas en 4 categorias y a su vez en 2 divisiones. Ya sea arrojando cuchillos, o matando a tres enemigos usando un rifle de asalto doble sin soltar el gatillo, los perks agregan un twist interesante pero no enteramente bien implementado -como en Bulletstorm que era un poco más dinámico. Apretar la J para revisarlos a veces corta un poco el ritmo de juego.

Algunos desafíos son entretenidos y se presentaran varias oportunidades para obtenerlos, pero algunos son demasiado rebuscados y no concuerdan del todo con la naturaleza de la saga. O sea, es Wolfenstein, no me interesa hacer matar 10 tipos haciendo lean con una pistola!

La gran parte de los puzzles (si se pueden considerar como tal) los tendremos que resolver con un soldador, ya sea cortando cadenas, rejas o tapas de ductos. Son dentro de todo sencillos, solo es cuestión de abrir bien los ojos y prestar atención a los entornos.

Ademas del shooting y los puzzles relativamente sencillos, The New Order incluye algunas variantes de gameplay al poder usar diferentes torretas (fijas y desmontables), navegar cuevas subterráneas usando un prototipo de submarino personal, escalar niveles verticalmente, manejar brevemente un auto y hasta subirse a un robot nazi. Los niveles de agua de alguna manera siempre hacen perder mi paciencia.

Dejando de lado los soldados comunes con poca armadura, habrá varios robots y supersoldados, producto de los experimentos de Deathshead. Los Über-Soldaten y Supersoldaten aparecerán en forma de mini-jefes, mientras que otros como el del principio del juego vuelve a aparecer como jefe más adelante.

WHICH ONE OF THESE TWO VARIETIES WOULD BEST SUPPORT MY RESEARCH?

Al terminar el primer capitulo, tendremos que hacer tomar la decisión dificil que  tendrá un leve impacto en la historia, las animaciones entre misión y misión y la jugabilidad misma, ya que optando por una opción o la otra, obtendremos actualizaciones para la armadura o la vida pudiendo llegar hasta 200 de uno u otro.

Esto se llevara a cabo mediante la apertura de cerrojos, o haciendo contacto con unos cables. Algunas upgrades también los podremos conseguir al realizar quests secundarias dadas por algunos miembros de la resistencia.

Dejando de lado lo técnico, Wolfenstein:The New Order -junto con el remake de Shadow Warrior– puede que sea uno de los pocos shooters old-school de estos últimos años que se siente clásico y resulta entretenido. Del tipo que al mover el mouse y disparar un arma, unoautomáticamente sabe que es bueno. Tal como en Rage, uno siente esa sensación arcade imposible de confundir que de alguna manera nos obliga a seguir jugando nivel  tras nivel, masacrando soldados, correr hacia un botiquín o pieza de armadura, y luego seguir mutilando enemigos, simplemente porque es entretenido.

THIS IS TRUE OF THE NAZIS. THEY ARE NOT LACKING IN VANITY. 

Mis primeras impresiones sobre los gráficos del nuevo Wolfenstein no fueron del todo buenas, justamente porque la primera parte del primer capitulo -estando en el avión y luego el desembarco en la playa- es la peor en términos visuales.

Ya entrando en la base militar nazi en el segundo capitulo, el nivel de detalle y la ambientación habían cambiado por completo, exhibiendo efectos climáticos bien logrados y un tono oscuro y por momentos tenebroso, característico de la serie.

Los modelos de nuestros compañeros y sobre todo los  de los enemigos están muy bien detallados, desprendiendo muchas veces pedazos de armadura al llenarlos de balas.

Como muchos sabrán, Wolfenstein: The New Order usa ID Tech 5, el motor gráfico usado en RAGE. La iluminación característica de este último se presenta a lo largo de todos los escenarios de Wolfenstein, que combinados con un gran diseño artistico, hasta me atrevería a decir que el nuevo titulo de Machine Games no tiene nada que envidiarle a Rage de id Software, de hecho muchos algunos aspectos lo supera.

Algunos efectos como las fuego, las explosiones y el agua se han quedado muy atras en comparación a otros juegos como Battlefield 4 (Frostbyte 3), Crysis 3 (CRYENGINE) y Assassins Creed IV (Anvil Next), pero aún así los interiores y exteriores de Wolfenstein tienen una densidad de partículas y un nivel de detalle excepcional que hace que se disfrute en todo momento, al margen de sus texturas poco sofisticadas. Se sabe que id Tech 5 es un motor gráfico que es lindo de lejos y un tanto áspero de cerca, pero aún con sus limitaciones logró cautivarme nuevamente como lo hizo en Rage.

Pueden ver nuestra galeria completa con mas de 150 imagenes en este link.

Los modelos del elenco principal y los enemigos tienen un nivel de detalle que superaron mis expectativas. Los rostros de los personajes como Wilhelm «Deathshead» Strasse y Frau Engel son más que convincente al margen de que sean un poco plásticos.

Las animaciones de las armas y los disparos están muy bien logrados, muchas veces viendo como Blazkowicz ajusta la mira o revisa el cargador. Esos detallecitos old-school que se extrañaban.

A pesar de que el guión es genérico, las voces están muy bien actuadas y el lipsync cumple con creces, que tanto en las numerosas animaciones entre misión y misión, como en las escenas in-game, la sincronización entre video y audio es notable.

La música por otro lado, se luce más en las contiendas feroces presentadas con melodías con guitarras distorsionadas, bateriasy un toque de metal industrial al mejor estilo Rammstein. El OST también presenta algunas tracks tranquilas pero ominosas para los niveles de sigilo, sumado a canciones características del pop de los 60 para momentos claves de la historia y algunas animaciones.

RAGE DEJA-VU

Más de un usuario de ATI/AMD recordará el desastroso lanzamiento de RAGE, lo cual hizo que el propio Carmack se disculpara en la QuakeCon 2012. Si bien los usuarios avanzados de PC lo podían solucionar con toqueteando el config, para los demás era injugable.

En esta oportunidad, ni siquiera Nvidia se ha salvado del desastre técnico que es Wolfenstein: The New Order. Jugando con los últimos drivers beta (teóricamente optimizados para el juego) nunca pude poner el juego con el VT Cache Size en Ultra porque si no andaba a 1fps. Con la configuración en High, a veces arrancaba el juego y andaba bien, en otras atacaba nuevamente el bug de los FPS. La única solución en estos casos –después de varios intentos fallidos– era jugarlo con el VT Cache Size en Low, o bajar la resolución a 1080p.

Aún con un i7 2600k a 5.0ghz, 16gb de RAM y un SLI de 780Ti, el juego por momentos tiene caidas de FPS y stuttering, lo cual es inaceptable para un juego que si bien es artisticamente excelente, no justifica los problemas mencionados, ni los 43gb que ocupa el juego!

Con AMD me pasó de no poder iniciar el juego a menos que pusiera un comando para saltear la intro.

Como muchos sabrán, id Tech 5 no soporta ni SLI ni Crossfire, algo que Nvidia y AMD comunican erróneamente a sus clientes ya que lo único que hace el perfil es forzar el primer GPU, no hacer uso de varios.

En definitiva, esperemos que Machines Games lance un parche pronto porque arrancar un juego y cruzar los dedos esperando que no tenga un bug de FPS, es un tanto triste -aunque la situación en si es graciosa.

THEY WERE REWRITING HISTORY, BUT T HEY FORGOT ABOUT ME.

Para concluir, si los problemas de performance y requerimientos no les preocupan, debo admitir que Wolfenstein: The New Order es uno de los mejores shooters de estos últimos años y probablemente el shooter del año -o shooter clásico del año? hmm.

A través de sus 16 capítulos, Wolfenstein: The New Order nos durará unas 10-12 horas, quizás unas 3 o 4 más si buscamos todos los collectibles y actualizaciones de armor o vida, teniendo un replay value mínimo, pero suficiente para jugarlo una segunda vez.

Teniendo en cuenta el excelente nivel artístico de los mapas, la música pesada al estilo Rammstein y un arsenal simple pero agresivo y satisfactorio, ningún seguidor de la saga o los juegos en primera persona debería pasar por alto el excelente trabajo que ha realizado Machine Games con esta nueva entrega de Wolfenstein.

Wolfenstein: The New Order - Review
Historia7.9
Gameplay9.1
Gráficos8.9
Música y sonidos8.4
Lo bueno:
  • La naturaleza arcade y la sensación de las armas
  • La ambientacion de los escenarios
  • Voces, música y sonidos
Lo malo:
  • Elevados requerimientos de harware y severos problemas técnicos
  • Historia simple con personajes poco convincentes
  • Texturas poco detalladas
8.6Nota Final
Puntuación de los lectores: (14 Votes)
8.6