Como si un 75% de impuestos a compras digital o físicas en el exterior con moneda extranjera no fuera poco, el gobierno parece haber decidido que, a partir del 1 de octubre de este año, los argentinos comenzaremos a pagar un 15% adicional en el impuesto PAÍS, de modo que el valor del dólar tarjeta (o dólar turista) pasaría a costar $300 (un 90% sobre el dólar oficial de 140), de los $261 que cuesta actualmente hoy 12 de septiembre. Esto es según lo informado por iProfesional que citan distintas fuentes financieras que operan en Wall Street, además de información obtenida del FMI y del equipo económico argentino.

Según el sitio, el incremento se aplicará para encarecer los gastos de argentinos que estén por viajar a Qatar para presenciar el mundial de fútbol, como también los próximos consumos de pasajes para las próximas vacaciones de verano. El gobierno elevaría el porcentaje del impuesto PAIS para gastos en el exterior con tarjeta del 30 al 45% y mantendría en el 45% la percepción de devolución del impuesto a las ganancias. Por lo tanto, calculando un dólar oficial de $140, el dólar tarjeta pasaría a costar $300 desde este 1° de octubre frente a su cotización actual de 261 pesos.

Peor aún, se menciona que el dólar oficial se iría actualizando de aquí hasta fin de año con minidevaluaciones periódicas que seguirán la inflación mensual. A este tipo de dólar sólo podrían acceder muy pocas empresas, en particular aquellas que muestren una mejora de su capacidad exportadora, ya que el gobierno buscar resguardar las pocas reservas que tiene en dólares. Por eso es que previamente anunció varias medidas restrictivas que hicieron que muchos productos con Licencia Automática, pasen a ser de Licencia no Automática. Todo eso sin mencionar el cupo unificado de ambas licencias, que imposibilita a muchos distribuidores importar mercadería al haberse superado el monto de dicho cupo (que al gobierno se le ocurrió hacerlo retroactivo de un día para otro) para poder ingresar mercadería al país.

Se prevé que el valor del oficial para fin de año estaría cerca de los $180 pesos teniendo en cuenta una devaluación promedio mensual del 7%. En este caso, el aumento del tipo de cambio en los próximos meses sería del 30%, lo cual afectaría de forma directa al costo del dólar tarjeta, que podría llegar a valer $335 para noviembre-diciembre según lo estimado.

De esta forma, un producto físico comprado en el extrajero, o un videojuego que en Steam o cualquiera otra plataforma digital (como la Tienda de PlayStation, Xbox o Nintendo) cuesta 60 dólares o su precio equivalente en pesos, pasaría de costar $15.660 a $18.000 a partir del 1° de octubre, y podría terminar costando $20.000 o más para fines del 2022.

Dado que los resúmenes bancarios de tarjetas llegan -generalmente- a fin de mes pero se pueden pagar recién a los quince días de haberlo recibido, se desconoce si las compras realizadas con tarjeta en moneda extranjera durante el mes de septiembre también tendrán el impuesto del 90% (es decir, si serán retroactivas), o si se respetarán aquellas compras realizadas previo al anuncio oficial del aumento del 15% -en caso de que el rumor sea verdadero, claro, lo cual todo apunta a que es bastante certero.