Varias veces, durante nuestra carrera como analistas de hardware de alto nivel, tuvimos la chance de revisar modelos de placas madre de la cima de los catálogos de Aorus y EVGA, pero pocas veces tuvimos la oportunidad de experimentar algo como esta Gigabyte B550 Vision D, una motherboard que lleva las más altas prestaciones (para un chipset que no es de alta gama) a un nuevo nivel, explorando todas las capacidades de la arquitectura de los procesadores Ryzen de tercera generación, y acompañando con un diseño minimalista realmente único.

Para los que no están enterados, la serie Vision de Gigabyte está apuntada al mercado de los “creadores de contenido”, justamente por su estética armoniosa y alejada del estereotipo del gamer y sus bordes afilados, llenos de RGB, pero no por eso se trata de modelos de poca monta. De hecho, esta placa no solo es atractiva y puede llegar a encajar en cualquier tipo de temática visual, sino que cuenta con las más modernas prestaciones para los amantes de los procesadores del equipo rojo (aunque el branding de los CPUs de AMD ahora es de letras blancas, pero se entiende).

Chipset A320 A520 B350 B450 B550 X370 X470 X570
Segmento Esencial Esencial Mainstream Mainstream Mainstream Entusiasta Entusiasta Entusiasta
TDP 6,8 vatios 7 vatios 6,8 vatios 4,8 vatios 6 vatios 6,8 vatios 4,8 vatios 12 vatios
Overclocking No No Si
DIMMs por canal 2 2 2 2 2 2 2 2
Cantidad máxima de RAM soportada 64 GB 128 GB 64 GB 128 GB 128 GB 64 GB 128 GB 128 GB
Soporte de memoria RAM 1866MHz / 2133MHz / 2400MHz / 2667MHz Hasta 3200 MHz 1866MHz / 2133MHz / 2400MHz / 2667MHz 2933 MHz 3200 MHz 2400MHz / 2667MHz 2933 MHz 3200 MHz
PCI Express PCIe 3.0 a 8 GB/s PCIe 3.0 x16 PCIe 3.0 x16 PCIe 3.0 x16 PCIe 4.0 x16 y PCIe 3.0 x16 PCIe 3.0 x16 PCIe 3.0 x16 PCIe 4.0 x16
Máximo número de carriles PCIe 24 26 28 28 30 32 32 36
Configuración de los PCIe de la CPU 1×16 y 1×4 para NVMe 1×16 y 1×4 para NVMe 1×16 y 1×4 para NVMe 1×16 y 1×4 para NVMe 1×16 o 2×8 y 1×4 para NVMe, todos bajo PCIe 4.0, el resto PCIe 3.0 1×16 y 1×4 para NVMe 1×16 y 1×4 para NVMe 1×16 o 2×8 y 1×4 para NVMe, todos PCIe 4.0
XFR2 mejorado No No No
Multi GPU No No CrossFire CrossFire CrossFire y SLI CrossFire y SLI CrossFire y SLI CrossFire y SLI
Número de puertos USB 12 9 14 14 14 18 18 16
Configuración USB 1 x USB 3.1, 2 x USB 3.0 y 6 x USB 2.0 5 x USB 3.2 Gen 2, 2 x USB 3.1 y 6 x USB 2.0 2 x USB 3.2 Gen 2, 2 x USB 3.2 Gen 1, 6 x USB 2.0 2 x USB 3.2 Gen 2, 2 x USB 3.2 Gen 1, 6 x USB 2.0 6 x USB 3.1, 2 x USB 3.2 Gen 2 y 6 x USB 2.0 2 x USB 3.2 Gen 2, 6 x USB 3.2 Gen 1, 6 x USB 2.0 2 x USB 3.2 Gen 2, 6 x USB 3.2 Gen 1, 6 x USB 2.0 8 x USB 3.2 Gen 2 y 4 x USB 2.0
Máximo número SATA 6 Gb/s 2 4 6 6 8 10 10 10
RAID 0, 1 y 10 0,1 y 10 0, 1 y 10 0, 1 y 10 0, 1 y 10 0, 1 y 10 0, 1 y 10 0, 1 y 10

La placa madre viene contenida eb una caja de diseño particular, muy atractivo, todo en blanco, característico de la línea a la que pertenece, pero construida con un cartón poco rígido para el segmento en el que se ubica.

Como es tradición, en el interior hay más cartón que separa a la placa de los manuales y los accesorios incluidos, entre los que se encuentran dos cables SATA de 6 Gbps, la antena externa para WiFi y tornillos para los drives M.2, pero no hay ventana de inspección ni tapa con abrojos como sí podemos encontrar en otros modelos de alta gama. Es una caja muy tradicional.

CPU:

AMD Socket AM4, compatible con Series Ryzen 3000 (excluyendo 3200g y 3400g) y 5000

Chipset: AMD B550

  • Memoria: 4 x zócalos DDR4 DIMM que admiten hasta 128 GB
  • Procesadores AMD Ryzen de 3.a generación: compatibilidad con DDR4 5200 (OC) / 5000 (OC) / 4866 (OC) / 4600 (OC) / 4400 (OC) / 4000 (OC) / 3600 (OC) / 3333 (OC) / 3200/2933/2667/2400/2133 MHz

LAN

  • 2 x Intel GbE LAN chips (1000 Mbit/100 Mbit)

Módulo de comunicación inalámbrica:

  • Intel Wi-Fi 6 AX200: WIFI a, b, g, n, ac con funciones de onda 2, ax, compatible con banda dual de 2,4 / 5 GHz
  • BLUETOOTH 5: Soporte para estándar inalámbrico de 11ax 160MHz y velocidad de datos de hasta 2.4 Gbps

USB:

  • Integrado en la CPU:
  • 4 puertos USB 3.2 Gen 1
  • 2 puertos USB Type-C
  • Conjunto de chips:
  • 2 puertos USB 3.2 Gen 2 Tipo A (rojo) en el panel posterior
  • 2 puertos USB 3.2 Gen 1 disponibles a través del encabezado USB interno
  • 1 x puerto USB 2.0 / 1.1 en el panel posterior
  • Conjunto de chips + 2 concentradores USB 2.0:
  • 5 puertos USB 2.0 / 1.1 (1 puerto en el panel posterior, 4 puertos disponibles a través de los encabezados USB internos)

Una vez fuera de la caja podemos notar que en el diseño de esta ATX de tamaño completo predominan los disipadores y cobertores de superficies lisas, poco detalladas, de un tono gris muy claro, lo que le da ese toque minimalista del que hablábamos con anterioridad. Se hacen notar los dos grandes disipadores oscuros de los puertos M.2 socket 3, M key, que soportan hasta drives 22110. Debajo de cada uno de ellos hay puertos PCI Express x16 (x8/x16) que -como las nuevas generaciones de Ryzen lo proponen- llegan hasta la versión 4.0, y un PCI Express x4/x16 en 3.0 como tercer adicional. La placa soporta también CrossFireX pero ya es sabido que son contadas las oportunidades en donde le podremos sacar un verdadero provecho.

Dentro de todas las sorpresas que nos vamos a encontrar en la superficie de esta placa, tenemos un puerto SATADOM, muy poco común en dispositivos de uso hogareño, pero de gran utilidad en el mundo de los servidores y las estaciones de trabajo. Se trata de módulos estilo “flash drive” pero que conectan directamente al sistema como si fuera un disco rígido (o SSD tradicional) en vez de pasar por una interfaz USB (con todas sus limitaciones) o tener que andar atornillando para los zócalos M.2 o SATA tradicionales. El puerto es de una gran utilidad para quienes buscan transportar sus sistemas operativos completos a otras placas madre, de forma plug and play, aunque siempre estén limitados por la poca cantidad de placas que soportan esta tecnología.

El chipset B550 (y toda la familia a la que pertenece) sin dudas representa un importante salto generacional para AMD, ampliando la capacidad de sus 8 carriles PCIe 2.0 a 3.0, y sumando un total de 20 carriles PCIe 4.0 a partir de los procesadores Ryzen 3000 Zen 2. Tal es el salto tecnológico que, como lo anticipó AMD, este chipset no soporta la primera generación de Zen bajo ninguna circunstancia, por lo que hay que estar atentos si se lo quiere adoptar para una actualización progresiva de nuestros sistemas.

Otro gran avance es en cuanto a las características de la RAM que podremos instalarle. El B550 soporta hasta 128GB a través de 4 zócalos DIMM DDR4 pero con la particularidad de alcanzar unos impresionantes 5400 MHz gracias a los perfiles XMP 2.0, velocidad a la que solo un puñado de modelos llega alcanzar, como las Spectrix D50 de XPG. También, en línea con la inclusión del mencionado puerto SATADOM, esta placa admite memorias de tipo ECC, que de igual manera siempre han estado apuntadas al segmento profesional y de servidores debido a su altísima confiabilidad, aunque a costas de un precio algo más alto que los DIMM tradicionales.

Como se observa a simple vista, el sector de VRM cuenta con la característica configuración de 12+2 fases de alimentación que permiten lograr valores de overclock bien altos, respaldados por dos enormes cuerpos de disipación de calor que se interconectan por un robusto heatpipe para repartir las exigencias del sistema. La zona de los puertos posteriores I/O y la inferior donde se alojan el procesador de sonido y las secciones de conectividad Ethernet/WiFi también presentan unos cobertores alineados al diseño de los disipadores, que a su vez son complementados por la placa principal de aluminio que refrigera al chipset, donde se destaca el logo de la marca.

Muy a pesar de un gran grupo de entusiastas que siempre pide que haya más, esta placa no presenta ningún tipo de iluminación LED decorativa a través de toda su superficie. Tan solo se han limitado a incluir los tradicionales LEDs de estatus y el panel de código de error que ofrece la gran mayoría de los modelos de gama media y alta. En su concepción parece apuntar al lugar más clásico de las placas madre de altas prestaciones, y esa línea filosófica se mantiene sin excepciones.

Pero no está todo perdido para los amantes de la decoración lumínica, ya que Gigabyte será conservadora pero no testaruda, y para agregar tiras adicionales al sistema se han incorporado dos headers de RGB12V y cuatro headers para RGB direccionables. Todo esto se puede controlar mediante el completo software que la marca ofrece con el branding de Aorus, nucleando a RGB Fusion para controlar los mencionados headers RGB, EasyTune para un overclock básico dentro del sistema operativo, y SIV para ajustar los perfiles de cada ventilador conectado a la placa madre.

Hasta el panel I/O ha sido tenido en cuenta para respaldar todo este trabajo de diseño minimalista, y realmente dan ganas de alojarlo en un gabinete que le haga de complemento como se lo merece. Presenta una placa metálica reforzada, pintada en blanco, que resalta los colores de los puertos USB 3.2 Gen 1 y Gen 2, los conectores dorados del WiFi y los puertos de audio codificados por color. Extrañamente, esta placa madre también presenta un puerto PS/2, algo que definitivamente ya se encuentra en desuso hace largo tiempo, para el que seguramente ya no se consigan teclados ni ratones que lo puedan aprovechar.

Para contrastar con todo lo clásico que se ofrece, la Gigabyte B550 Vision D se adapta al futuro presentando dos puertos USB Type C 3.2 Gen 2 de controlador Intel Titan Ridge (Thunderbolt3 – otro guiño para el profesional de contenido) y un controlador WiFi 6 Intel AX200 que se suma a un par de Intel Gigabit Ethernet para obtener la mayor conectividad de red posible, aunque sin llegar a ofrecer nada extremo como el reconocido 2.5Gbe LAN de los modelos “gamer”. Por el lado del procesador de audio, Gigabyte no innova en nada incluyendo el estándar de toda placa de alta gama: Realtek ALC1220-VB HD de puertos análogos y el obligatorio puerto óptico S/PDIF.

Uno de los detalles a destacar, una vez instalada la placa en nuestros sistemas, es que el panel controlador de la BIOS presenta una temática acorde a la estética de este modelo: pantalla absolutamente blanca, textos en grises y destacados en ese “casi naranja” que se puede ver en la presentación de la caja. El diseño es realmente atractivo, y como no podía ser de otra manera, totalmente funcional, ofreciendo todos los detalles que se pueden configurar para exprimir al máximo las prestaciones y el potencial de overclock de esta placa madre.

La BIOS también ofrece información detallada de cada aspecto del sistema, y permite ajustar los perfiles de refrigeración al igual que en el software de Aorus, mientras que para los que no están interesados en tanta profundidad también se ofrece un clásico “Modo Fácil” para no toquetear lo que no se debe.

Si bien entendemos que la placa está apuntada a un segmento de usuarios más en la línea de los creadores de contenido profesional de alto nivel, también notamos que ha sido equipada para aguantarse las más exigentes configuraciones de los gamers, y por eso tuvimos que poner a prueba el rendimiento de su VRM trabajando con un Ryzen 5 5600x, lo que a fin de cuentas nos da una referencia sobre la potencial estabilidad del sistema al exigirlo con overclocks y largas horas de juego.

Gigabyte B550 VISION D Reposo
Carga
VRM 28ºc  41ºc

Como podemos notar, la B550 Vision D da unos excelentes resultados en comparación a modelos de la misma categoría con el procesador en stock, y la performance se mantiene cuando lo estresamos por 20 minutos con el test FPU de AIDA64, que lleva al CPU a una enorme exigencia para poner a prueba la estabilidad de todo el sistema. Esto significa que, potencialmente, esta placa madre puede entregar los mismos resultados de overclock que modelos similares de la contraparte gamer de la marca, Aorus, lo que nos lleva a afirmar que no hace falta adoptar las estridencias del estilo gamer para armar un equipo elegante y potente.

Definitivamente, la B550 es una placa que refuerza el concepto de la línea Vision D que nació para saciar una necesidad muy específica en el mercado de los profesionales hogareños que no solo quieren lo mejor para trabajar, sino también para exprimir sus juegos al máximo. Esta es una placa que no solo brilla por su diseño, sino también porque ha sido desarrollada con componentes de alta calidad y con altas exigencias en mente, acompañando toda la propuesta con un bestial catálogo de conectividad que nos deja armar equipos repletos de diferentes medios de almacenamiento de alta velocidad, puertos PCIe de los más modernos, para respaldar las características de las más modernas placas de video, y completa compatibilidad para complementar a nuestros sistemas con los monitores más avanzados, aun si no contamos con un GPU dedicado.

La Gigabyte B550 VISION D es un paquete completo que cumple con todas las promesas de su concepto, aunque por un precio algo más elevado que el de la media. La misma se puede adquirir en Argentina a un promedio de $40.000, mientras que en EE.UU cuesta u$s 299. Si bien se pueden conseguir algunas mothers con chipset X570 de buena calidad, ya sean de Gigabyte o de otras marcas, las diferencias de especificaciones entre B550 y X570 (como se puede observar en la tabla comparativa) son mínimas, y la B550 VISION D claramente sobresale en todos los aspectos posibles dentro del chipset en que está basada, además de su estética minimalista y sobria diseñada especialmente para aquellos amantes del blancos con gabinete,componentes y periféricos del mismo color.

Este review fue realizado con un sample de prensa proporcionado por Gigabyte Argentina, a quienes agradecemos enormemente por su continuo soporte y oportunidades. Ante cualquier consulta, pueden leer más detalles sobre los términos de garantía en www.garantiagigabyte.com.ar, o contactase a través de los medios mencionados en este enlace.

Motherboard Gigabyte B550 Vision D - Review
Diseño90%
Construcción90%
Prestaciones90%
Packaging80%
Precio70%
Lo bueno:
  • Conectividad completa con todo tipo de dispositivos de almacenamiento, entrada y salida.
  • Elegante diseño
  • Alta calidad de componentes del VRM
Lo malo:
  • Precio algo elevado para un modelo que no se considera “gamer”
90%Nota Final
Puntuación de los lectores: (6 Votes)
90%