No es muy común que, en el mundo de los periféricos para computadoras, hablemos de artículos de lujo, de esos que superan la línea del high-end para brindar una experiencia más “exclusiva”. Sin dudas, uno de los lugares en donde más chances hay de encontrar estos ejemplares es en el del sonido, tradición heredada desde el mundo del audio hogareño musical, rincón al que pudimos arrimarnos cuando tuvimos la chance de probar los espectaculares Arctis 7 de Steelseries, pero Corsair va un escalón más hacia arriba.

En esta ocasión tenemos la chance de echarle mano a los Corsair Virtuoso RGB Wireless SE, unos auriculares que proponen alejarse de la fanfarria del estilo “gamer” para apuntar a una visual más clásica y unas prestaciones de nivel audiófilo, de intenciones maximalistas.

El mensaje es claro desde la caja, presentando el modelo con una impresión central sobre un fondo pleno negro (el recurso más básico a la hora de ofrecer un producto como premium), acompañado de textos en blanco y amarillo que detallan sus características sin invadir demasiado la visual general. La caja se abre en dos partes que se encastran, y dentro podemos ver cómo este set ya demuestra, desde su primera impresión, que cada centavo invertido hace a esta experiencia.

El conjunto de accesorios habla a las claras de sus intenciones: una funda de paño con costuras decorativas y el emblema de la marca grabado en una placa, micrófono desmontable, cable de carga USB-C, cable de audio analógico plug de 3mm, el dongle wireless dedicado y el obligatorio manual.

Característica

Descripción

Respuesta de frecuencia de los auriculares

20 Hz – 40.000 Hz

Impedancia del auricular

32 ohmios a 2,5 kHz             

Sensibilidad del auricular

109 dB (± 3 dB)

Controladores de auriculares

Módulos emparejados de neodimio de 50 mm personalizados 

Tipo de micrófono

Omnidireccional        

Impedancia del micrófono

2000 ohmios  

Respuesta de frecuencia del micrófono

100 Hz – 10.000 Hz

Sensibilidad del micrófono

42 dB (± 2 dB)

Conectividad inalámbrica

TECNOLOGÍA SLIPSTREAM CORSAIR WIRELESS, 2,4 GHz

Adaptador inalámbrico

USB tipo A     

Alcance inalámbrico

Hasta 18 m

Duración de la batería

Hasta 20 horas

Cable de carga USB-C

1,5 m

Cable estéreo de 3,5 mm

1,5 m

Dimensiones

70 mm x 100 mm x 195 mm

Peso del producto (sin cables ni accesorios)

360 g

Garantía

 2 años

El diseño de este dispositivo es realmente excepcional, brindando una experiencia de metales mate y cepillados a través de gran parte de su estructura. Las tapas de los drivers imitan el efecto del aluminio cepillado y en su centro se puede ver el corte con la forma del logotipo de la marca por donde se encuentra el detalle RGB de esta propuesta. La vincha está forrada en cuero y toma el diseño original que pudimos ver en el brillante HS70 de la marca, aunque en este caso con terminaciones más planas y el isologo de la marca en sus laterales.

En general, la propuesta visual es un conjunto entre matices de grises, con algunos puntos más oscuros como el de las cuerinas de las almohadillas y la vincha, lo que le da una elegancia diferencial en medio de un catálogo que ofrece diferentes motivos gamer de diseños más agresivos, y si se quiere, juveniles.

El micrófono acompaña de forma brillante al diseño general del modelo, que realmente funciona tanto al quitar o poner el accesorio en el headset. El brazo adicional incluye un botón específico para “mutear” su captura, que está ubicado en la zona inferior, de una manera muy sutil que no interfiere en la consistencia del diseño, acompañado de un indicador lumínico de su estado en la punta del micrófono. La carcasa izquierda incluye los zócalos para el terminal plug analógico y el USB-C, mientras que la derecha lleva la tradicional rueda de ajuste de volumen y un selector para alternar entre wireless y cableado sin problemas, de forma física, lo cual es siempre bienvenido para evitar “confusiones” del software.

Pero como era de esperarse, la parte más importante de su magia está en su interior, en el aspecto técnico de esta construcción, y definitivamente Corsair ha hecho todo lo posible para competir en las ligas mayores de la forma más fuerte que está a su alcance.

En primer lugar, hay que hablar de dos aspectos fundamentales del Virtuoso RGB Wireless SE. Uno de ellos es la inclusión de los nuevos drivers de 50mm de la marca, que ostentan un rango de frecuencia de 20 a 40,000 Hz, apegándose a la especificación del título “Hi-Res Audio” de la Japan Audio Society, la mayor palabra del mundo de los audiófilos. Cabe aclarar que, en general, los drivers de la gran mayoría de los headsets del mercado alcanzan un rango de 20 a 20,000 Hz, lo cual es un gran diferencial.

Hay una gran precisión en los rangos de graves y medios alrededor de 200 Hz y 1000 Hz respectivamente, en puntos que alcanzan hasta 5 dB, generalmente considerados como un 50% de aumento en el volumen. Por otro lado, se pone en evidencia que hay una falta de énfasis pronunciada en los valores de alta definición, aunque estos no son tan importantes ya que muchos auriculares hacen esto para evitar resonancias naturales en el oído.

El otro aspecto importante es que, como lo está haciendo Corsair con todos sus dispositivos wireless, este headset también incorpora la tecnología “Slipstream Wireless”, resultando en una conectividad mucho más efectiva, con menor latencia y hasta 18 metros de alcance en un entorno ideal, gracias a que este sistema suele buscar los canales más estables para mantener un rendimiento óptimo, libre de interferencias.

En cuanto a la calidad del sonido, la diferencia de sus modalidades también resulta en diferencias de sonido, y aunque no llega a afectar su alto nivel en el uso cotidiano, si puede llegar a notarse en la comparativa, ya que mientras que el procesado digital del modo wireless llega a muestras de 24-bit/48Khz, la muestra digital por cable USB alcanza los 96Khz.

El resultado de esas diferencias nos deja con un sonido mucho más completo al estar cableados, sobre todo en las frecuencias medias y altas, donde se nota un poco más de claridad, con todo lo bueno y lo malo que eso implica a la hora de experimentar muestras de audio comprimido digitalmente, como el de juegos o películas.

Por el lado de los graves, ambas modalidades son muy efectivas y en general, el sonido es cálido y brillante, placentero tanto a la hora de escuchar música como al explotar todas las capacidades del 7.1 digital de Doom Eternal o un Call of Duty.

En cuanto a su micrófono, por fin podemos decir que un headset wireless incluye un receptor que se pone a la altura de los modelos cableados, resolviendo un clásico problema que ya es recurrente para los inalámbricos. Realmente sorprende que este micrófono obtenga un sonido de rango completo, capturando los graves como si se tratara de un dispositivo externo dedicado.

Corsair afirma en la parte posterior de la caja que el Virtuoso Wireless SE tiene un micrófono de “calidad de transmisión”. Quizás no sea tan así, pero si algún auricular para juegos pudiera hacer esa afirmación: sería este. Desde la perspectiva de la respuesta de frecuencia, este micrófono es súper preciso, con una salida neutra en una amplia gama de usos. Además, no sufre los problemas de volumen (o más bien, de potencia) con los que luchan la mayoría de los micrófonos de auriculares para juegos. Es fuerte, claro y preciso.

En ocasiones, este nivel de fidelidad suele provocar capturas de respiración indeseadas – principalmente a causa del diseño del brazo – pero no es algo que no se pueda solucionar buscando una ubicación adecuada bajo el mentón que esté lo suficientemente cerca para captar la voz y evitando enfrentarlo directamente al flujo de aire.

Por el lado de su duración de bateria, Corsair afirma que los Virtuoso Wireless SE pueden durar hasta 20 horas con una sola carga, aunque en nuestras pruebas descubrimos que duró entre 23 y 25 horas de reproducción constante a 75 dB, aunque por supuesto nos durará más si ponemos el volúmen un poco más bajo, sumado al RGB que también puede deshabilitarse para hacer que la batería dure aún más. Por suerte, los Virtuoso tienen un modo de suspensión incorporado, cuyos valores se pueden ajustar en iCUE, de modo que los los usuarios ligeros no tengan que estar recargandolo muy a menudo.

Gracias a sus gruesas almohadillas de cuero sintético, de 96 mm y 25 mm para su diámetro y profundidad, respectivamente, el Corsair Virtuoso Wireless SE ofrece uno de los mejores aislamientos de sonido -pasivo- que podremos obtener en un headset para juegos, bloqueando frecuencias tanto medias como agudas, tales como los ventiladores a altas de una placa de video o procesador. Inclusive en ambientes abiertos o con mucho bullicio, los Virtuoso harán un gran trabajo en dejarnos compenetrar en nuestro mundo, ya sea jugando, escuchando música o escuchando una película.

Como todos los productos de la marca, el Virtuoso RGB Wireless SE cuenta con soporte a través del software iCUE, con el que se puede ajustar la tonalidad y el comportamiento de la retroiluminación RGB, y la configuración del sonido virtual entre estéreo, 5.1 y 7.1, con diferentes presets de ecualización y ajustes manuales de 10 bandas.

Contrario a los teclado y ratones de la marca, los Virtuoso, lamentablemente, no tienen memoria integrada, de modo que no podremos guardar diferentes presets en iCUE. Cabe remarcar que los Corsair Virtuoso Wireless RGB SE funcionan tanto con cable como en modo wireless en PC (en 7.1 sólo funciona en esta plataforma) y PlayStation 4, mientras que en Xbox One y Nintendo Switch tendremos que usar el jack de 3.5 mm.

Sin lugar a dudas, este Virtuoso RGB Wireless SE le hace honor a su nombre con cada aspecto de sus características premium, y hasta llega a superar las expectativas con su rendimiento sin igual. Es tan excepcional que es difícil saber cuál es su punto más destacable, porque tanto en la construcción, como en lo visual y lo técnico, cumple con unos estándares fuera de lo común para este rubro. Y si se tiene en cuenta que todo eso también lo hace a un precio algo menor que el de su competencia, estamos hablando de unos de los headsets más importantes de la historia de la marca.

Quizás podemos encontrar alternativas de otras marcas un poco menos costosas, como el Razer BlackShark V2 y Logitech G Pro X, pero los elementos constitutivos del Virtuoso SE, ya sea su gran calidad de sonido, su insuperable micrófono y gran duración batería, sumado a una sublime estética, calidad de construcción y un sensacional aislamiento de sonido, harán que el Virtuoso RGB Wireless SE sea una compra asegurada para los fans de la marca, si es que tienen el dinero para invertir en él.

Los Corsair Virtuoso Wireless RGB SE se pueden conseguir en Argentina por $42.000 en algunos retailers y Mercado Libre, mientras que su variante no SE cuesta entre $5.000 y $6000 menos en las mismas tiendas. Esta diferencia, que en Estados Unidos es de u$s 30, se debe a la construcción de aluminio del SE (que se estrenó con el Gunmetal y recientemente se agregó el nuevo color Espresso), las microperforaciones que encontramos en ambos costados del headset para la iluminación RGB y una elegante bolsa de cuero en caso de querer transportar el headset. Para algunos, la diferencia de precio valdrá la pena, para otros no, pero no podemos negar que el cromado le da un toque más premium que su contraparte no SE, que viene en colores Blanco o Negro, o su última variante con color Perla.

Este review fue realizado con un sample proporcionado por Corsair Latinoamérica.

Corsair Virtuoso RGB Wireless SE - Review
Diseño95%
Construcción95%
Sonido90%
Micrófono95%
Packaging90%
Precio80%
Lo bueno:
  • Excelencia técnica en todos sus aspectos
  • Uno de los mejores micrófonos de un headset wireless
  • Gran duración de batería y aislamiento de sonido
Lo malo:
  • Precisa ecualización personalizada para ciertos usos
  • Algunas funciones están ligadas al software iCUE de PC
  • No hubiera estado mal que tuviese conexión Bluetooth
88%Nota Final
Puntuación de los lectores: (11 Votes)
72%

Dejar una respuesta